Gracias a la Editorial Algaida por el ejemplar.
En el año 1241 una horda de feroces guerreros se precipita desde las estepas al centro de Europa. Sedientos de sangre y de saqueos, les precede su fama de crueldad: son los tártaros, cuyo nombre ya es sinónimo de terror. Confiado en la ayuda de unas tropas cristianas que avanzan con lentitud, el ejército de Enrique II, duque de Silesia, será aniquilado en la batalla de Legnica, y cuando lleguen sus aliados solo encontrarán ciudades arrasadas y poblaciones que han huido. De regreso de Tierra Santa, Eustachius von Felben, un monje guerrero de la Orden de los caballeros teutónicos, cruza aquellas tierras desoladas. Es un hombre de armas, animado sin embargo por una fe ardiente. Su misión es escoltar a un mercader veneciano con un importante encargo del dogo de Venecia para el Gran Maestro de la Orden y un regalo de valor inestimable: una cruz cuajada de gemas que había pertenecido a Santa Elena, madre del emperador Constantino. Después de casi veinte años de batallas en Tierra Santa, Eustachius tendrá que medirse con otros infieles más peligroso que los turcos o los sarracenos, y que están mucho más cerca de las fronteras del mundo cristiano.

LA CRUZ PERDIDA

Guido Cervo (1952, Italia) es un novelista italiano , autor de novelas históricas, que vive y trabaja en Bergamo, donde enseña Derecho y Economía.
Sus novelas todos publicados por Piemme, son el resultado de una extensa investigación histórica.
Autor de diversos ensayos históricos, su primera novela, 'Romanus Sum', cosechó un enorme éxito tanto entre los lectores como entre los críticos.
También ha publicado La Legione invincibile, continuación de las aventuras de Valerio Metronio, L´onore di Roma y L'aquila sul Nilo.

En su huida su camino se cruzará con un peculiar grupo de comandado por Eustachius von Felben, un monje guerrero de la Orden de los caballeros teutónicos. 

Este grupo se convertirá en protagonista de la novela, con un personaje el de Eustachius que consigue cautivarnos, un monje que ha regresado de Palestina para proteger los bienes de la Orden, sumido en la desilusión y el desengaño por lo vivido en Tierra Santa. Acompañado del joven Wilfred, su pupilo y aspirante a caballero a su servicio durante más de dos años, se convertirán en la escolta de un joven mercader veneciano que tiene un importante encargo del doge de Venecia para el Gran Maestro de la Orden y un regalo de valor inestimable: una cruz cuajada de gemas que había pertenecido a Santa Elena, madre del emperador Constantino. 

El peculiar grupo se adentrará en las tierras de Silesia y serán testigos de la desolación provocada por el ejército mongol y la angustia de las gentes cristianas. Forjados en numerosas pruebas, nada de lo que habían experimentado en Palestina se podrá comparar a lo que les espera en esta peligrosa aventura que se convierte en la trama principal de esta entretenida novela. 

 

La novedad con la que la editorial sevillana Algaida despide el año es una novela histórica de aventuras ambientada en la primera mitad del siglo XIII y protagonizada por un monje guerrero teutónico que tiene la misión de escoltar hasta Tierra Santa a un mercader veneciano que porta una valiosa reliquia. La novela, que ha sido escrita por el italiano Guido Cervo, inicia la primera parte de la trilogía "El teutón" (Il Teutone), publicada por vez primera por la editorial italiana Piemme (La croce perduta), y a la que sigue La battaglia sul lago ghiacciato y La setta dei mantelli neri. Guido Cervo es autor de otra serie de novela histórica ambientada en el Imperio romano, en torno al siglo III d. C., además de otras novelas que tienen lugar en períodos diversos como la Guerra de las Galias o en las conquistas de Atila el Huno.