LA HISTORIA OCULTA DEL BUQUE LUSITANIA”La Realidad de una Gran tragedia

18’. LA HISTORIA OCULTA DEL BUQUE LUSITANIA”
La historia transcurre en dos ambientes: el rural y el urbano. El primero tiene lugar en un pueblo de las cercanías de Madrid y el segundo en la propia capital del reino.

 


A partir de un hecho puntual se describe el ambiente de la época y la idiosincrasia de personajes inconfundibles del mundo rural de finales del XIX: el infortunado niño de inclusa que tiene que sobrevivir en un mundo hostil y deshumanizado, que vive en el viejo caserón del hospital de la Caridad, como lo hizo Cuasimodo en la catedral de Notre Dame de París; el señor déspota, explotador, aprovechado y con aspiraciones políticas; la desdichada muchacha que tiene que soportar las iras del padre y los abusos del “señor”; la señora beata callada y compungida, amante de Dios; el gañán tirano y dominador de la familia, el viejo labrador listo y socarrón con una filosofía parda aprendida de la vida. Un cura manipulador conductor sin escrúpulos de la vida de los feligreses de su parroquia; unos regidores municipales autoritarios y sin luces que solo buscan su beneficio particular, y unas monjas bondadosas manipuladas por los curas de la parroquia.
Y urbano: un ilustrado maestro educado en la Institución Libre de Enseñanza (ILE) y una periodista americana, venida a Madrid para cubrir la Guerra de Cuba, de la que se da cumplida información, desde la voladura del acorazado Maine hasta la oprobiosa firma de la llamada Paz de París en diciembre de 1898.

 

 



Cien años después de la tragedia el hundimiento del buque Lusitania sigue rodeada de múltiples controversias, y nunca se sabrán las razones reales que llevaron al comandante alemán Walther Schwieger a torpedear un buque mercante inglés con 2.000 personas a bordo, con el resultado de 1.201 muertos, entre los cuales se hallaban 128 ciudadanos norteamericanos.

EL AUTOR ENTREVISTADO

ISAIAS AYUSO REYEROS

¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?

La historia surgió a partir de dos inquietudes que un día se quedaron sin resolver.

La primera fue cuando me estaba documentando para un cuento marinero titulado “Mis Nereidas”, incluido en mi anterior publicación “7 Cuentos Cortos”. Resulta que leyendo de aquí y de allá en Internet, cuentos clásicos, fábulas populares y extraños y controvertidos hundimientos de barcos, me encontré que en varias web y publicaciones se atribuía la entrada de Estados Unidos en la primera guerra mundial al hundimiento del buque Lusitania. En aquél momento lo dejé pasar porque estaba a otras cosas, pero me llamó la atención que se estableciera con tanta rotundidad esa causa-efecto. Me extrañó sobre todo porque el hundimiento del Lusitania ocurrió en mayo de 1915 y la declaración de guerra de EEUU a Alemania se produjo en abril de 1917, casi dos años después.

Sí que tardó en hacer efecto la muerte de 1.201 personas, entre las que se encontraban 128 ciudadanos norteamericanos, me dije.

Seguramente esos datos quedaron escondidos en algún lugar recóndito de la zona izquierda de mi cerebro, que es donde reside la parte lógica y sensata del cerebro humano.