17. Nov, 2016

Dylan no recojera por compromisos adquiridos el Nobel de Literatura segun comunicado

• ← Back



Bob Dylan: “If I accept the prize? Of course.”
On 13 October, 2016, the Swedish Academy announced that this year’s Nobel Prize in Literature is awarded to Bob Dylan "for having created new poetic expressions within the great American song tradition".
This week Bob Dylan called the Swedish Academy. “The news about the Nobel Prize left me speechless”, he told Sara Danius, Permanent Secretary of the Swedish Academy. “I appreciate the honor so much.”
It has not yet been decided if Bob Dylan will attend any events during the Nobel Week in Stockholm in December. The Nobel Foundation will share information as soon as it is available.

Press Contact:
Annika Pontikis
Director of Communication
The Nobel Foundation

Imprescindible para los seguidores de Dylan, el libro del profesor Christopher Ricks analiza con mirada crítica las composiciones del cantante y poeta norteamericano -al que emparenta con los grandes poetas anglosajones T. S. Eliot, Gerard M. Hopkins, Tennyson, John Donne, William Blake y Philip Larkin- comparando incluso al bardo norteamericano, por su genio, ingenio y desenvoltura para saltarse las normas, con el propio William Shakespeare, a quien se conoce popularmente en los países anglosajones como "The Bard". En este brillante análisis, firmemente argumentado con los vastos conocimientos literarios de una larga vida académica dedicada a estudiar la poesía de T. S. Eliot, Milton, Tennyson y Keats, el profesor Ricks, catedrático de Literatura Inglesa de la Universidad de Oxford, analiza las principales canciones de Dylan en un intento de desentrañar dónde reside su misterioso atractivo. Ricks se propone averiguar por qué considera que pertenecen por pleno derecho al acervo de la poesía contemporánea. Ricks, a quien algunos sitúan junto a Harold Bloom en la cima de la crítica anglosajona contemporánea, no trata de convencernos de la calidad intrínseca del compositor norteamericano, sino que se limita a desmenuzar las letras de las canciones de Dylan y a analizar su modo de interpretarlas para averiguar por qué poseen esa magia que hace que se sigan escuchando cuarenta años después. Ateo confeso, Ricks utiliza como armazón para su análisis -no sin cierta zumbapecados capitales, virtudes teologales y hasta "gracias divinas", consiguiendo detectar toda clase de resonancias bíblicas incluso en canciones no pertenecientes a esa época religiosa que, para algunos de nosotros, resulta la menos interesante.

Dylan poeta visiones del pecado

Crítico literario británico, es profesor de Humanidades en la Universidad de Boston y codirector del Instituto de Estudios Editoriales de la misma universidad. Anteriormente, fue profesor de Poesía en la Universidad de Oxford (Reino Unido) y presidente de la Asociación de Investigadores y Críticos Literarios. Es un experto en la poesía victoriana y un apasionado de Bob Dylan.

El premio Nobel de Literatura de 2016 otorgado al cantautor Bob Dylan no cesa de estar en boca de todos. Sin ir más lejos, el novelista Alberto Olmos escribió, en El Confidencial, que "todo aquel que se alegre del Nobel de Literatura a Bob Dylan no lee, a buen seguro, ni una novela al mes". La verdad, no entiendo las razones del enfado de Olmos, pues en su Alabanza, publicada en 2014, ambientada en un futuro cercano, Dylan recibía el premio Nobel de Literatura: "A fin de cuentas, muchos escritores llevaban décadas ponderando los méritos literarios de Bob Dylan. [...] La fenomenal polémica que se desarrolló en los medios de comunicación duró semanas y, al cabo, se dio por buena la tesis de que todo era literatura (la música, el cine, los cómics) por lo que la Academia Alfred Nobel había hecho bien en certificar esa verdad horizontal acerca de un arte que parecía anticuado pero que sólo sufría la tiranía de un soporte".

No obstante, creo que es conveniente decirlo ya mismo, las primeras noticias sobre la candidatura de Bob Dylan al Nobel de Literatura comenzaron a escucharse en 1996 cuando en Suecia se organizó un comité de campaña, encabezado por el más mediático de los miembros de la generación beat, el poeta Allen Ginsberg (que en 1971 grabó con Dylan su primera colaboración musical, First Blues, aunque el álbum no apareció hasta 1983) y Gordon Ball, profesor de la Universidad de Virginia. Desde entonces, no hay año que el nombre del autor de Blowin' in the Wind, Like a Rolling Stone y Mr Tambourine Man no entre en las apuestas de la casa londinense Ladbrokes, casi tantas veces como los nombres de Haruki Murakami, Philip Roth y Joyce Carol Oates.

