Madrid, otoño de 1972. A Stefan Häggli, empleado de la Embajada de Suiza, se le encomienda un curso de Política en la Universidad Complutense de Madrid, foco de resistencia activa al régimen de Franco. Impulsado a partes iguales por las ganas de aventura, su ingenua temeridad y los remordimientos por la no injerencia de su país en la represión del Generalísimo, establece contacto con la oposición antifranquista e incluso con su brazo armado. Y eso sin renunciar a los cócteles que se sirven en el salón de su amiga Olimpia, poblado por madrileños ricos de derechas. A la vez, Häggli siente una enorme atracción por la caleidoscópica vida nocturna de la capital y explora España acompañado de su amante Soledad, enfermera en el hospital en el que, finalmente, murió Franco tras una larga agonía.

Cuarenta son los años que el Caudillo se mantuvo anacrónicamente en el poder. Casi los mismos que ha permanecido hibernando esta obra con tintes autobiográficos, sin traducirse al español. Serge Ehrensperger escribió esta reflexión vitalista en primera línea, frente a las luces y sombras de la última dictadura europea, sirviéndose de los reflejos de sus propias vivencias, y fiel a su fama de escritor dotado para capturar el sexo explícito. En esta novela extremadamente ágil y llena de intrigas, el autor plasma su visión de España, saltando entre realidad y ficción y esgrimiendo su creativa prosa salpicada con grandes dosis de ironía.

"La larga muerte de Franco"

Serge Ehrensperger nació el 8 de marzo de 1935 en Winterthur, Suiza. Estudió Filología Alemana en la Universidad de Zúrich, donde recibió clases de Emil Staiger, y se doctoró en 1962 con una interpretación de la obra de NovalisEnrique de Ofterdingen. En1969 publicó su primer novela, Prinzessin in Formalin, de la que la crítica dijo que era el libro más obsceno de la literatura en lengua alemana. Esta provocativa novela recibió críticas brillantes por el componente trágico de la obra.

Durante unos años trabajo como analista de mercados y corresponsal político en Londres. De 1972 a 1976 fue lector de Filología Alemana en la Universidad Complutense de Madrid, lo que le permitió conocer de cerca los últimos años de la dictadura franquista y escribir su novela Francos langes Sterben (La larga muerte de Franco). Después de residir en Hamburgo y en París, y pasó sus últimos años como escritor profesional en Winterthur donde falleció en 2013. Publicó tres libros de lírica y diez obras en prosa.

Cuarenta años gobernó Franco. Otros cuarenta han pasado hasta que, por fin, ve la luz "La larga muerte de Franco" del escritor suizo Serge Ehrensperger, la novela más reveladora, incisiva y mordaz sobre la agonía de la dictadura franquista.

 

Madrid, otoño de 1972. A Stefan Häggli, empleado de la Embajada de Suiza, se le encomienda un curso de Política en la Universidad Complutense de Madrid, foco de resistencia activa al régimen de Franco. Impulsado a partes iguales por las ganas de aventura, su ingenua temeridad y los remordimientos por la no injerencia de su país en la represión del Generalísimo, establece contacto con la oposición antifranquista e incluso con su brazo armado. Y eso sin renunciar a los cócteles que se sirven en el salón de su amiga Olimpia, poblado por madrileños ricos de derechas. A la vez, Häggli siente una enorme atracción por la caleidoscópica vida nocturna de la capital y explora España acompañado de su amante Soledad, enfermera en el hospital en el que, finalmente, murió Franco tras una larga agonía.

Cuarenta son los años que el Caudillo se mantuvo anacrónicamente en el poder. Casi los mismos que ha permanecido hibernando esta obra con tintes autobiográficos, sin traducirse al español. Serge Ehrensperger escribió esta reflexión vitalista en primera línea, frente a las luces y sombras de la última dictadura europea, sirviéndose de los reflejos de sus propias vivencias, y fiel a su fama de escritor dotado para capturar el sexo explícito. En esta novela extremadamente ágil y llena de intrigas, el autor plasma su visión de España, saltando entre realidad y ficción y esgrimiendo su creativa prosa salpicada con grandes dosis de ironía.

Así murió Franco (documental ORIGINAL y COMPLETO)

otoño de 1972. A Stefan Häggli, empleado de la Embajada de Suiza, se le encomienda un curso de Política en la Universidad Complutense de Madrid, foco de resistencia activa al régimen de Franco. Impulsado a partes iguales por las ganas de aventura, su ingenua temeridad y los remordimientos por la no injerencia de su país en la represión del Generalísimo, establece contacto con la oposición antifranquista e incluso con su brazo armado. Y eso sin renunciar a los cócteles que se sirven en el salón de su amiga Olimpia, poblado por madrileños ricos de derechas. A la vez, Häggli siente una enorme atracción por la caleidoscópica vida nocturna de la capital y explora España acompañado de su amante Soledad, enfermera en el hospital en el que, finalmente, murió Franco tras una larga agonía.

