Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial 2011
Ministerio de Cultura de España
Premio a la Mejor Editorial de Europa 2015
Feria de Bolonia
www.librosdelzorrorojo.com
Infantil

 

 

 

 

 

Julie Colombet

Traducción de Palmira Feixas

Libros del Zorro Rojo, Barcelona!

www.librosdelzorrorojo.com

Todo el mundo sabe que el tentáculo de un pulpo gigante

debe de ser larguísimo, pero ¿cuánto de largo? Incluso si nos

dicen que mide diez, doce o treinta metros, nunca sabríamos

con certeza si esa medida es extraordinariamente grande o

no. Por otra parte, es muy probable que, antes o después,

olvidemos esa cifra. ¿Por qué? Porque es tan solo eso: un

dato más. Y entre todas las formas que existen de conocer el

mundo, la más efectiva, o en cualquier caso la más divertida,

no es la que ofrece datos sin más, sino la que estimula

nuestra imaginación.

Este es el planteamiento de Tan grande como siete osos

de Julie Colombet, que nos cuenta que la nariz del mono

narigudo es tan grande como una ardilla voladora, o que solo

la cabeza del cachalote pesa lo mismo que tres elefantes

africanos. ¡Eso sí que no se olvida!

Este original bestiario se aleja de la estética formalista de

los libros de animales, y propone un juego a lectores de todas

las edades: descubrir, comparar y conocer a algunos de los

animales más fascinantes de la naturaleza, sin clasificarlos

científicamente, sino más bien relacionando a unos con otros

en función de su tamaño, de sus proporciones o de una

característica que les hace únicos e inolvidables.

Un libro que reúne lo mejor de varios géneros de la

literatura infantil. A las hermosas ilustraciones de Colombet se

une su escritura clara, ligera y descriptiva, con textos bien

documentados en los que la complicidad con el lector y el

humor enfatizan la información.

Desde las páginas apaisadas de este libro de gran

formato, nos sorprende la!intensidad de los ojos redondos,

curiosos, aturdidos y provocadores de animales grandes y

pequeños. Encontramos animales conocidos y desconocidos,

algunos de ellos tan inusuales como la jacana, el cercopiteco,

el tamarino o el canguro rata, pero que comparten escena con

otros más populares, y con los que, por muy increíble que

parezca, tienen algo en común.

Tan grande como siete osos propone un sinfín de lecturas,

todas ellas estimulantes, que permiten explorar, hacer

extraños descubrimientos y aprender sobre la maravillosa

diversidad del mundo animal.

Julie Colombet

Saint-Étienne, 1983

Licenciada en comunicación audiovisual, continuó sus

estudios en bellas artes con el fin de crear sus propias

imágenes. Comenzó reproduciendo lienzos de Van Gogh,

Picasso y Lempicka, algunos de sus artistas preferidos. En

2009 hace su debut internacional en la Feria del Libro Infantil

de Bolonia; ese mismo año publica su primer álbum,

L’éléphant & le poisson. Los animales tienen un lugar muy

importante en sus historias.

Tan grande como siete osos en la web de Libros del Zorro Rojo:          

bit.ly/

Quizá el único personaje fiable de La trilogía de Nueva York
sea precisamente la Gran Manzana. Esa «ciudad de cristal»,
como la denomina Auster, es sin embargo también el más
inconstante: en ocasiones, un lugar transparente donde los
protagonistas pueden escapar de las preocupaciones de sus
mentes torturadas; en otros, un espacio de incomprensión y
caos. Un mundo aparentemente familiar que gradualmente se
tiñe de inciertos peligros y posibles alucinaciones, un mundo en
el que la inestabilidad inunda las propias palabras:
nuestras palabras ya no se corresponden con el mundo.
Cuando las cosas estaban enteras nos sentíamos seguros de
que nuestras palabras podían expresarlas. Pero poco a poco
estas cosas se han partido, se han hecho pedazos, han caído
en el caos. Y sin embargo nuestras palabras siguen siendo
las mismas. No se han adaptado a la nueva realidad. De ahí
que cada vez que intentamos hablar de lo que vemos,
hablemos falsamente, distorsionando la cosa misma que
tratamos de representar. Esto ha hecho que todo sea
confusión y desorden. Pero las palabras, como usted
comprende, son susceptibles de cambio. El problema es
cómo demostrarlo.

