Pàmies es una editorial independiente que echó a andar en 2007 con la premisa de hacerse un hueco en el panorama literario español, cosa que creo que hemos conseguido. Nos centramos en la ficción, más concretamente en la novela histórica, la novela negro-criminal y la romántica; esta última bajo el sello Phoebe. Todo ello no quita para que tengamos algún que otro título, pocos, que no casen con ninguno de estos géneros, y nos hayamos aventurado en el terreno de la no-ficción deportiva con nuestra colección Crónicas.

A pesar de todos los problemas que conlleva entrar en el mercado de la novela de género, y más en un momento como este en el que la crisis azota todos los ámbitos del comercio, hemos seguido una política de títulos coherente, atractiva y, por qué no decirlo, innovadora, y hemos conseguido ser un referente en los tres géneros que conforman nuestro «núcleo duro», como nos gusta llamarlo. Ahora, con esta nueva página web, queremos haceros llegar la información sobre nuestros libros y todo lo referente a la editorial de una forma más visual, clara y sencilla.

¡Espero que hayamos acertado y que os guste!

Un cordial saludo,

Carlos Alonso

Editor de Pàmies

Florencia, año 1501. Miguel Ángel Buonarroti es prácticamente un desconocido cuando regresa a su ciudad natal y consigue el encargo de tallar, a partir de un deforme bloque de mármol, la que se convertirá en la escultura más famosa de todos los tiempos: el David. Pero pasan las semanas, y, bloqueado por la magnitud del trabajo, rendido ante la gigantesca piedra, Miguel Ángel se desespera… hasta que el mármol comienza a hablarle. Entonces da inicio un febril trabajo de cincelaje, siempre bajo la espada de Damocles de la inminente fecha límite de entrega.
Mientras tanto, la vida de Leonardo Da Vinci se desmorona: pierde el ansiado encargo de esculpir el David; parece no poder acabar ningún proyecto; vive obsesionado con sus fallidos intentos por volar; está a punto de morir en combate, sus diseños mecánicos fallan estrepitosamente y se encuentra hechizado por una mujer que ha conocido en el mercado, la esposa de un mercader, cuyo retrato acepta pintar por encargo del marido. Su nombre es Lisa, y se convertirá en su musa.
Leonardo desprecia la juventud y la falta de sofisticación de Miguel Ángel. Y Miguel Ángel detesta y venera al mismo tiempo la genialidad de Leonardo.
Stephanie Storey nos traslada de forma magistral al inicio del siglo XVI, concretamente a Florencia, la ciudad que será el centro mundial de las artes en esos años, y consigue entrar con una sensibilidad extraordinaria en las mentes y las almas de los dos grandes maestros del Renacimiento.

Leonardo y Miguel Ángel

Stephanie Storey

Leonardo y Miguel Ángel es su primera novela, fruto según afirma de veinte años de investigación y sustentada en la historia real. Una obra en la que se respira arte por todas sus páginas, mientras asistimos al duelo de talentos de proporciones legendarias entre dos genios del arte, recreando uno de esos episodios históricos que no son de dominio público, que de primeras parece la invención original de un escrito imaginativo, para dejar  lector sorprendido y cautivado con esta revelación. 

La autora intenta dar respuesta a un interrogante sugerente:  ¿quedó en tablas el "combate artístico" entre Leonardo y Miguel Ángel? Ambos coincidieron en Florencia durante unos pocos años, compartieron sala mientras realizaban unos frescos que dejaron sin acabar. Pero antes de esto, en la misma ciudad, llevaron a cabo sus obras más emblemáticas, cuya culminación a la autora para dictar un veredicto sobre el resultado de este duelo sin cuartel. Por supuesto, no puedo desvelarlo, tendrás que leer la novela y llegar hasta el final. 

Leonardo y Miguel Ángel coincidieron en Florencia entre los años 1501 y 1505. Cada uno de ellos llegó a la ciudad en diferentes circunstancias que se narran en la novela. Leonardo, con 50 años, maestro de fama contrastada, conocido por sus inventos y creaciones en los ámbitos de la ingeniería, la ciencia y la pintura, deja la ciudad de Milán por obligación, buscando "un nuevo hogar, un nuevo patrono, una nueva vida, un nuevo legado"

Por su parte, el joven Miguel Ángel regresa a la ciudad esperando ser recibido como un héroe después de haber despertado la admiración del papa y de la ciudad de Roma con su escultura la pietá. Pero encontrará un recibimiento muy diferente al sufrir el desprecio de su familia y la indiferencia de una ciudad que no le identifica como el autor de la obra. 

En esta ciudad se producirá el primer encuentro entre los dos genios, tenso, saltando chispas desde el primer momento, especialmente cuando Miguel Ángel le "robe" a Leonardo el encargo de tallar una escultura en un bloque de mármol legendario, rodeado de misterio, el más famoso de la historia. Mientras aquel se enfrenta a la complicada empresa, intentando encontrar el alma de la piedra, Leonardo se entregará a proyectos de ingeniería ambiciosos pero fallidos, hasta que conocerá a una mujer que le hechizará y le llevará a aceptar el encargo de su marido de realizarle un retrato. Su nombre es Lisa, y se convertirá en su musa. 

Opina un aprendiz de grandes opinadores, valenti fainë y otros

La nord-americana Stephanie Storey, historiadora de l'art, arrenca d'aquesta rivalitat per imaginar la part que li pot correspondre a la fúria emulativa en l'execució de dues obres tan apreciades com el David i la Mona Lisa. I ho fa en una sòlida i entretinguda novel·la que, en basar-se en llargues investigacions, no necessita recórrer a vacus preciosismes per arrebossar mancances documentals.

Leonardo i Miquel Àngel, els dos cims del Renaixement italià, van coincidir a Florència entre 1501 i 1505. Leonardo rondava la cinquantena, mentre que el genial Buonarroti era un jovenet d'uns 25 anys a qui Da Vinci, que no vivia els seus millors moments, mirava de dalt a baix. No obstant això, va ser Miguel Ángel qui es va fer amb l'encàrrec d'esculpir el David, tasca que executaria mentre Leonardo pintava La Gioconda. Després, tots dos es van veure confinats en una mateixa sala de l'Ajuntament florentí per submergir-se en un duel de titans: pintar sengles frescos bèl·lics en murs oposats. Tots dos van quedar inacabats.

La nord-americana Stephanie Storey, historiadora de l'art, arrenca d'aquesta rivalitat per imaginar la part que li pot correspondre a la fúria emulativa en l'execució de dues obres tan apreciades com el David i la Mona Lisa. I ho fa en una sòlida i entretinguda novel·la que, en basar-se en llargues investigacions, no necessita recórrer a vacus preciosismes per arrebossar mancances documentals.

Leonardo Da Vinci vs Miguel Angel