Cuarenta son los años que el Caudillo se mantuvo anacrónicamente en el poder. Casi los mismos que ha permanecido hibernando esta obra con tintes autobiográficos, sin traducirse al español. Serge Ehrensperger escribió esta reflexión vitalista en primera línea, frente a las luces y sombras de la última dictadura europea, sirviéndose de los reflejos de sus propias vivencias, y fiel a su fama de escritor dotado para capturar el sexo explícito. En esta novela extremadamente ágil y llena de intrigas, el autor plasma su visión de España, saltando entre realidad y ficción y esgrimiendo su creativa prosa salpicada con grandes dosis de ironía.

Franco - La Verdadera Historia - Documental Completo

Piden retirar los restos de Franco y Opinion Particular de valenti fainê

 

Varios son los libros escritos sobre la muerte del dictador, su vida, sus crímenes, sus dotes como general, pero a nadie se le escapa la lacra que fue para todo el territorio español.

 

Franco figura en todos los libros de historia contemporánea de España y hay innumerables biografías que cuentan hasta el más mínimo detalle de su vida. Pero, ¿saben los jóvenes que, en realidad, era un hombre bajito, acomplejado, cruel y frío? Sigue leyendo y descubre quién era de verdad 'el Cerillita'.Su nombre completo debía darle problemas en el colegio. Era Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo Franco Bahamonde.

 

No se permitía hablar otras lenguas que no fuesen el castellano en medios de comunicación, administración o escuelas.Y un último dato para no olvidar nunca: entre 1939 y 1975 murieron alrededor de 195.000 personas y se exiliaron 400.000 españoles por la represión franquista,

 

De pequeño le llamaban 'el Cerillita' de lo delgado que era y lo grande que tenía la cabeza.

 

 

 

 

Llega un momento que después de tanta historia sobre Francisco Franco, y comparando diferentes escritores lo que está claro es que, si uno tiene que ser honesto, se da cuenta de la cantidad de tendencias que a ávido y sigue, y seguirá habiendo, pero quien dice la verdad la pura verdad sobre un personaje que esta desde un principio herméticamente blindado.

 

Con razon analistas una vez o varias el General dijo: TODO ESTA ATADO Y BIEN ATADO.

 

Es decir, creo que no nos tendríamos que romper más la cabeza que más dará cuál de todos los escritos sobre este dictador, sea el más cercano a la verdad, al final el libro hay que definirlo como un buen libro que aporta algo más de luz sobre Documentos escritos y recogidos de una manera extraña.

 

Comprueben lo que les quiero decir buen libro uno más sobre un horrible dictador.

 

 

Abogados españoles encabezados por Baltasar Garzón solicitaron al gobierno español que los restos de Francisco Franco dejen de estar enterrados junto a sus víctimas, coincidiendo con el 40 aniversario de la muerte del dictador, marcada por un abrumador silencio “oficial”.

Que el viernes ningún acto marque el fin de la dictadura tras la muerte de Franco el 20 de noviembre de 1975 demuestra que “no hay una madurez democrática en España” para afrontar ese oscuro capítulo de la historia, señaló Garzón en la presentación de su iniciativa.

“Es muy grave lo que se está produciendo con ese silencio casi formal y oficial”, agregó el exjuez, mundialmente famoso por la detención del exdictador chileno Augusto Pinochet en 1998 en Londres, pero inhabilitado por la justicia española desde 2012 por haber ordenado escuchas ilegales durante una investigación.

Tras la muerte de Franco, los partidos políticos españoles decidieron hacer tabla rasa de sus diferencias para allanar el camino hacia la democracia, con medidas como una Ley de Amnistía aprobada en 1977.

Sin embargo, casi cuatro décadas después, esta situación sigue impidiendo que se investiguen y juzguen más de 110 mil desapariciones forzosas y que las familias de las víctimas busquen aún los restos de sus allegados enterrados en fosas comunes.

En este contexto, Garzón y otros dos abogados presentaron este jueves una petición para que se transforme el denominado Valle de los Caídos, “uno de los símbolos más potentes del franquismo”, en un “espacio de memoria” a imagen del excampo de exterminio nazi de Auschwitz o la Escuela Mecánica de la Armada, centro clandestino de detención de la dictadura militar argentina.