Agradecer a Planeta en su departamento, de la editorial ESPASA. Y comentar sobre la historia contada de EL ESPIA QUE ENGAÑO A HITLER del escritor o autor Doctor en Derecho (1980) y Filosofía y Letras (1986) por la Universidad de Münster (Alemania), Master en Derecho y en Relaciones Internacionales por la Universidad de Harvard, ha sido Fellow/Profesor Visitante en el Centro de Estudios Europeos de la Universidad de Harvard (1988-1990) y funcionario, por oposición, de las Comunidades Europeas, donde fue Consejero en la Dirección General de Investigación y en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo (1985-1989, en la actualidad excedente). Experto en la Dirección General IV (Competencia) de la Comisión Europea.
Me ha satisfecho, la lectura bien obrada, después de a ver escuchado leído, muchísimas cosas sobre Juan Pujol uno de los libros que optara a ser de los más vendidos un diez, felicidades a la Editorial y su Autor.

La editorial Espasa publica el martes 21 de junio la novela El espía que engañó a Hitler
Narra la historia de Garbo, el espía doble español que cambió el rumbo de la II Guerra Mundial
De entre todas las personas que hicieron posible la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial hay una cuya historia resulta tan asombrosa, tan fascinante, tan delirante, que cuesta creer que pueda ser cierta. Pero lo es.
Una vez más la realidad supera la ficción y nos regala la figura de Garbo, nombre en clave bajo el que se escondía el agente doble español Juan Pujol García. La novela, una excelente muestra del poder de reconstrucción histórica de la ficción, recorre de forma cronológica la intensa experiencia de Juan Pujol como espía doble, al servicio de la inteligencia alemana y de los Aliados. Una aventura personal sin precedentes, tejida magistralmente y cuyo desenlace determinaría el destino del siglo XX en Europa.
Fueron los Aliados quienes eligieron el alias Garbo para Juan Pujol. La agencia de inteligencia británica, el MI5, pasó de rechazar sus servicios en varias ocasiones a convertirle en pieza clave y arma secreta dentro de su estrategia bélica contra los alemanes. Estaban fascinados con la imaginación desbordante del catalán. Garbo era un maestro del engaño y de la farsa. El mejor actor del mundo, decían. Equiparable a la gran estrella de cine Greta Garbo.
Pujol, convencido antinazi, había logrado embaucar y ganarse la confianza ciega de los nazis gracias a su ingenio y sus ideas. Empezó transmitiéndoles información supuestamente desde Londres, cuando en realidad se encontraba en Lisboa. Llegó a crear una red de una veintena de agentes que, en realidad, solo existían en su imaginación. Pujol, con la ayuda de su esposa Araceli, ensayaba para la que sería su verdadera gran actuación: hacer creer a Hitler que el desembarco del Día D tendría lugar en el Paso de Calais, y no en Normandía.
Con El espía que engañó a Hitler, José María Beneyto crea un certero relato histórico y una singular y trepidante novela de espionaje. Un juego de espejos repleto de secretos, de trucos y mentiras, pero también de la verdad de un hombre que con su iniciativa e ingenio cambió el curso de la historia.
EL AUTOR: JOSÉ MARÍA BENEYTO
Profesor universitario y abogado. Catedrático de Derecho Internacional Público e Identidad Cultural Europea.
Ha sido profesor visitante en varias universidades extranjeras y, en la actualidad, es Pierre Keller Visiting Professor en la Universidad de Harvard.
Fue diputado en la X Legislatura. Ha publicado ensayo, poesía y ficción. Su novela Los elementos del mundo (Espasa, 2009) fue finalista del Premio Primavera de Novela

Juan Pujol, Garbo una vida de novela

Profesor universitario y
abogado. Catedrático de
Derecho Internacional Público e
Identidad Cultural Europea.

Ha sido profesor visitante en
varias universidades extranjeras y, en la actualidad, es Pierre Keller Visiting
Professor en la Universidad de Harvard.
Fue diputado en la X Legislatura. Ha publicado ensayo,
poesía y ficción. Su novela Los elementos del mundo
(Espasa, 2009) fue finalista del Premio Primavera de
Novela.

No fue el único, pero quizá sí el más célebre de todos los espías españoles que intervinieron en La II Guerra Mundial. Su nombre: Juan Pujol García, alias Garbo(para el MI5 británico) y alias Arabel (para la Abwehr alemana). Juan Pujol García(Barcelona, 14 de febrero 1912 – Caracas, 10 de octubre 1988).

 

 


Hijo de un industrial catalán, recibiría una excelente educación en el seno de una familia tradicional de la burguesía barcelonesa. Podríamos definir a Juan Pujol como un idealista que detestaba profundamente los extremos políticos y el nazismo en particular, un experto en el arte del engaño con madera de "actor".

Al estallar la Guerra Civil Española, Pujol fue movilizado por el Ejército Republicano, pero decidió esconderse durante dos años pues Juan Pujol, ante todo, era un hombre que odiaba la violencia. Dos años después y agobiado por su situación, se presentó a filas en el bando republicano con la idea de pasarse al bando nacional, cosa que finalmente hizo tras no pocas peripecias. Finalizada la Guerra Civil Española, Pujol desarrolló una profunda aversión hacia la Alemania Nazi. Alrededor de 1940, decidió que debía contribuir al final de la guerra ayudando a Gran Bretaña, único adversario de Alemania en aquellas fechas.

 

 



Fue un agente doble que desempeñó un papel clave en el éxito del Desembarco de Normandía y concretamente en la Operación Fortitude, operación de engaño que formaba parte del conjunto de operaciones realizadas para el 6 de junio de 1944. La información falsa que Pujol proporcionó a Alemania ayudó a convencer a Hitler de que el ataque principal sería más tarde y en otro lugar, lo que motivó que no se enviara el grueso de las tropas hacia la zona del desembarco. Se quedaron esperando un ataque que nunca llegó en la zona del Paso de Calais.

Sería su mujer, Araceli, quien realizó el primer intento de aproximación hacia el Gobierno Británico, pero éste rechazó darle empleo como espía, por lo tanto optó por prestar sus servicios como agente a la Abwehr alemana, que dirigía el Almirante Canaris, antes de ofrecerse de nuevo a los Británicos como agente doble.

Partió de Madrid en 1941 con dirección a Lisboa portando material escrito, listas de preguntas, dinero y direcciones donde hospedarse. Realizó muchos esfuerzos por comunicarse con la inteligencia británica, pero no lo logró. Mientras tanto, les comunicó a los alemanes que había llegado a Londres y desde Julio de 1941 escribió y envió a la Abwehr, informes acerca de asuntos navales británicos.
Pujol se valió de un mapa de Inglaterra, un diccionario de términos militares, la Guía Azul de navegación marítima y una publicación portuguesa llamada "Flota Británica".