Ginsberg tenía claro, en aquel año ya un tanto lejano de 1996, que si la poesía fuera una disciplina olímpica, Dylan coleccionaría medallas: "Dylan es uno de los más grandes bardos y juglares norteamericanos del siglo XX y sus palabras han influido en varias generaciones de hombres y mujeres de todo el mundo". Del mismo parecer es el prestigioso profesor de la Universidad de Oxford Christopher Ricks que, en su ensayo, Dylan poeta: visiones del pecado (hay edición española en la editorial Langre, 2007), no duda en comparar a Dylan con T.S. Eliot, Alfred Tennyson, John Donne y, por si poco, con William Shakespeare. Al igual que el arte de estos poetas, "el de Dylan es un arte en el que los pecados se desnudan (y se los resiste), las virtudes se valoran (y se manifiestan), y las gracias se devuelven a casa".

Opiniones de importates Literarios escritores/as El Periodico de Barcelona)

VALENTI FAINË

 

De tota manera, des del meu punt de vista és injust jutjar els versos de Bob Dylan en les seves cançons com a pura poesia, ja que seria com jutjar la prosa de Gabriel García Márquez com a document històric. Així de senzill, així de vehement.

 

 

 

CARE SANTOS

«De alguna manera hay que ordenar el mundo. Y Bob Dylan es cantautor, músico, compositor de canciones, pero no es escritor. Hay otros premios que no son literarios y otros escritores de primera línea que sí merecían este premio y seguimos esperando que lo reciban. Mi impresión es que la Academia ha decidido que este año todo el mundo tenía que hablar del Nobel».

JOAN-LLUÍS LLUÍS

«Es difícil decidir qué cantautor escribe mejor, porque es una clasificación en la que nadie piensa. Cohen me parece literariamente más profundo que Bob Dylan. Dicho esto, el Nobel atribuido a Dylan me satisface enormemente porque así que sea un poco más fácil defender que la canción no es solo un estilo musical sino un género literario completo».

CRISTINA FERNÁNDEZ CUBAS

«Estoy tan sorprendida con la noticia que aún la estoy digiriendo. Lo que predomina en mí es la estupefacción de que una institución tan vetusta como la Academia Sueca haya sido capaz de marcarse una modernidad de este calibre, que tiene, claro esta, una buena dosis de provocación. Y vaya por delante que a mí Dylan me gusta y no le niego los méritos poéticos».

MIKEL SANTIAGO

¿Qué pienso del Nobel a Dylan? Basta con decir que Tangled Up in Blue ha sido la inspiración para algún personaje de mis thrillers. El tío es un poeta genial y un puente que explica la música (y sí, también) la literatura actual ¡y además sigue vivo! Era hora de que un bardo del folk rock pisara la alfombra de la Academia Sueca. Yo lo celebro. ¡Rock on!

LORENZO SILVA

«No diré que Bob Dylan no tenga mérito literario. O que no merezca el recibir el Premio Nobel de Literatura. Quién soy yo para decir tal cosa. Lo que yo digo es que prefiero un Nobel como el del año pasado, que difunde a una inmensa creadora que no era ya una estrella planetaria, como Svetlana Alexiévich, y cuya única arma es la palabra».

JAUME SUBIRANA

«Ha sido una buena noticia, para la literatura y para la Academia. Me ha sorprendido el bosque de cejas enarcadas; me pregunto si habría pasado lo mismo con un novelista, un autor desconocido o alguien de un país en guerra en el tercer mundo. A veces está bien aceptar que la literatura puede ser (y quiere ser) más cosas que lo que nosotros creemos o de lo que nos gusta».

TONI SALA

«Yo a Bob Dylan le habría dado el Premio Nobel de Literatura, el Premio Nobel de Medicina, el Premio Nobel de la Paz además del el de Física y el de Química. Soy un incondicional. Por otra parte, no acabo de entender qué tiene que verla palabra Academia con la palabra Literatura».

PERE GIMFERRER

«Dicen que es un compositor de letras de canciones, pero... ¿alguien hubiese encontrado mal un Premio Nobel a Jacques Prévert? No lo creo. ¿A Georges Brassens? Tampoco. ¿La diferencia es que uno es francés y Dylan más moderno y de EEUU? A ver si recordamos que la poesía de los trovadores toda fue escrita para ser cantada. Y nadie los discute».

ENRIQUE DE HÉRIZ

«Cuando pongo Dylan, mi hija refunfuña: «Ya está papá matando al gato». Gato es lo que nos han dado con el Nobel. Con el chantaje de que si al verle el bigote exclamamos que no es liebre quedaremos retratados como rancios y anticuados. Con lo que cuesta que se asimile buena literatura con esfuerzo intelectual, va la academia y bendice la playlist como género literario».