Hace algo menos de tres años… comenzó este especial y singular proyecto: Emilio Aragón, Miliki, un pionero de tantos formatos artísticos, quedó fascinado con la posibilidad de enriquecer con nuevos materiales 30 Cuentos y Medio, su colección de relatos para el público adulto, y se implicó de lleno en el que sería su último trabajo. El proyecto estaba en marcha cuando lamentablemente hace ahora dos años su autor nos dejó para siempre. Miliki se marchó sin poder verlo terminado. Pero el apoyo de la familia Aragón ha hecho posible que al fin podamos disfrutar de estos, sus últimos escritos. GRACIAS MILIKI, estés donde estés, por este último regalo

30 CUENTOS Y MEDIO, de MILIKI

«Toda fantasía tiene su final, pero en vuestros corazones podéis conservar siempre un gran poder. El poder de transformar lo que os rodea. Inventar mundos. Hacer que las cosas cobren vida. El maravilloso poder de imaginar.» Miliki - Editorial Odeón

30 CUENTOS Y MEDIO : EMILIO ARAGON (SU GRAN OBRA)

Emilio Aragón Bermúdez, “Miliki”, miembro de una larga dinastía de artistas, ya es parte del imaginario de varias generaciones que han crecido disfrutando de su arte en España, Estados Unidos y América Latina. Todos conocen al payaso “Miliki”, pero pocos saben que Emilio Aragón Bermúdez fue un artista en el sentido global de la palabra: guionista, actor, payaso, director, pintor, productor y músico, fue un auténtico pionero de la televisión. En 1949, junto con sus hermanos Gaby y Fofó (Gabriel y Alfonso), firmó un contrato con Unión Radio Televisión, la primera televisión del mundo en habla hispana. Y su contrato fue el primer contrato televisivo que se le hacía a un artista para una televisión en castellano. Compositor, cuyas canciones pertenecen al ADN de millones de personas y autor entre otras del famoso «Feliz, feliz en tu día…», su búsqueda de la innovación fue constante. Su labor tuvo su recompensa en forma de premios: 64 premios internacionales, entre los que destacan 2 Grammys Latinos otorgados a sus álbumes “A mis niños de 30 años” (1999) y “¿Cómo están ustedes?” (2000). Igualmente, recibió la Medalla del Oro a las Bellas Artes, la Medalla de Plata de Andalucía y fue nombrado Embajador de UNICEF. Como literato, ha publicado anecdotarios “Recuerdos” (1996, Ediciones B) y libros destinados al público infantil como “Juan Olores” (2003, Ediciones Alfaguara), “Con Alma de Niño” (2009, Editorial Everest). En 2008 publica su primera novela, “La Providencia” (Espasa), y a sus 82 años nos sorprendió con “Mientras duermen los murciélagos” (2012, Planeta). Con su inagotable creatividad, durante años estuvo escribiendo cuentos que se han recopilado y hoy se editan con el título de “Treinta Cuentos y Medio”.

Llegan a mis manos los últimos cuentos escritos por "Miliki" y siento la impaciencia de quien ahora recuerda aquellas tardes televisivas de la España del bocadillo de sobrasada y la televisión en blanco y negro con la que me crié en los ochenta. Lo emotivo reside no en el alcance de la obra en sí misma, sino en lo que significa su aparición en estos tiempos de descalabro político y apatía generalizada. Nadie puede negar que el trabajo de cómico que ejerció "Miliki" fue voluntarioso e innovador, pues fue capaz de distraer con humor blanco y pericias propias de La Comedia del arte a varias generaciones de espectadores.

La Editorial Odeón publica  ahora los cuentos póstumos del gran "Miliki" en un excelente trabajo de edición donde, además de los textos, podemos encontrar un audiolibro con las voces de Rita Irasema, Manuel Feijó y Virginia Rodríguez, interpretando cada uno de estos breves textos. 30 cuentos y medio no es una obra de estilo, no es un trabajo de altura literaria, sino una experiencia de vida, un intento por reconciliar el mundo de los sueños incumplidos con una realidad severa, cruel en demasiadas ocasiones.

Los personajes de "Miliki" no son grandes héroes épicos, sino héroes de lo cotidiano que aspiran a que sus ilusiones se cumplan en algún momento de su vida. El alcance literario de estos cuentos reside en la sencillez del argumento, en su espontánea estructura que nos conduce a un chistoso y anecdótico desenlace. Porque Emilio Aragón "Miliki" es un contador de cuentos y ese carácter oral se refleja en su escritura, azarosa, pero previsible, con mucho ritmo en algunos pasajes. Lo cómico se convierte en una pequeña tragedia para esos personajes que él construye con intensidad y lo trágico termina por parecerse a lo cómico cuando el desenlace de los cuentos abre un horizonte de verdadera esperanza a los protagonistas: "Un buen día, Jorge hizo una anotación en la palma de la mano derecha de Julia. Ella, acostumbrada a dejarle hacer anotaciones en cualquier espacio que encontrase a mano, ni miró lo escrito por él. Sólo cuando iba a poner la mano debajo del grifo del agua, su corazón dio un vuelco. Acababa de leer lo escrito por Jorge en la palma de su mano. Sólo había anotado: "¡Te amo!" (pág. 85).

La suegra y el violín, Entre nardos y tulipanes o En el limbo son claros ejemplos de ese desafío entre sueño y realidad al que los personajes se entregan inconscientemente. Lo interesante de estos cuentos es que "Miliki" tiene un plan narrativo, pues hay una anécdota con la que se inicia la trama, una intención moral que no puede evitar por su conciencia creativa de clown y una reflexión acerca de los problemas éticos con la que cierra siempre la coda de cada cuento: "La mentira es el mayor defecto de la humanidad. Y si a la mentira le sumamos la vanidad, estaremos creando la bomba más explosiva que crearse pueda" (pág. 54).

Su frase sencilla y el colorismo de algunas escenas producen un efecto poético que recuerda a los breves cuentos de Monterroso o de Piñeira. Quizá una de las obsesiones a las que el autor se entrega sea al tema del sueño por el carácter fecundo y ambiguo que tiene nuestra capacidad de imaginar mientras dormimos. En la mayoría de esos relatos, se produce ese encuentro casual o intencionado donde los personajes confunden su mundo cotidiano con lo onírico. Por esa razón, la literatura de "Miliki" se convierte en una parábola de la necesidad de crear y de leer; un motivo sintomático de que solamente el arte, el arte del ensueño y de la fábula, puede reconciliarnos con nosotros mismos: "Cuando sacaron a Patacruel del hospital, desde la camilla que lo trasladaba a la ambulancia que lo llevaría a su hogar, pudo ver a tres gatos negros, situados en la acera frente al edificio, sacando pecho un orgullo gatuno digno de la raza y una profunda mirada de justicioa y sabiduría felina

OPINION – valenti faine`

Este libro creemos que además es un premio a la gran labor realizada a un artista que no pudo terminar su obra, lástima que el propio, Emilio Aragón no pudiera ver terminada lo que con su pasión y amor empezó Gracias a la Editorial odeón y a la familia del artista hoy este libro ya está en manos de todos los que le siguieron, El libro nos aporta con su ilusion de la que era conocido, el reconocimiento inclusive con imágenes MAKING OFF Y SU OBRA COMPLETA