Una Editorial que trabaja de manera que a todos los buenos lectores les debería interesar La Gran Obra periodística completa en dos volúmenes.
Diásporas y Colonias
El judío errante ha llegado (1930)
Los pescadores de perlas (1931)
Tierra de ébano (1929)

Que el premio periodístico más prestigioso de Francia tenga el nombre de Albert Londres muestra hasta qué punto gozan este autor y su obra de buena salud. Sin embargo, en nuestra lengua, ambos son prácticamente completos desconocidos.
Albert Londres fue uno de los iniciadores del periodismo de investigación y sus textos siguen teniendo mucha vigencia en nuestros días, como muestran, sin ir más lejos, los que se incluyen en este primer volumen de su obra periodística completa: El judío errante ha llegado (1930), Los pescadores de perlas (1931) y Tierra de ébano (1929).
Con un estilo directo, incisivo e incluso divertido, Londres comprendía como nadie que «el cometido de nuestro oficio no es complacer, ni tampoco perjudicar, sino meter la pluma en la llaga

Obra periodística 1º Libro Albert Londres un

Albert Londres ¿Accidente O Atentado?


El periodista independiente Albert Londres

Obra periodística 1º Libro Albert Londres un

 

Albert Londres ¿Accidente O Atentado?


El periodista independiente Albert Londres

Si en realidad existe una disciplina conocida como periodismo de investigación, entonces no parecería existir dudas sobre quién fue su creador: un francés llamado Londres, Albert para más datos

Uno de los mejores periodistas de investigación que truncaron o se truncó su trabajo en un fatídico accidente o no En la noche del 15 de mayo de 1932, en un viaje fatídico en el Transatlántico George Phillipar.

Debajo de sus brazos según testigos de este viaje las libretas l manuscritos del Gran Periodista quedaron como polvo al viento de las olas del Mar Rojo.

Accidente o atentado pero la única persona de confianza la que debió guardar muchísimos informes del Periodista la joven Lang Villar murió en accidente de avión

 

Recopilaciones varias

La primera de las historias que se narran en este libro es El judío errante ha llegado, que fue publicado en primera instancia en forma de artículos y que a la postre fueron revisados para su conversión en novela, en 1930. Albert Londres se enroló en un viaje alrededor del mundo para conocer el destino de los judíos que tan injustamente eran castigados en la época. Un largo paseo por Inglaterra, Checoslovaquia, Rumania, Rusia, Hungría… hasta su llegada a Palestina, donde, para los judíos, la historia dio un giro de 360 grados. Lo único que no parece cambiar es el derramamiento de sangre. Un reportaje bibliográfico que narra todas las experiencias de una temática cruel. Una muy buena historia, llena de conflictos y polémicas que con gran soltura se desenvuelve el autor y que cuenta con minucioso detalle…

Cautivado por la fascinante historia que aprendió sobre los hechos narrados en esta breve novela, Albert Londres se hizo a la mar para conocer el lado opuesto: la reacción del Islam. De esta idea nace Los pescadores de perlas, publicada en 1931, la obra más corta de las tres y de la que el autor no se siente muy orgulloso, pues su objetivo inicial era entrar en La Meca, algo que no consiguió. Sin embargo, a mi me ha dejado un buen sabor de boca, he disfrutado con su lectura, incluso he maldecido el destino de quienes se sumergían en las profundidades del mar Rojo en busca de perlas, un preciado tesoro que, en ocasiones, se cobró un alto precio…

Y por último, llega la última novela de este primer volumen, titulada Tierra de ébano, fue la primera de las tres que escribió el autor y es mi parte favorita. En ella, el autor trata un tema complicado: la esclavitud en el África Occidental, en las colonias francesas, así cómo la escasa importancia de la mujer en estos países. Como anécdota sirva decir que la conversación entre dos amigos indígenas que llevaban tiempo sin verse, ambos se preguntaban por todas sus pertenencias y familiares. La última pregunta era sobre el estado de salud de sus respectivas esposas. Saludos que solían prolongarse durante más de un minuto y cuya anécdota, el escritor no quiere que pase desapercibido. Tierra de ébano le acarreó muchas polémicas al autor, de hecho, causó tal revuelo que incluso el gobernador de África Occidental organizó un viaje con distinguidos periodistas para desmentir los hechos que Albert Londres contaba en sus folletines. Hoy, incluso, aún es un tema de conversación que a menudo sale a la luz.

