¿Y la historia? La historia que cuenta es una historia de vidas cruzadas y en la que casi todos los personajes que “no es que sean antihéroes sino primos de los antihéroes” orbitan alrededor de Kazumi Kuriwako, que es la japonesa calva del título que ha ganado el premio este año, pero que no es calva, sino rapada, y que tiene un poder analgésico y maravillante que funciona en casi todas las pieles y que también hace pajas y mamadas, eso hace la marranona esa que no es calva sino rapada y que no se desplaza porque solo recibe en su domicilio. Con ella se va a cruzar un asesino que se peina como Los Chunguitos y que quiere convertirse en asesino en serie y buscar una patua para poder ser asesino en serie porque todos los asesinos en serie siguen patuas; y Luciana Crespillo que encontró a la japonesa que no es calva sino rapada en el Candir Dóner Kebab, que es el lugar más descorazonador de la Tierra y que a sus setenta y un años recién cumplidos no ha visto ni tocado chorrinas y va a comerse su primer kebab; y Franco Baena, al que sus padres pusieron Franco por Franco (Ferrol 1982-Madrid 1975), un guardia civil enamorado de la marranona que no es calva sino rapada y que se está poniendo fino a Bacardís; y Cobriza Pemberton, la pelos oxidados y mujer del picoleto enamorado de la marranona que no es calva sino rapada, que se siente una mujer irremplazable, una pedazo de hembra; y la niñaca Melisa Benítez cuyo primo dice de ella que es mala de mala, pero mala, no sabes tú lo mala que es; y Rafael Benítez, que se muere de amor y se muere finalmente de la vida por la niñaca antes de declararle su amor por wásap; y una anciana a la que el pelo perla le huele a película de Charlot; y el Sai con su dáun; y un azafato del Decathlon… y algunos personajes más que me dejo que hacen de esta novela que ha ganado el premio en el que Lorenzo Silva, el que escribe de Vila y Chamorro, entre otros, está de jurado, merezca muchísimo la pena, eso es lo que merece, muchísimo la pena

LA JAPONESA CALVA

En el extrarradio de aquella España de 2016 gobernada en
funciones, la joven Kazumi Kuriwako explota lucrativamente el
extraordinario poder de sus manos realizando masajes terapéuticos
y eróticos en su domicilio; un guardia civil uniformado, armado y
llamado Franco Baena se ajuma de amargura y ron blanco en el
café-bar Ozáez; la atractiva e irreemplazable Cobriza Pemberton
contrata a un hacker feo e impostor que le saque de las dudas que
alberga sobre la verdadera importancia de sus cuernos; una choni
trastornada por una imaginación absurda recibe el wásap de un
adolescente trepanado, muerto y abandonado junto a la
mitad de un kayak y un psicópata criminal completamente
inepto y de aspecto lolailo sueña con salir en los telediarios como
el asesino en serie más famoso de su barrio?
Las vidas y acciones de estos seres, entre otros, convergerán al
cabo de dos hilos narrativos, a veces amargos, a veces
disparatados, a veces muy duros, entre los cuales deambula con
sus piernas castigadas Luciana Crespillo, que es una señora de esas
que temen a los perros grandes y a los pasos de aire y que, una
noche y por casualidad, conocerá a la japonesa calva en un kebab
pringoso y se verá envuelta en la pesadilla más entretenida de su
desgraciada vida.

La japonesa calva. OPINION DEL AUTOR:Jesús Tíscar Jandra


Jesús Tíscar Jandra nació en Peñamefécit, un barrio de Jaén, el 2 de marzo de 1970. Posteriormente se trasladó al barrio de Las Protegidas y, más tarde, al Gran Eje, avenida giennense de la que saltó al casco antiguo de la mencionada ciudad, más manchega que andaluza, calle Almendros Aguilar, barrio de San Juan. Allí tuvo una gata llamada Catapún. Actualmente reside en el barrio de San Blas, de Santiago de la Ribera, Murcia, donde se compró la sudadera que luce en la fotografía, y tiene un gato llamado Pilongo, al que se le han sumado Blanqui el Ajeno, Gordo Don Tomás y la escuchimizada Egipcia, quien ha sido madre recientemente, el padre es Pilongo.





 

 

¿Galardonado como ganador de la XXI edición del Certamen Literario Internacional de Novela Negra, estarás contento, competir con lo mejorcito de la Novela Negra?

 

Muy contento, la verdad. En España se convocan muchos concursos literarios, hay premios y premios, y este de Getafe es de los grandes: por su limpieza, por su dotación y por su trascendencia.

 

. ¿Cuéntenos un poco el porqué del título, La japonesa calva?

 

Es el personaje protagonista, una joven japonesa de oscuro pasado que se rapa la cabeza. Es calva por gusto. O por disgusto

 

 

 

 

 

 

 

¿El objetivo del premio es incitar a los y las escritoras, noveles o consagradas, a que apuesten por la narrativa, cuenten historias y den a conocer ese ingenio y poder de fantasía que llevan dentro?

 

 

 

Eso pretende el premio y eso consigue.

 

 

 

 

 

¿La novela desgrana, que una joven Kazumi Kuriwako, de padre japonés y madre española, que explotan la joven, realidad o ficción?

 

Ficción, aunque la ficción necesite siempre apoyarse, aunque sea en un ápice de realidad.

 

 

 

 

 

¡Novela que converge, en una historia amarga y a veces disparatada entre el thriller y la novela nagra contada con humor e ironía!

 

Así es.

 

 

 

 

 

¿Una historia perturbadora e impregnada de una memoria ácida e inquietante sobre la sociedad española?

 

Eso ha dicho el presidente del jurado, Lorenzo Silva. Y estoy con él.

 

 

 

¿Tan metido en la escritura que tienes, 30 galardones literarios, entre los que cabe destacar el XXV Premio Felipe Trigo de novela, el XV Certamen Literario Villa de Colindres y el VII Certamen de Literatura Miguel Artigas, entre otros, y rematas con el premio GETAFE?

 

Rematar, no. Voy a seguir ganando concursos. O intentándolo.

 

 

 

 

 

 

 

¡Convence al lector porque tiene que leer tu libro y sobre todo a los especialistas de novela negra?

 

Es una novela del género llamado negro, pero no es una novela negra al uso. Está llena no ya de antihéroes, sino de los primos de los antihéroes. Y creo que está contada como hay que contar estas cosas: sin aburrir ni un minuto.

 

 

 

 

 

¿Qué estas preparando esta cabeza que no para de pensar o te tomaras un sosiego?

 

Ahora mismo estoy en un sosiego, espero que leve. Tengo ganas de volver a escribir teatro. Compañías profesionales me han estrenado 5 obras y quiero ir a por la sexta.

 

 

 

 

 

 

 

¿Algo que quieras comentar a los lectores/as?

 

Los libros sobreviven si los compras.