Agradecer la importancia del trabajo de la Editorial Planeta, por avisarnos poder entrevistar al Autor en sus oficinas, también como no mandarnos el libro y sobre todo la simpatía del Autor MANEL LOUREIRO, por contarnos como arriesgo para escribir este libro experiencias, Tienes que estar totalmente concentrado (GRACIAS MANUEL) GRACIAS PLANETA

La vida de Casandra es casi perfecta hasta el día en que sufre un extraño accidente de tráfico que la deja en coma. A las pocas semanas, y tras una recuperación milagrosa, Casandra descubre que todo su mundo ha cambiado por completo: alguien ha empezado a acechar su casa y a su familia, y además sufre una secuela inquietante que no puede controlar.

Atrapada en una espiral de violencia y asesinatos a su pesar, perseguida por las autoridades y por algo más que no es capaz de entender, Casandra inicia una huida desesperada que se puede cobrar un precio enorme: su cordura y su alma.

En FULGOR Manel Loureiro plantea un apasionante reto al lector: ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para salvar a los tuyos? ¿Qué sacrificarías de verdad? ¿Dónde están tus límites?

FULGOR Manel Loureiro plantea

MANEL LOUREIRO

Cuando yo tenía seis años, en la casa de mis abuelos, en Galícia, me contaban historias de meigas, y mitologia celta de Gales e irlanda. Todo aquello me parecía real. Me gusta que me expliquen las cosas pero que me cuesta que me convenzan. Y tengo esas dos cosas que conviven en mí. Yo no hubiera escrito lo que he he hecho sin el lugar donde he vivido

Fíjate, es algo real cuando estás en una habitación y de repente entra una persona y notas una energía positiva, que tiene que ver con el carisma. Del mismo modo hay el reverso tenebroso:  el vampiro emocional, que te trae malas vibraciones. Todo esto existe, y hay maneras de canalizar la energía, Que se pueda ver o no es una historia distinta

Sí porque al ser psiquiatra se lo puede plantear todo, y me documenté sobre ello. Visité varios hospitales psiquiátricos, de cierto nivel, para ver si la imagen popular de estos lugares es cierta, si es real o no es real. Me tropecé con mucha gente cuya percepción de la realidad no tiene nada que ver, y especialmente con personas con varios trastornos les pasaban muchas cosas y allí lo vi.

Todos tenemos líneas rojas, que no podemos cruzar de ninguna manera. Hay líneas rojas más sutiles y otras que no, como cuando sin querer te llevas un bolígrafo de un sitio y no vuelves para devolverlo. Yo tengo claro que jamás violaría a un niño, jamás atracaría un banco y dispararía al dueño. Pero si un día alguien me pide alguien que atraque un banco y dispare, y me dicen que de eso depende la vida de familiares nuestros. Entonces ves que esa línea roja se ha desdibujado totalmente. Un ejemplo: los comandantes de los campos de concentración nazis, 8 o 9 años antes eran el vecino perfecto que todos querríamos tener…. el tío que querías que fuera tu amigo. ¿Qué ha podido pasar en todo ese tiempo para que se transformaran? Líneas rojas totalmente artificiales. Y en el libro se ve como hay el bien absoluto y el mal absoluto. Lo único que cambia es la posición que tenemos nosotros entre una línea u otra. Casandra en Fulgor se ve metida en una batalla, que existe antes de que ella ha nacido y decide en que camino se encuentra, i depende de lo que haga para salvar a los suyos. ¿Cuál es el precio de tu alma, tu humanidad, tu conciencia? Todos tenemos un precio.

