Una intriga emocional llena de humor que habla del sexo, el paso del tiempo y la capacidad de sobrevivir al fracaso.
La carne es una novela audaz y sorprendente, la más libre y personal de las que ha escrito Rosa Montero.
«No entres dócilmente en esa larga noche, / La vejez debería arder y esfumarse al concluir el día, / Rabia, rabia contra la muerte de la luz», escupió con lucidez Dylan Thomas.

Todo comienza con una maliciosa revancha sentimental. Soledad Alegre, una madura y exitosa comisaria de exposiciones, está despechada con su amante, Mario. Así que contrata los servicios de acompañante de Adam Gelman en una página de escorts de lujo sólo para exhibirse junto a él en estreno de la ópera Tristán e Isolda de Wagner a la que asistirá Mario. No pretende más que darle celos y aunque la tarifa del acompañante es alta, no lo duda. Sin embargo, un suceso violento e imprevisto lo complica todo y da inicio a una relación inquietante, volcánica y quizá peligrosa entre Soledad y Adam. Se sucederán los encuentros y crecerá la tensión de esta intriga emocional, al mismo tiempo que ella debe lidiar con los vaivenes de su vida laboral al preparar una gran muestra sobre Escritores malditos en la Biblioteca Nacional. Desde el humor, pero también con la rabia de quien se rebela contra los estragos del tiempo, Soledad irá reflexionando sobre el fracaso, la necesitad de amar y de la vida entendida como un lance fugaz en el que devorar o ser devorado.

LA CARNE de ROSA MONTERO- Montero evita juzgar a sus personajes e invita al lector a que tampoco lo haga

LA AUTORA
Rosa Montero nació en Madrid y estudió periodismo y psicología. Desde finales de 1976 trabaja de manera exclusiva para el diario El País, en el que fue redactora jefa del suplemento dominical durante los años 1980 y 1981. En 1980 ganó el Premio Nacional de Periodismo y en 2005 el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid a toda una vida profesional. Ha publicado, entre otras, las novelas Te trataré como a una reina (1983), Bella y oscu-
ra (1993), La hija del caníbal (Premio Primavera de Novela en 1997), El corazón del Tártaro (2001), La loca de la casa (Premio Qué Leer 2004 al mejor libro del año, Premio Grinzane Cavour al mejor libro extranjero publicado en Italia en el 2005 y Premio Roman Primeur 2006 en Francia), Historia del rey transparente (Premio Qué Leer 2005 al mejor libro del año y Premio Mandarache 2007), Instruccio-
nes para salvar el mundo (Premio de los Lectores del Festival de Literaturas Europeas de Cognac, Francia, 2011), Lágrimas en la lluvia (2011), La ridícula idea de no volver a verte (2013) y El peso del
corazón (2015). Su obra ha sido traducida a una © Dani Pozo veintena de idiomas.

 Una intriga emocional llena de humor que habla del sexo, el paso del tiempo y la capacidad de sobrevivir al fracaso

La carne es una novela audaz y sorprendente, la más libre y personal de las que ha escrito Rosa Montero.

 

El nombre de la protagonista, Soledad Alegre, ya parece ofrecer una clave de esta valiente y poco convencional novela. Soledad es una culta y exitosa comisaria de exposiciones madrileña que no encuentra la manera de sentirse feliz. Su vida profesional está en crisis y empieza a descartar la idea de encontrar el amor tras unos cuantos desengaños, quizá porque en el fondo no se lo permita y la arrebatadora locura de amar le aterre tanto como envejecer.

Así se encuentra cuando conoce a Adam Gelman, un profesional del sexo de origen ruso y enigmático pasado que trastoca su vida y con el que inicia accidentalmente una fogosa y vacilante relación llena de malentendidos, incertidumbres e intrigas. Una historia conmovedora, tanto por su temática y por los interrogantes que suscita, como por la fluidez de la