La trilogía de Nueva York

La aparición en 1987 de La trilogía de Nueva York marcó un

nuevo punto de partida para la novela norteamericana.

Considerada por la crítica como la obra consagratoria de Paul

Auster, esta relectura experimental de la novela negra es el

cimiento de su universo literario. Con una prosa elegante y

depurada, labrada a partir de su poesía, engarza las piezas

fundamentales de su escritura: la contingencia, la identidad y el

interés por la exploración de la memoria.

En conjunto, los tres relatos —«Ciudad de cristal»,

«Fantasmas» y «La habitación cerrada»— articulan una reflexión

especular en torno a la creación literaria, la naturaleza del

escritor y la confiabilidad de la voz narrativa. Porque quizá esta

última no pertenezca más que a un testigo que transmite la

historia desde una medida distancia... ¿O es, en realidad, el

personaje principal, que nos distrae para encubrir su nivel de

implicación en la trama?

 

En cualquier caso, el narrador nos convence de que ningún

detalle debe pasarse por alto, de que cada pequeña revelación

puede ser significativa, y tal atención deriva en ambigüedad,

confusión y paranoia:

Todo el asunto era tan solapado, tan diabólico por sus

circunloquios, que no quería aceptarlo. Luego vinieron las

dudas, como obedeciendo una orden, y llenaron su cabeza de

rítmicas voces burlonas. Lo había imaginado todo. Las letras no

eran letras en absoluto. Las había visto solo porque quería

verlas. [...] Todo era una casualidad, un fraude que había

perpetrado contra sí mismo. [...] La mente de Quinn se

dispersó. Llegó a un país de fragmentos, un lugar de cosas sin

palabras y palabras sin cosas.

La trilogía de Nueva York es una novela postexistencialista y

claustrofóbica en la que la prosa se desliza con seguridad,

arrastrando al lector a un mundo gobernado por las posibilidades

del azar. En el estilo límpido y confesional de Auster, lo críptico

 

 

nace de la sencillez, quizá porque no hay mejor manera de

presentar la verdad sino como algo incomprensible.

 

Con sus ilustraciones para La trilogía de Nueva York,

publicadas originalmente en 2008, el joven artista británico Tom

Burns recrea el escenario austeriano a partir del cartelismo, de

los rótulos luminosos, de la verticalidad, de lo fragmentario y de

la vibrante sensación de celeridad que desprenden sus trazos.

Como él mismo explica, su inspiración «afloró de la propia

ciudad, de la vivacidad de la vida diaria y de la imaginería icónica

inherente a Nueva York».

«Un trabajo devastadoramente inteligente. Escrito con una

ácida mordacidad, deja una huella imborrable».

Sunday Telegraph

Paul Auster

«Toda vida es inexplicable —escribe Paul Auster—. Por

muchos hechos que se cuenten, por muchos datos que se

muestren, lo esencial se resiste a ser contado.» Y, sin embargo,

su condición de narrador quizá pueda explicarse a partir de La

invención de la soledad (1982). El padre de Auster había muerto

y atrás quedaban sus traducciones del francés, sus poemas

«como puños cerrados», sus obras entre bambalinas como

«negro» literario y sus estudios de literatura francesa, italiana e

inglesa en la Universidad de Columbia. De su quehacer lírico

había nacido una prosa elegante y depurada. La trilogía de

Nueva York (1987) fue su obra consagratoria. En ella, el azar

lleva a los protagonistas a asumir distintas identidades dentro de

una compleja arquitectura narrativa de espejismos

metaficcionales, una pesadilla urbana teñida de enfermedad,

locura y fracaso. El Palacio de la Luna (1989) y Leviatán (1992),

ganadora del Premio Médicis, son otras de sus obras más

destacadas. En 2006 recibió el Premio Príncipe de Asturias de

las Letras como reconocimiento a la renovación literaria que

supuso la unión de las tradiciones norteamericana y europea.

Para Auster, las palabras del célebre dramaturgo Peter Brook

bien podrían definir la aspiración final de su obra: que posea a un

tiempo «la intimidad de lo cotidiano y la distancia del mito,

porque sin cercanía no es posible el sentimiento y sin distancia

es imposible el asombro».!!