La violencia es sucia y salpica. Y a veces tenemos una idea de las películas que no es real, Vivimos en una sociedad infantilizada en el que a la muerte la escondemos. Fulgor va por ahí: la violencia es sucia y es dolorosa. La tensión que lleva la muerte. No se trata de regodearse en ello ya que sería “gore”, pero pienso que es necesario mostrar la brutalidad

En el fondo ver películas de terror ayuda a enfrentarnos a nuestros miedos, con la posibilidad de derrotarlos, desde la distancia. . Y ello ya sucedía hace más de 20.000 años, cuando el Chaman contaba historias, y se conjuraba el miedo. Este tipo de historias sirven para que nos enfrentemos, nos miremos a la cara y miremos de enfrentarlos. No iremos a Siria a pegar tiros, pero si dices que vamos a jugar en un videojuego…. Lo vemos desde la posición de seguridad

La gran ventaja del cine y la literatura es que permite vivir la vida de otras personas, pero especialmente en la literatura que es más inmersiva. Tienes que estar totalmente concentrado cuando lees un libro. Solo puedo estar dentro del libro. Te colocas en la piel de los personajes y tú eres el personaje.

Si tuviera la clave del éxito ya no estaría aquí y personas como yo seriamos perfectamente prescindibles. En mi caso se han dado una serie de circunstancias. El mercado norteamericano es el mayor mercado del mundo, pero también es opaco e inaccesibles. Entrar allí es casi imposible. En mi caso surgió el factor exógeno, cuando ya había sido publicado allí, guionistas de “The Walking Death” recomendaron la lectura de mi libro en las redes sociales

FULGOR Manel Loureiro plantea

 

 

Claro que sí. Ahora mismo soy más conocido fuera de España que aquí. He vendido muchos libros en Estados Unidos, pero en una medida relativa y hay mucho recorrido por hacer. Pero lo que más me importa es que en estos momentos. estoy haciendo lo que me gusta. El éxito para mí es levantarme todas las mañanas y hacer lo que me gusta. Cuando dejé la toga lo primero que hice es no llevar reloj, y era la manera de demostrar que era el dueño de mi vida. Eso para mí es éxito. Y no perder tu esencia.

 

 

No es casualidad que Manel Loureiro haya conseguido ser número uno en las listas de los libros más vendidos en Estados Unidos y Reino Unido. Si con El último pasajero se consolidó definitivamente como un autor de referencia para todos los lectores de intriga, terror y acción, con esta novela, a Manel Loureiro ya se le considera un maestro del género.

 

Loureiro, al que han llegado a calificar como el Stephen King español, es un escritor que transita con extraordinaria solvencia por el siempre complicado camino de este género literario cuyos resortes domina a la perfección.

 

A través de una narración de ritmo trepidante y tremendamente cinematográfico, Loureiro nos presenta una historia hipnótica y fascinante a partir del eterno enfrentamiento entre el bien y el mal. «El bien, el mal... ¿Quién marca la diferencia? ¿Donde están las líneas rojas que no se pueden cruzar? ¿Quién decide lo que está permitido o no? ¿Dios? ¿El hombre? ¿Cada uno de nosotros? La historia de la humanidad es la historia de la jungla y los depredadores que están más arriba se alimentan de los que están más abajo», se lee en Fulgor. Literatura de misterio, de intriga, de acción y terror, alta literatura que, sin ninguna duda, está llamada a convertirse en uno de los mayores éxitos de los últimos tiempos.

 

El aura, un sello único y distintivo

 

Manel Loureiro nos conduce por la senda del misterio de la mano de su protagonista, Casandra Arlaz, que ingresará por derecho propio en la nómina de grandes personajes del género. Casandra es una brillante psiquiatra treintañera que tras un terrible accidente entra en un estado de coma del que, contra todo pronóstico médico, consigue salir sin saber que en aquel preciso momento  «acababa de abrir la puerta a algo muchísimo más aterrador que la muerte».

Manel Loureiro plantea un apasionante reto al lector: ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para salvar a los tuyos? ¿Qué sacrificarías de verdad? ¿Dónde están tus límites?.   A las pocas semanas, y tras una recuperación milagrosa, Casandra descubre que todo su mundo ha cambiado por completo: alguien ha empezado a acechar su casa y a su familia y además sufre una secuela inquietante que no puede controlar.Atrapada en una espiral de violencia y asesinatos a su pesar, perseguida por las autoridades y por algo más que no es capaz de entender, Casandra inicia una huida desesperada que se puede cobrar un precio enorme: su cordura y su alma.