madrileña que no encuentra la manera de sentirse feliz. Su vida profesional está en crisis y empieza a descartar la idea de encontrar el amor tras unos cuantos desengaños, quizá porque en el fondo no se lo permita y la arrebatadora locura de amar le aterre tanto como envejecer. Así se encuentra cuando conoce a Adam Gelman, un profesional del sexo de origen ruso y enigmático pasado que trastoca su vida y con el que inicia accidentalmente una fogosa y vacilante relación llena de malentendidos, incertidumbres e intrigas. Una historia conmovedora, tanto por su temática y por los interrogantes que suscita, como por la fluidez de la narración que habla del paso del tiempo, del fracaso pero también de la esperanza y de la gloriosa tiranía del sexo de una forma inteligente, divertida, tórrida por momentos, y agridulce en su trasfondo. Si la hipocresía de lo políticamente correcto relega al ocultamiento o a la clandestinidad el sexo de pago, a pesar de lo extendido y boyante que se encuentra el mercado de la prostitución en sociedades como la española, la censura social obliga a esconder con un doble cerrojo esa misma transacción carnal cuando el cliente no es un hombre, sino una mujer, y al hombre le toca el papel de gigoló o prostituto. Del mismo modo que la sociedad suele tolerar de muy distinta manera las marcadas diferencias de edad entre las parejas. Cuando es el hombre el que dobla en edad a la señorita, se perdona al galán maduro con una mezcla de simpatía, envidia y admiración. Pero cuando sucede lo contrario, rara vez la diferencia de edad despierta la aprobación social y por lo general todo elogio se censura. Con la natural lucidez y determinación que la caracteriza, Rosa Montero se ocupa de esos dos temas espinosos, tan poco tratados en la narrativa española, con su nueva novela. Y lo hace sin coartadas ni cortapisas, pero

 para trascender la simple reflexión o la crítica social y plantear una serie de interrogantes sobre la fuerza arrasadora del deseo y la pasión de la carne, la búsqueda infructuosa del amor y, sobre todo, qué significa envejecer. Qué significa, en concreto, para una mujer vulnerable que quizá por miedo o cobardía nunca se haya permitido realmente amar.

Narrada con el brío y el ritmo de la celebrada escritora madrileña, pero a la vez con la agudeza e introspección que su formación en psicología le ha brindado, La carne es una novela plagada de escenas, giros y reflexiones inolvidables. Con acierto, Montero evita juzgar a sus personajes e invita al lector a que tampoco lo haga, al no perder de vista las circunstancias y las experiencias, algunas de ellas traumáticas, que cada uno carga consigo. Y ello lo consigue gracias a una brillante voz en tercera persona, una protagonista perspicaz, lúcida que se permite inteligentes y maliciosas reflexiones sobre la intimidad de una mujer que ha superado cierta edad y empieza a hacer balance

OPINIONES DE LOS VARIOS MEDIOS DE COMUNICACIO

«Con el tiempo había empezado a encenderse en su cabeza la locura del amor, del deseo de amor. Sin eso, sin esa llama iluminando los días, su vida le parecía vacía, tediosa e insensata».

«A cierta edad, plantearse hacer el amor con alguien exigía una planificación y una intendencia tan rigurosas como la campaña de África del general Montgomery».

«–Ésa es la historia de mi vida. V simyé ne bez uróda, no hay familia sin un monstruo, es un refrán ruso. Yo soy ese monstruo. Nunca me ha querido nadie».

«Las coincidencias eran siempre inquietantes. Por ejemplo: cuando supo que Adam también tenía un gemelo, sintió un escalofrío. Como si se trata de una advertencia del destino. Una prueba de que estaban predestinados».

«Tras recoger la mesa, ella le pagó y él guardó con naturalidad el dinero en su despellejada billetera. Se acostaron e hicieron el amor con la luz apagada, como los matrimonios. La carne fue gloriosa, como era siempre. Luego se desearon buenas noches y Soledad se durmió llorando».

«Estaba perdiendo a Adam, lo sabía con la certidumbre de la piel, de la carne, de cada una de sus células. Y si ahora lo estaba perdiendo era porque hubo un tiempo en el que lo tuvo. Pese a ser un gigoló, pese a que le pagara, pese a ser un puto, Soledad sabía que hubo un momento en que el ruso se sintió atraído por ella».

«De modo que a ella lo único que le servía para olvidarse de la Parca, y del desperdicio de la mezquina vida, era el amor. El amor carnal, la fiebre de la piel. Esa naturaleza animal que nos salvaba de ser sólo humanos».