Tom Burns

York, Inglaterra, 1979

Desde que finalizó sus estudios de bellas artes en la

Universidad de Kingston, el lenguaje visual de este joven

ilustrador británico ha experimentado una notable evolución. En

su proceso creativo, Tom Burns combina el uso de la fotografía y

la pintura con diferentes técnicas digitales y de estampación.

 

 

 

La

versatilidad de su obra se extiende sobre los ámbitos de la

publicidad, del diseño y de la ilustración editorial. Ha colaborado

con distintas revistas y periódicos de Gran Bretaña y los Estados

Unidos, entre los que destacan CNN, Boston Globe, The

Financial Times y The Guardian. Además, ha desarrollado

proyectos editoriales para The Folio Society. Entre los

numerosos galardones que ha recibido por su trabajo de

ilustración para La trilogía de Nueva York, destaca el Premio de

Oro, concedido por la Asociación de Ilustradores británica en

2008, y el Premio V&A al Mejor Libro Ilustrado, otorgado en 2009

por el Museo Nacional de Arte y Diseño de Londres. La crítica

alabó el modo en que sus imágenes realzan «el retrato de la

gran ciudad como un lugar de pérdida, un mundo incomprensible

que se revela como la verdadera naturaleza de la existencia».

La trilogía de Nueva York en la web de Libros del Zorro Rojo:

Novetats

                                                                                         

                                                                              

Antonio Skármeta

La flor azul

Ilustraciones: Mariona Cabassa

A partir del diálogo entre una niña

y una flor, Antonio Skármeta elabora

una delicada fábula acerca de

la belleza y su permanencia en el

mundo. Las ilustraciones de Mariona

Cabassa interpretan con notable

sensibilidad las emociones y vivencias

de los protagonistas, ofreciendo

uno de sus trabajos más notables

y profundo

 

Mariona Cabassa

Barcelona, 1977. Estudió ilustración y diseño en la Escuela Massana de Barcelona,

donde obtuvo el Premio Extraordinario en el 2000, y en las escuelas de Artes

de Estrasburgo y Marsella. Sus trabajos, publicados en España, Francia, Inglaterra,

Italia, y Portugal, han sido reconocidos en los Premios Junceda en 2003 y en 2009

por Adivina adivinanza tengo un cero en la panza. En 2005 fue seleccionada para

participar en la exposición «Ilustrísimos» de la Feria de Bolonia. En 2010 ganó

el Concurso Internacional de Álbum Ilustrado de Compostela con La familia C.

«Daniela salió al jardín

y cuando la luna llena llegó

era tan grande la flor                  

que se recostó en ella».

L I B R O S D E CO R D E L

Novedad

Linterna mágica

Lizi Boyd

Hay algo mágico en la oscuridad

y hay que ser muy valiente para

atreverse a explorar un bosque

en mitad de la noche con la única

ayuda de una linterna. Eso hace

el protagonista de esta historia

y en su paseo nocturno descubre

nuevos y curiosos amigos.

Linterna mágica es una aventura sin palabras en la que el contraste

entre el fondo negro, sobre el que se delinean las formas en plata,

y del color, que emerge en el haz de luz, nos revela toda la riqueza

poética de la naturaleza.

Novedad

Á L B U M E S I LU S T R A D O S

Premio ALA Notable Children’s Book 2015

Premio BolognaRagazzi a la Mejor Obra

de Ficción 2015

Lizi Boyd

Esta artista norteamericana comenzó su carrera como diseñadora en Nueva York.

Desde entonces ha publicado más de una docena de álbumes infantiles, entre

los que destaca Inside Outside (2013). Muchas de sus témperas y pinturas al pastel

se han expuesto en colecciones privadas de Nueva Inglaterra y Nueva York.

Actualmente reside en Vermont con su familia.

A partir de 2 años; 23,5 x 23,5 cm; 32 pp. Cartoné

978-84-9441-605-7

«Cada página contiene innumerables imágenes

semiveladas que construyen un paisaje de descubrimiento

y asombro. Ningún otro libro tan bello se ha publicado

este año». The Boston Globe