La historia transcurre en dos ambientes: el rural y el urbano. El primero tiene lugar en un pueblo de las cercanías de Madrid y el segundo en la propia capital del reino.
A partir de un hecho puntual se describe el ambiente de la época y la idiosincrasia de personajes inconfundibles del mundo rural de finales del XIX: el infortunado niño de inclusa que tiene que sobrevivir en un mundo hostil y deshumanizado, que vive en el viejo caserón del hospital de la Caridad, como lo hizo Cuasimodo en la catedral de Notre Dame de París; el señor déspota, explotador, aprovechado y con aspiraciones políticas; la desdichada muchacha que tiene que soportar las iras del padre y los abusos del “señor”; la señora beata callada y compungida, amante de Dios; el gañán tirano y dominador de la familia, el viejo labrador listo y socarrón con una filosofía parda aprendida de la vida. Un cura manipulador conductor sin escrúpulos de la vida de los feligreses de su parroquia; unos regidores municipales autoritarios y sin luces que solo buscan su beneficio particular, y unas monjas bondadosas manipuladas por los curas de la parroquia.
Y urbano: un ilustrado maestro educado en la Institución Libre de Enseñanza (ILE) y una periodista americana, venida a Madrid para cubrir la Guerra de Cuba, de la que se da cumplida información, desde la voladura del acorazado Maine hasta la oprobiosa firma de la llamada Paz de París en diciembre de 1898.

Cien años después de la tragedia el hundimiento del buque Lusitania sigue rodeada de múltiples controversias, y nunca se sabrán las razones reales que llevaron al comandante alemán Walther Schwieger a torpedear un buque mercante inglés con 2.000 personas a bordo, con el resultado de 1.201 muertos, entre los cuales se hallaban 128 ciudadanos norteamericanos.

18’. LA HISTORIA OCULTA DEL BUQUE LUSITANIA”

Isaías Ayuso Reyeros
(Madrid, 1949)
Isaías Ayuso Reyeros nació en Madrid el 3 de junio de 1949. Cursó estudios de Bachillerato, Maestría Industrial y Obras Públicas. En 1965 comienza a trabajar en el estudio del arquitecto Rodolfo García Pablos y posteriormente en U.I.A., formando parte del equipo de urbanistas de Javier de Mesones Cabello con el que desarrolló una larga e intensa vida profesional dedicada al planeamiento y urbanismo en general, obteniendo diversos premios comunitarios y nacionales, el último el Arturo Soria y Mata de la Comunidad de Madrid por el P.A.U. y Plan Parcial “Monte Carmelo” de Madrid. Es Técnico Urbanista, Master de Urbanismo por la Escuela Libre de Derecho y Economía, y Diplomado Urbanista por diversas escuelas y estamentos oficiales: Escuela de Estudios Urbanísticos, Instituto de Derecho Administrativo, Revista de Derecho Urbanístico, entre otras. Es miembro de la Asociación Española de Urbanistas desde 1983, con la que ha participado en diversos Congresos y Seminarios. En 1994 fundó la sociedad AUGE 3D S.L., dedicada a la Ingeniería, Urbanismo y Planificación de obras. En enero de 2012, funda la sociedad AUGEJOBS S.L., así como la web “emkuentra.com”, dedicado a la promoción y fomento profesional para la búsqueda de empleo. Ahora, ya jubilado, dedica todo su tiempo a leer historia antigua, con la sola idea de que le sirva de inspiración para escribir su próxima novela. Esta es su tercera publicación: en el año 2.000 la Comunidad Autónoma de Madrid le publicó “El Colmenar que Vivimos” y en 2012 publicó “7 Cuentos Cortos”

 

¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?

La historia surgió a partir de dos inquietudes que un día se quedaron sin resolver.

La primera fue cuando me estaba documentando para un cuento marinero titulado “Mis Nereidas”, incluido en mi anterior publicación “7 Cuentos Cortos”. Resulta que leyendo de aquí y de allá en Internet, cuentos clásicos, fábulas populares y extraños y controvertidos hundimientos de barcos, me encontré que en varias web y publicaciones se atribuía la entrada de Estados Unidos en la primera guerra mundial al hundimiento del buque Lusitania. En aquél momento lo dejé pasar porque estaba a otras cosas, pero me llamó la atención que se estableciera con tanta rotundidad esa causa-efecto. Me extrañó sobre todo porque el hundimiento del Lusitania ocurrió en mayo de 1915 y la declaración de guerra de EEUU a Alemania se produjo en abril de 1917, casi dos años después.