LA CRÍTICA HA DICHO…

Sobre Historias de mujeres

«Escribe con el punto casi exacto de acercamiento, con sinceridad y ardor pero sin concesiones fáciles, sabedora de que sus heroínas sufrieron a causa del entorno todo, y no sólo de los hombres. Desde esta óptica madura y razonable, la prosa de Montero se nos hace así paradójicamente intensa, creíble, verdadera.» Miguel DalMau, La Vanguardia

«No perseguía un documento de hazañas femeninas ejemplares, sólo ejemplos de mujeres que se atrevieron a traicionar las expectativas que la sociedad, durante siglos, depositó en ellas y asaltaron con audacias inéditas los preceptos que

asignaban sus funciones.» Pilar Castro, aBC

 

Inteligente, divertida, tórrida por momentos, y agridulce en su trasfondo

 

«El deseo de equilibrio entre los sexos late como un pulso en todo el libro de Montero. El mismo deseo que anima los modos de sentir y pensar de una mujer que ansía, en cada lugar por oscuro y difícil que sea, ver llegar el fin de la prohibición, el día en que cada una pueda modelar su propia forma como un regalo que no temerá.» teresa HernánDez, Diario 16 Andalucía

Sobre La hija del caníbal

«Con indudable pericia técnica, Montero ha dispuesto un aparato narrativo marcado por un episodio desencadenante... y ha logrado que todo el mecanismo novelesco funcione supeditado a ese episodio.»

Miguel garCía-PosaDa

«La mejor y más rica de las novelas de Rosa Montero. Una narración amena en su desarrollo, atractiva en el diseño de perfiles muy barojianos,


voluntaristas y fantasiosos, y cargada de ideas bien incorporadas a la trama.»

santos sanz VillanueVa

«La novela de Rosa Montero rebosa de esta inteligencia , de esta agradable y  frecuente ironía , de esta sabiduría del todo mediterránea, de este sabor almodovariano que todo lo impregna y hace de la novela una golosa lectura , en la cual la historia de suspense se convierte casi en un accesorio para consideraciones más altas . Por lo tanto , no sorprende en absoluto que haya tenido un merecido éxito en los países de habla hispana , como también creo que lo tendrá en el nuestro.»

Diario della Settimana (Italia)

«…aquí está una escritora que con mano liviana ha construido una novela en la que lo cómico, lo conmovedor y lo alucinante se conjugan al mismo tiempo.»

Kulturnews, Ausgabe Stuttgart (Alemania) Sobre El corazón del tártaro

«Espléndida invención de Rosa Montero en la que nos cuenta una historia de amor y odio fraterno, de rivalidad y celos, de oscuras relaciones familiares, entrelazándola en paralelo con una leyenda medieval.»

Marilia PiCCone, Strada Nove (Italia)

«Una suerte de descenso al corazón del infierno , una trepidante inmersión en el dolor .» Bruno arPaia, IL SOLE-24 ORE (Italia)

«Rosa Montero muestra, en esta su primera novela traducida en Francia, una maestría total, transformando sus propios interrogantes personales en obra de arte, es decir, es una de las novelas más inquietantes de esta “rentrée” literaria.»

gérarD De Cortanze, Le Figaro (FRANCE) «...Comienza entonces un viaje de veinticuatro años hacia el pasado, un recorrido por el que Rosa Montero nos arrastra con un talento y una maestría asegurados. Su escritura, unas veces violenta y otras calmada, está al servicio de un relato inquietante que mantiene al lector sin aliento.» Paris Match

Sobre La loca de la casa

«Se lee, de principio a fin, en un puro movimiento de placer.»

