Drácena pretende difundir textos editados y extraviados en el tiempo y, por supuesto, tantos cuantos inéditos nos gusten, con una única condición: que hayan sido concebidos en lengua española.

Hay otras editoriales que se ocupan de traducir; nosotros sólo de autores en castellano, preferentemente del siglo XX hasta nuestros días. No importa de dónde sean y cómo vengan, ni ellos, ni sus textos; lo que importa es su uso acendrado y particular de la lengua para recrear el mundo. A eso, a su literatura, nos atendremos siempre para editar un texto.

Y como dijo el indio que «el mundo es ancho y ajeno» y sus extremos son infinitos y recónditos, hemos dispuesto los medios, en papel y en e-book, para alcanzar velozmente a todos; tanto en esta ribera como en la otra del Atlántico e, incluso, más allá.

A los 70 años de aquel abominable asesinato, en un frontón de Barcelona, se relatan

Gastón Segura
Nació en Villena en 1961. Se
trasladó a Caudete a los siete
años, y entre ambos pueblos pasó
su vida hasta que, a su
debido tiempo, marchó a Valencia
para licenciarse en Filosofía.
En 1990, se instala en Madrid, y
tras probar suerte en diversos
oficios, en 1996 decide dejarlo
todo para dedicarse a la escritura.
En 1999, resultó finalista absoluto
del XXIII Premio Azorín con
su primera novela, todavía inédita,
Las calicatas por la Santa
Librada. Ha publicado las
crónicas africanas A la sombra
de Franco (2004) e Ifni: la guerra que silenció Franco (2006),
también la crónica local, El coro de la danza (2006), el ensayo
Gaudí o el clamor de la piedra (2011), que resultaría seleccionado
como lectura recomendada en los cursos de doctorado de
Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de
Madrid, y la novela Stopper (2008), que también sería distinguida
como “lectura imprescindible” por el Dpto. Lenguas Modernas de
la Universidad Estatal de California. Añadiremos que Drácena le
ha editado Los cuadernos de un amante ocioso (2012) y Las
cuentas pendientes (2015).

      

En la primavera de 1947, don Juan de Borbón divulgaba un manifiesto en Estoril y, a la vez, publicaba una entrevista en The Observer, de Londres, proclamando la necesidad de una España reconciliada y democrática. Aquel año, la dictadura del general Franco vivía un momento aciago, pues la ONU acababa de decretar su aislamiento internacional, y estas dos proclamas del conde de Barcelona, que tuvieron una gran repercusión en la prensa inglesa y norteamericana, podían resultar decisivas para alentar a los aliados a derribarla.

La reacción del régimen fue furibunda, en especial sobre la familia del corresponsal que realizó la entrevista para el semanario The Observer, el profesor Rafael Martínez Nadal. Hombre célebre y decisivo en nuestra literatura porque había salvado y, luego, editado en Londres, el manuscrito de El público, de Federico García Lorca.

Un crimen de Estado no es sino el relato de aquella venganza, tan despiadada como desconocida.

Gastón Segura 
Nació en Villena en 1961. Se trasladó a Caudete a los siete años, y entre ambos pueblos pasó su vida hasta que, a su debido tiempo, marchó a Valencia para licenciarse en Filosofía. En 1990 se instala en Madrid, y tras probar suerte en diversos oficios, en 1996 decide dejarlo todo para dedicarse a la escritura. 

En 1999, resultó finalista absoluto del XXIII Premio Azorín con su primera novela, todavía inédita, Las calicatas por la Santa Librada. Ha publicado las crónicas africanas A la sombra de Franco (2004) e Ifni: la guerra que silenció Franco (2006), también la crónica local El coro de la danza (2006), el ensayo Gaudí o el clamor de la piedra (2011), que resultaría seleccionado como lectura recomendada en los cursos de doctorado de Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, y la novela Stopper (2008), que también sería distinguida como “lectura imprescindible” por el Dpto. Lenguas Modernas de la Universidad Estatal de California. Además, Drácena le ha editado Los cuadernos de un amante ocioso (2012) y Las cuentas pendientes (2015).

 

Un crimen de Estado

Gastón Segura

Prólogo de Rafael Fraguas

ISBN: 978-84-946483-1-1

192 páginas

15’95 €

En la primavera de 1947, don Juan de Borbón divulgaba un manifiesto en Estoril y, a la vez, publicaba una entrevista en The Observer, de Londres, proclamando la necesidad de una España reconciliada y democrática. Aquel año, la dictadura del general Franco vivía un momento aciago, pues la ONU acababa de decretar su aislamiento internacional, y estas dos proclamas del conde de Barcelona, que tuvieron una gran repercusión en la prensa inglesa y norteamericana, podían resultar decisivas para alentar a los aliados a derribarla.

La reacción del régimen fue furibunda, en especial sobre la familia del corresponsal que realizó la entrevista para el semanario The Observer, el profesor Rafael Martínez Nadal. Hombre célebre y decisivo en nuestra literatura porque había salvado y, luego, editado en Londres el manuscrito de El público, de Federico García Lorca.

Un crimen de Estado no es sino el relato de aquella venganza tan despiadada como desconocida.