Sí que tardó en hacer efecto la muerte de 1.201 personas, entre las que se encontraban 128 ciudadanos norteamericanos, me dije.

Seguramente esos datos quedaron escondidos en algún lugar recóndito de la zona izquierda de mi cerebro, que es donde reside la parte lógica y sensata del cerebro humano.

Y la segunda, surgió también de mi anterior publicación “7 Cuentos Cortos”. Resulta que me quedó pendiente de cerrar un cuento titulado: “el jorobado del hospital de la Caridad”, cuento que de haberle terminado hubiera sido el octavo, pero en aquél entonces fui incapaz de “cerrarlo” como digo yo, y se quedó ahí perdido en la zona derecha de mi cerebro, en donde reside la creatividad, el sentimiento y la emoción. El tal jorobado, de nombre Costica, era un hombre misterioso que, al igual que Quasimodo habitó en el campanario de la catedral de Norte Dame de París, este lo hizo en el viejo caserón del antiguo hospital de la Caridad, luego reconvertido en teatro. Un personaje llano, humilde, pleno de bondad y de características físicas muy similares al deforme personaje de Víctor Hugo, aunque yo quería dotarle de mayor humanidad y sensibilidad que aquel, si cabe.

Así surgieron dos historias entremezcladas y aparentemente distintas, aunque realmente no lo son, porque los personajes se entremezclan y se retroalimentan desde el inicio de la primera parte hasta el final de la segunda. 

Esta es la explicación consciente y creíble, la explicación surrealista y ciertamente absurda, aunque más cercana a la realidad, es que en un momento dado en mi cabeza se produjo un afortunado cortocircuito que hizo que se entremezclaran ambos hemisferios, convirtiendo mi cerebro en un amasijo de cables sobresaturados de información aún sin procesar corriendo alocadamente de un lado a otro como la corriente continua circula por un circuito impreso. 

Así de “simple” fue la génesis de esta novela.

¿Cómo fue el proceso creativo de la misma?

No sé si al final he dicho que la novela se divide en dos partes.

La primera se titula “La maldición del teatro Caridad”. La historia transcurre a finales del siglo XIX y principios del XX. Todo surge a partir de la infernal vida que lleva Costica Marginan, el “Quasimodo” del pueblo donde trascurre la historia, y de una hija suya surgida de su casamiento con Lísela una muchacha maltratada y ultrajada por el señor de una gran hacienda en donde es criada interna.

A partir del nacimiento de María la historia comienza a mezclarse con la segunda parte, primero en Madrid y después en New York.

La segunda parte se titula “La historia del buque Lusitania” y es donde Julieta la protagonista, periodista de profesión y madre adoptiva de María, casualmente descubre una trama destinada al tráfico ilegal de armas entre EEUU y los aliados europeos, principalmente con Inglaterra. La tragedia del hundimiento del buque Lusitania la vive Julieta en primera persona porque ella viaja en él tratando de descubrir a los culpables.

 

¿A todos nos suena la historia del buque Lusitania… ¿Cómo crees que puedes sorprender al lector?

A partir del hundimiento, Julieta la protagonista de la historia desarrolla diversas líneas de investigación para tratar de desenmascarar a los culpables de la tragedia: en Liverpool, origen y destino de las armas, en la embajada alemana en Washington, las fábricas de armas, y finalmente en varios estamentos oficiales, ayudada por Toni, que es lo que hoy llamaríamos un “garganta profunda”, un funcionario del Departamento de Estado y después del Tesoro de los Estados Unidos.

Las informaciones obtenidas a través de la investigación que ella y su compañero Roy llevan a cabo, les conducen a descubrir los entresijos de una maquiavélica e ilegal “organización” o trust, cuyo acrónimo es “E.A.G.LE.” (europea & American Grupo Leader Erg.), financiero y armamentístico, en el que están implicados altos cargos de la administración americana e inglesa.