Mario Vargas llosa

«De todo ello resulta un texto apasionante de lo que llamamos autoficción, porque habla de un yo auténtico que, siendo, puede no ser, revivido en un artefacto ficcional compuesto de imposturas y verdades. Y es un yo sincero, inconformista, valiente, rebelde y vitalista, que construye su íntima confesión con conocimiento y sensibilidad, en un texto escrito con pasión, espontaneidad y frescura (…).» ángel Basanta, El Cultural

«Mientras uno está leyendo el último libro de Rosa Montero, La loca de la casa, y cuando lo ha terminado, el sentimiento general es el de familiaridad y camadería. Dan ganas de abordarla y, de tú a tú, decirle: «Chica, vaya historias que me acabas de contar.» Y luego atarla para que no se escape; obligarla a seguir contando, porque nos ha inoculado el virus de una curiosidad desatada.»

loCa BeCCaria, ABC Cultural

«Sería más ciego que Homero si mi pasión no me dejara ver que Rosa Montero está atiborrada de talento, y cuando embraga párrafo no pone freno a su desbordada fantasía. Esta estupenda y muy sugerente escritora posee un adjetivo con hechizo y goza en el acto de escribir.»

Matías antolín

«Rosa Montero en La loca de la casa (Alfaguara) pone en juego todas sus artimañas de veterana escritora de ficción y el desparpajo y la alacridad de su larga dedicación periodística.»

José luis garCía Martín, La Nueva España

«Nos encontramos ante un ameno y sugerente ensayo en el que Montero esboza una apasionada defensa de la literatura: una autobiografía falsa y sincera que posee además la virtud de indicarnos el camino que lleva hacia otros muchos libros.»

PaBlo Martínez zarraCina, El Correo

Sobre Historia del Rey Transparente

«En esta novela de Rosa Montero ese afán por captar el poder exorcizador de la fábula está presente desde las primeras líneas… No es más que literatura.»

Juan a. Juristo, ABC de las Artes y las Letras

«Un hermosa, grave e iridiscente novela sobre la compasión humana»

ernesto ayala-DiP, Babelia, El País

«Historia del Rey Transparente es una feliz incursión que Rosa Montero hace en el género de aventuras y en una lograda mezcla de éste con la novela histórica, el relato fantástico y la leyenda mitológica»

iñaki ezquerra, El Correo Español

«Un hermoso alegato al ser humano y al mundo en el sentido más general del término… Inteligente novela» sonia HernánDez, La Vanguardia

Sobre Instrucciones para salvar el mundo

 «(…) He admirado siempre su capacidad de comunicación, sus inquietudes éticas y la variedad de registros en novelas tan distintas como Te trataré como una reina, Temblor o La hija del caníbal.»

J. a. MasoliVer róDenas, La Vanguardia

«Instrucciones para salvar el mundo supone un giro radical con respecto a su anterior novela, pero ese cambio de registro es algo habitual en Montero, partidaria de escribir “siempre desde las fronteras, desde donde ya no sabes hacerlo”.» La República (Perú)

Sobre La ridícula idea de no volver a verte

«El de la muerte es un tema radiactivo, que no conviene trata con las manos desnudas. Pero Rosa Montero lo ha manejado con los guantes del estilo. Y gracias a ello, ese es su premio, todo lector dirá: Madame Curie c’est moi.»

riCarD ruiz garzón, El Periódico de Catalunya

«A caballo entre las confesiones propias y la biografía de Madame Curie, el libro de Rosa Montero nos ofrece la mejor experiencia de lector, la de ver reflejadas en palabras nuestras propias experiencias y emociones. He pasado por sus páginas con la adicción del lector cómplice.»

alonso Cueto, La República (Perú) Sobre El peso del corazón

«Lo interesante —y lo atrevido— de estas dos novelas [el díptico de ciencia ficción Lágrimas en la lluvia y El peso del corazón] de Montero es, pues, la falta de prejuicios a la hora de zambullirse en la literatura popular sin ninguna coartada como salvavidas. Eso y la facilidad con que la autora logra que sigan siendo, esencialmente, novelas de Rosa

Montero.»

JorDi Costa, Babelia, El País

«Y he aquí el segundo punto a favor de esta suerte de híbrido sci-fi noir que construye Montero: las bases de su experimento, su viaje a ese futuro que no tarda en convencer por mostrarse dolorosamente real y, en cierto sentido, cercano, son sólidas, porque provienen de la (mejor) novela negra clásica. Sí, porque una vez más, Montero da con la dosis exacta de cada uno de los géneros para que la cosa funcione.»

laura FernánDez, El Cultural