Durante el s.XIV, prácticamente ya sometidos los musulmanes que invadieron España en el año711.- tras ocupara Fernando III el Santo el valle del Guadalquivir, y someter a vasallaje el reino residual nazarí de Granada, los reyes cristianos, concretamente los hispánicos, se dedican a sestear entreteniéndose en constantes luchas vecinales entre ellos, y alguna que otra vez a corretear el reino musulmán de Granada con resultados alternativos. Y obviamente - ya estamos en plena época caballeresca - muy ocupados en la conquista de mujeres -moras o cristianas - ajenas al matrimonio de conveniencia que aconsejan sus cortesanos. La consecuencia, más allá de los problemas morales y políticos a que esta situación da lugar, es la aparición de el nuevo linaje de los bastardos, hijos de los reyes y de su amante de turno, que más tarde, aunque frecuentemente ennoblecidos por sus padres, dan lugar a disputar la corona al príncipe legítimo. Es la situación que se plantea en esta historia/novela al enfrentar al legítimo Rey don Pedro I de Castilla con su hermano bastardo el conde don Enrique de Trastamara. Un enfrentamiento a muerte sin cuartel, como comprobará el lector de esta obra, de una intensidad sin precedentes, que acaba con el asesinato del legítimo rey a manos del puñal del bastardo, que así consigue proclamarse rey de Castilla e instaurar allí la dinastía de los Trastamara que reinará hasta la muerte de Isabel la Católica.-

Crónica apócrifa del rey cruel... Extraida del IDEAL

Carlos Asenjo Sedano es hijo predilecto de Guadix, doctor en Historia por la Universidad de Granada, miembro de la Real Academia de Historia y de la Real Academia de Bellas Artes de Granada, conocido por su labor como articulista e investigador, y autor de numerosas obras tales como “De Acci a Guadix” y “Aben humeya” entre otras.
A lo largo de su vida Carlos Asenjo ha dedicado su tiempo a ejercer como historiador, profesor, escritor… Aunque como él mismo ha reconocido en varias ocasiones, una de las cosas que más le han interesado siempre ha sido la investigación, concretamente la investigación paleográfica, es decir, la lectura de documentos antiguos. Sin duda, y según él mismo ha señalado también, el hecho de vivir en Guadix le ha servido en esa faceta, dado el rico patrimonio archivístico y documental que tiene nuestra ciudad.
Otra de sus grandes pasiones es la escritura literaria, un mundo en el que se inició siendo muy joven.

 

El historiador y escritor Carlos Asenjo Sedano, natural de Guadix y académico de Bellas Artes y de la Historia, es uno de los grandes eruditos españoles sobre la época del Bajo Medievo y el Renacimiento. Autor de numerosos estudios y novelas, entre los que se encuentran 'La judería de Guadix', 'Abén Humeya, Rey de Granada' o 'La esclavitud en el Reino de Granada', apuesta por la novela en su más reciente publicación, titulada 'Crónica apócrifa del Rey Cruel'.

 

Quizá el apelativo de Cruel sea uno de los más duros que puedan imponerse a un rey. ¿Qué hay detrás del mismo en el caso de Pedro I de Castilla?

 

Pedro I es un personaje muy importante en la historia medieval. Con él, suelo utilizar el paralelismo entre el Antiguo Testamento, cuando el concubinato del rey David da origen al linaje de Jesucristo, el rey Don Pedro, al morir asesinado, da origen al linaje de los Trastamara, del que nacería la reina Isabel la Católica. Su importancia desde el punto de vista de la transformación histórica es indudable.

 

Es aquello de que Dios escribe recto con renglones torcidos, o el efecto mariposa...

 

En cierta medida, son hechos que a veces pueden parecer pequeños, pero que son muy grandes, los que modifican la historia de la humanidad. Quién iba a pensar que el empeño, a priori descabellado quizá, de Donald Trump por ser presidente de Estados Unidos, terminaría como ha terminado. Nadie lo esperaba. Pues algo así ocurrió con Pedro I El Cruel. Nadie esperaba que los acontecimientos le llevaran hacia tan trágico final.

 

¿Se ha simplificado demasiado el perfil de Pedro I?

 

Cuando estudiábamos en el Bachillerato, el profesor nos hacía un retrato bastante esquemático de su figura, sobre todo a partir de los hechos que le granjearon esa fama de cruel o justiciero. Todos sabíamos lo ocurrido en los Campos de Montiel, y el origen de la famosa frase «Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor», que, según la leyenda, fueron las últimas palabras que oyó Pedro I antes de caer atravesado por la espada de su hermanastro Enrique de Trastamara.

 

Con todo, Pedro I fue mucho más que un guerrero o alguien que hizo de su vida una venganza. Aun siendo rey de Castilla, es un rey profundamente andaluz, y más concretamente sevillano. Sevilla es su cuna, su interés, su lugar para vivir. Y la construcción de los Reales Alcázares da un certero testimonio de su amor a la ciudad.

 

¿Cómo acerca usted al lector a la figura del rey en esta novela?

 

Yendo más allá de los hechos y su final, de todos conocido. Contando la historia y dando relieve a la historia que le une a María de Padilla, que fue su verdadero amor, y no su esposa Blanca de Borbón, con quien se casó por conveniencia. Y contándolo todo desde un punto de vista lírico, y cercano para quien se acerca a la historia.

 

Lenguaje

 

¿Ha respetado las formas de expresión de la época?

 

He tratado de hacerlo. Desde la época de mi Doctorado, estuve en contacto con los modismos, la semántica, arcaísmos, y demás expresiones que se usaban en el siglo XIV. El lector se ve sorprendido por unos modos de expresión que, lejos de parecerle recargados, le acercan a los personajes y a sus sentimientos.

 

¿Fue Pedro I un rey atormentado?

 

Lo que se sabe de él es contradictorio. Hay quien habla de firmeza y quien habla de desequilibrio mental. Debemos pensar que vive en una época turbulenta, en que las tensiones con los nobles eran continuas, y que ya anunciaba las monarquías absolutas del Renacimiento. No era fácil vivir en ese ambiente, y de hecho, en cierta medida, es una víctima del mismo.

 

¿Cuánto tardó en escribir esta novela?

 

Dado que el trabajo de documentación ya estaba hecho, creo que medio año. Estoy contento de publicar con Chiado, que es una editorial internacional, y les agradezco que hayan confiado en mí.

 

¿Y qué será lo próximo que nos entregue?

 

Una novela que estará contada en primera persona, que se va a titular 'De París a Granada', y que va a estar ambientada en la época actual. Saldrá antes de verano.

 

 

 

Pedro I De Castilla y Enrique De Trastamara