Víctima y culpable a un tiempo, Casandra está casada con Daniel, el inspector de policía que investiga las misteriosas muertes que se vienen produciendo desde que su mujer tuvo el accidente que la llevó a entrar en coma.

El matrimonio de Casandra y Daniel atraviesa por una crisis de pareja, pero está bendecido con un hijo, Martín, de tan sólo cinco años, al que sus padres quieren apasionadamente. Martín es el contrapunto de bondad e inocencia frente al mundo oscuro y cruel que Casandra descubre al mismo tiempo que su don para poder contemplar el aura, el fulgor de la gente.

Pero tanto Daniel como Martín se verán arrastrados al mismo torbellino en el que la vida ha colocado a Casandra, esa montaña rusa tan difícil de manejar en que se ha convertido su mundo, y ésta deberá dar respuesta a una terrible pregunta que nadie debería verse obligado a plantearse: ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar para defender a los suyos?

En el epicentro de una terrorífica pesadilla kafkiana magistralmente trazada por Manel Loureiro, Casandra es víctima de una doble persecución, la de sus enemigos y la de la propia policía que la considera culpable de varias muertes. Pero pronto descubrirá que tiene en el Fulgor, como mecanismo de autodefensa, su único aliado. Aunque tal vez no sea el único.

Un enigmático personaje, Logan Dawson, un norteamericano con una docena de asesinatos a sus espaladas, diagnosticado de esquizofrenia paranoide le recuerda a Casandra algo que puede explicar mucho de lo que le está sucediendo: el origen de su nombre.

 

«En la mitología griega, Casandra era hija de los reyes de Troya. Un día se transformó en amante del dios Apolo, pero al cabo de un tiempo se aburrió de él y lo rechazó. Los dioses tenían la mala costumbre de encajar muy mal los desplantes de los humanos, así que, furioso, maldijo a Casandra dándole el don de la profecía, de forma que podría ver el futuro, pero con la condición de que jamás nadie la creería de forma que todo el mundo la tomase por loca cada vez que anunciase alguna predicción». Ese es el terrible dilema de Casandra, puede ver el peligro que acecha, pero es inútil porque nadie la va a creer.

 

La vida es escurridiza y aleatoria...

 

Pero la ayuda de Dawson está condicionada puesto que está ingresado, desde el día en que Casandra sufre el accidente, en el mismo centro en el que trabaja la psiquiatra, el Centro de Internamiento Permanente de Pacientes de Tratamiento Especial o CIPPTE, conocido como "El Trastero", una clínica psiquiátrica en la que «se acumulan los enfermos mentales más peligrosos del país, aquellos que no tenían cabida en ningún otro centro de salud mental por su extrema peligrosidad. El fondo del cajón del sistema de salud mental. Una cárcel en todos los aspectos, menos en el nombre. Allí se iba a desaparecer».

 

Perseguida y acosada, sin poder contar la verdad porque todo el mundo la tomaría por loca, Casandra se encuentra en mitad de una carrera contrarreloj en la que, para ganar el premio de su propia existencia, descubrirá que deberá pagar un tremendo precio, un precio que, a pesar de todo, tal vez no pueda pagar.

 

Una historia perfectamente estructurada en la que vamos descubriendo la evolución de la compleja trama sin necesidad de que el autor vaya añadiendo subterfugios paralelos que pudieran distraer la atención de quien se siente, en todo momento, absorbido por la acción. Una intriga constante que mantiene al lector en un estado de alerta permanente y que asciende en un imparable y subyugante crescendo hasta llegar a un final tan inesperado como espectacular que difícilmente desaparecerá de la memoria de quienes se sumerjan en las páginas de FULGOR.

 

 

 

 

Claro que sí. Ahora mismo soy mas conocido fuera de España que aquí. He vendido muchos libros en Estados Unidos, pero en una medida relativa y hay mucho recorrido por hacer