Este segundo volumen de la obra periodística de Albert Londres presenta tres textos centrados en las colonias penitenciarias francesas del período de entregueras. Con un estilo directo, incisivo e incluso divertid o, Londres comprendía como nadie que «el cometido de nuestro oficio no es complacer, ni tamp oco perjudicar, sino meter la pluma en la llaga

 

Recopilaciones varias:El periodista independiente Albert Londres

La primera de las historias que se narran en este libro es El judío errante ha llegado, que fue publicado en primera instancia en forma de artículos y que a la postre fueron revisados para su conversión en novela, en 1930. Albert Londres se enroló en un viaje alrededor del mundo para conocer el destino de los judíos que tan injustamente eran castigados en la época. Un largo paseo por Inglaterra, Checoslovaquia, Rumania, Rusia, Hungría… hasta su llegada a Palestina, donde, para los judíos, la historia dio un giro de 360 grados. Lo único que no parece cambiar es el derramamiento de sangre. Un reportaje bibliográfico que narra todas las experiencias de una temática cruel. Una muy buena historia, llena de conflictos y polémicas que con gran soltura se desenvuelve el autor y que cuenta con minucioso detalle…

Cautivado por la fascinante historia que aprendió sobre los hechos narrados en esta breve novela, Albert Londres se hizo a la mar para conocer el lado opuesto: la reacción del Islam. De esta idea nace Los pescadores de perlas, publicada en 1931, la obra más corta de las tres y de la que el autor no se siente muy orgulloso, pues su objetivo inicial era entrar en La Meca, algo que no consiguió. Sin embargo, a mi me ha dejado un buen sabor de boca, he disfrutado con su lectura, incluso he maldecido el destino de quienes se sumergían en las profundidades del mar Rojo en busca de perlas, un preciado tesoro que, en ocasiones, se cobró un alto precio…

Y por último, llega la última novela de este primer volumen, titulada Tierra de ébano, fue la primera de las tres que escribió el autor y es mi parte favorita. En ella, el autor trata un tema complicado: la esclavitud en el África Occidental, en las colonias francesas, así cómo la escasa importancia de la mujer en estos países. Como anécdota sirva decir que la conversación entre dos amigos indígenas que llevaban tiempo sin verse, ambos se preguntaban por todas sus pertenencias y familiares. La última pregunta era sobre el estado de salud de sus respectivas esposas. Saludos que solían prolongarse durante más de un minuto y cuya anécdota, el escritor no quiere que pase desapercibido. Tierra de ébano le acarreó muchas polémicas al autor, de hecho, causó tal revuelo que incluso el gobernador de África Occidental organizó un viaje con distinguidos periodistas para desmentir los hechos que Albert Londres contaba en sus folletines. Hoy, incluso, aún es un tema de conversación que a menudo sale a la luz.

Este segundo volumen de la obra periodística de Albert Londres presenta tres textos centrados en las colonias penitenciarias francesas del período de entregueras. Con un estilo directo, incisivo e incluso divertid o, Londres comprendía como nadie que «el cometido de nuestro oficio no es complacer, ni tamp oco perjudicar, sino meter la pluma en la llaga

 

 

Obra periodística 2º libro de la misma Coleccion

Este segundo volumen de la obra periodística de Albert Londres presenta tres textos centrados en las colonias penitenciarias francesas del período de entregueras. Con un estilo directo, incisivo e incluso divertid o, Londres comprendía como nadie que «el cometido de nuestro oficio no es complacer, ni tamp oco perjudicar, sino meter la pluma en la llaga.

 

 

En el presidio (1924) constituyó el primer gran golpe mediático de Londres: sus reportajes sobre el penal de Cayena y las condiciones a las que se sometía a sus presos generaron olas de indignación que culminaron con la decisión del gobierno francés de cerrarlo. No obstante, una de sus víctimas, Eugène Dieudonné, cuya culpabilidad nunca se había llegado a establecer con mucha claridad, tuvo que sufrir los abusos del sistema penitenciario de los que solo se libró huyendo a Brasil. El apasionante relato de la fuga de Dieudonné a través del agreste paisaje de Cayena es el tema central de El hombre que se fugó (1928). En un más difícil todavía, el periodista intentó repetir la experiencia iniciada en Cayena visitando la colonia penitenciara militar de Biribi, en el norte de África. Si bien su libro Dante no vio nada (1924) no logró el cierre de la colonia, sí es cierto que, gracias al mismo, el gobierno francés creó una comisión de investigación que terminó aligerando las condiciones de vida de sus presos en este Guantánamo

OPINION : VALENTI FAINE¨

Cuando una persona como yo, es un empedernido sujeto que le encanta la profesión periodística de la investigación, puede ser probable que se queda, como perplejo al leer Estos dos libros del que fuera uno de los investigadores periodísticos, más temidos tanto por parte de los Gobiernos, como los tratadores de Blancas, explotaciones de negros, y un sin acabar porque (igual no le dejaron) Congo, Sudan, Mali Gabón, Londres, Denunciante de Millares de Muertes en Nombre de la explotación de Bosques, Políticos corruptos Sectores de Círculos Intelectuales, todo un peligro para aquellos que se querían reír de la ley.
El hombre valiente en su escritura de Denuncia el escritor Periodista al que todo el Mundo esperaba de sus viajes nos deja un legado que tenemos que consumir si queremos de verdad saber que es Periodismo de Investigación Felicitaciones a la Editorial por esta Colección-