El lector se sorprenderá no de la trama descubierta, de por sí ya novedosa, sino del desenlace final, porque la llamada “organización”, cuando se ve amenazada, despliega una violencia extrema contra Julieta a la cual tratan de asesinar en el metro de NY, contra Roy al cual llegan a asesinar en un oscuro callejón de la W.65th. St., e incluso atentando contra María (llamada en América Mery Ane) la hija adoptiva de Julieta.

 

¿El relato es puramente histórico o has introducido elementos de ficción?

El relato es mixto, los hechos y personajes de ficción se entremezclan con personajes y hechos de la historia real, llegando a confundirse entre ellos hasta ser difícil distinguir ambas situaciones para aquél que no conozca con precisión la historia real. 

 

¿Por qué has querido que el título principal de la novela sea “18’”, es decir 18 minutos?

Porque esa cifra condensa todo el drama del buque Lusitania. “18’” Es el tiempo que tardó el buque en hundirse, desde que impactara el torpedo en su lado de estribor hasta que su popa desapareció de la superficie marina. Durante los juicios que se celebraron en Londres y en New York varios testigos coincidieron en dar esa cifra. 

Y es también una de las principales controversias que cien años después aún persisten, por su rápido hundimiento. Fíjate que tres años antes tuvo lugar la tragedia del Titánica, pero éste a diferencia del Lusitania tardó en hundirse más de una hora.

La rapidez de su hundimiento ha dado lugar a múltiples hipótesis sobre la carga que llevaba el Lusitania en sus bodegas, atribuyendo la segunda explosión no al impacto de un segundo de torpedo como argumentan algunos autores, sino a las armas, explosivos y metralla que transportaba el buque de forma ilegal ya que era un buque mercante que transportaba pasajeros civiles.

 

¿Tienes algún nuevo reto en mente?

Sí, sorprendentemente para mí mismo ya tengo algo. Cuando terminé los “7 Cuentos Cortos” un librito con apenas 100 páginas, me encontraba mentalmente agotado, creía haberme quedado “seco” de ideas para siempre, pero apenas dos meses después surgió esta novela con cerca de 800 páginas, que me ha tenido ocupado los últimos tres años.

Bien, pues al igual que entonces, cuando terminé “18’”, me dije igual: este es el final, ya no se me ocurrirá nada. Pero no, afortunadamente la semana pasada me puse delante del ordenador y ya tengo el esbozo de una nueva historia que contar.

 

 

 

 

En nuestra modesta opinion

 

 

En nuestra modesta opinion el Autor hace, un buen Recordatorio de una historia tan real como la vida misma.

Hace cien años, el 7 de mayo de 1915, la Cunard crucero de lujo Lusitania fue hundido por un torpedo alemán en la costa irlandesa. Fue el, barco de pasajeros más lujoso de la historia para haber navegado los mares y, como el Titanic, se cree que es invulnerable. Pero de los 1.959 pasajeros a bordo, 1.195 murieron, entre ellos 128 ciudadanos estadounidenses.

 

No entendemos por qué se ha escrito tan poco sobre esta historia, será quizá porque aún hay intereses y no se quiere remover mucho los efectos colaterales de responsabilidades de tantas vidas.

El submarino resultó ser un arma muy eficaz en ese sentido y que Alemania decidió utilizar en una importante ruptura con la guerra naval contra mercantes y buques civiles. El Lusitania fue pensado para ser inmune a un ataque de ese tipo porque nadie podía imaginarlo. Ya era bastante difícil imaginar la Marina alemana va después de los buques mercantes

La verdad es que el libro es un perfecto recordatorio de todo lo ocurrido, quizá nos sobra este punto de Ficción en que los Autores se basan hoy en dia para no sabemos si darle mucha más realidad o por qué no decirlo darle mucho más interés, por aquello del miedo de recordar lo que es y ha sido una Historia Real.

Luego, a lo largo viene la Lusitania mayo 1915 en aguas que Alemania había determinado como una zona de guerra. Ellos dijeron: "Si introduce estas aguas, lo hace bajo su propio riesgo." El resto, como dicen, es historia.

 

 

Una Felicitación de pensar en aquellos que ya no existen y que nunca podrán contarlo y como no realmente hacer un recordatorio de más de lo sucedido en las asquerosas, cuestiones de las Armas, si tuviéramos que valorar el daño que han hecho creo que realmente es incalculable.

Fuera las Guerras las Armas y los males del Mundo.