Este famoso Oráculo debe su nombre al célebre vidente francés Belline, quien ejerció su arte durante más de treinta años a partir de la década de los cincuenta. Él mismo cuenta cómo, en una ocasión, una de sus consultantes que por motivos de salud se iba a retirar a vivir al campo, lo llamó para que examinara ciertos libros y papeles de los que ella pensaba desprenderse, por si alguno pudiera interesarle. Y así fue cómo examinando un cajón lleno de papeles y barajas descubrió un juego que en el acto lo fascinó. Se trataba de un misterioso manuscrito firmado por uno de los más grandes videntes del siglo xix: Edmond Billaudot. Edmond había sido discípulo de la célebre mademoiselle Lenormand y entre sus clientes se contaron personajes tan notables como Napoleón III, Alejandro Dumas y Victor Hugo. La sencillez y la belleza del oráculo creado por Billaudot cautivaron totalmente a Belline, quien en el año 1961 lo hizo editar con su nombre. El Oráculo Belline, que fusiona tarot y astrología, no pretende descubrir el futuro sino más bien ser un instrumento capaz de iluminar nuestras construcciones ocultas, tanto conscientes como inconscientes. En este sentido, permite al consultante sentir que en sus manos está tomar un camino u otro, que no siempre el destino es algo férreamente preestablecido y que, en la mayoría de ocasiones, somos nosotros quienes lo vamos forjando con nuestros actos.

El Oraculo Belline

No es de las barajas más conocidas, ya que la más popular a nivel de adivinación es la baraja del tarot en sus diferentes formatos;  pero esto no es un tarot como ya anteriormente  he explicado, pero si es cierto que por su simplicidad es una baraja muy útil para desarrollar la videncia de quien la consulta y también puede resultar muy útil como complemento del Tarot en la consulta.

Esta baraja debe su nombre al conocido vidente francés Marcel Belline, que la recopilo y aporto cosas nuevas utilizándola en sus consultas en Paris, entre los años 1950 hasta los años 1980. Las predicciones de este vidente se hicieron muy famosas en Francia sobre todo en el mundo del deporte y la política.

El Oráculo llego a las manos de Belline de una forma muy curiosa…, un día Belline recibió un regalo de uno de sus clientes;  este regalo estaba compuesto por  un manuscrito antiguo de más de un siglo de antigüedad , junto con dos barajas de cartas,  este obsequio había pertenecido a la familia de su cliente  desde hacía muchos años.

Belline examino los documentos, y vio con todo su asombro que se trataba de un manuscrito del célebre mago  Edmond, el famoso vidente del siglo XIX y le acompañaban una baraja muy antigua de la que desconocía su procedencia hasta que dio cuenta que la explicación y la información de la baraja estaba en el manuscrito que la acompañaba.

Hubo una curiosidad digna de mención y es que el famoso Edmond pasaba consulta en Paris en el numero 30 de la calle Fontaine  mientras que Belline lo hacía en el numero 45 de la misma calle muchos años después. Casualidad o no, lo cierto es que las sincronías existen y Belline no dejo pasar esta oportunidad para experimentar con la baraja, pues pensó que nada llega a nuestras manos por casualidad.

Junto al manuscrito, había dos barajas, una de ellas era una hermosa versión del Tarot de Marsella y la otra era una baraja perteneciente a un  Oráculo. Estas barajas habían pasado por manos de personalidades de Francia, primero pertenecieron  a Napoleón III  y   después a Víctor Hugo, para más tarde pasar a la familia aristocrática de su generoso cliente.

Tiempo después en  1961,  después de un proceso de adaptación y aprendizaje con la fascinante baraja, Belline manda editar el mazo de cartas bajo el nombre de El Oráculo de Belline.

El Ôraculo Belline

Este Oráculo fue creado por el mago Edmund, que fue muy famoso en Europa por sus predicciones en el siglo XIX.

No es de las barajas más conocidas, ya que la más popular a nivel de adivinación es la baraja del tarot en sus diferentes formatos; pero esto no es un tarot como ya anteriormente he explicado, pero si es cierto que por su simplicidad es una baraja muy útil para desarrollar la videncia de quien la consulta y también puede resultar muy útil como complemento del Tarot en la consulta.Resultado de imagen de fotos oraculo belline

Esta baraja debe su nombre al conocido vidente francés Marcel Belline, que la recopilo y aporto cosas nuevas utilizándola en sus consultas en Paris, entre los años 1950 hasta los años 1980. Las predicciones de este vidente se hicieron muy famosas en Francia sobre todo en el mundo del deporte y la política.

El Oráculo llego a las manos de Belline de una forma muy curiosa…, un día Belline recibió un regalo de uno de sus clientes; este regalo estaba compuesto por un manuscrito antiguo de más de un siglo de antigüedad, junto con dos barajas de cartas,  este obsequio había pertenecido a la familia de su cliente  desde hacía muchos años.

Belline examino los documentos, y vio con todo su asombro que se trataba de un manuscrito del célebre mago Edmond, el famoso vidente del siglo XIX y le acompañaban una baraja muy antigua de la que desconocía su procedencia hasta que dio cuenta que la explicación y la información de la baraja estaba en el manuscrito que la acompañaba.

Hubo una curiosidad digna de mención y es que el famoso Edmond pasaba consulta en Paris en el número 30 de la calle Fontaine mientras que Belline lo hacía en el número 45 de la misma calle muchos años después. Casualidad o no, lo cierto es que las sincronías existen y Belline no dejo pasar esta oportunidad para experimentar con la baraja, pues pensó que nada llega a nuestras manos por casualidad.

Junto al manuscrito, había dos barajas, una de ellas era una hermosa versión del Tarot de Marsella y la otra era una baraja perteneciente a un Oráculo. Estas barajas habían pasado por manos de personalidades de Francia, primero pertenecieron a Napoleón III  y   después a Víctor Hugo, para más tarde pasar a la familia aristocrática de su generoso cliente.

Tiempo después en 1961, después de un proceso de adaptación y aprendizaje con la fascinante baraja, Belline manda editar el mazo de cartas bajo el nombre de El Oráculo de Belline.No hay texto alternativo automático disponible.

COMPOSICION DEL ORACULO

Está baraja está compuesta por 53 cartas, 52 de ellas numeradas y una sin número, la denominada carta azul.

Los dibujos son simples y poco elaborados, incluso diría que hechos de forma poco técnica. Ya que su función no es la de agradar por ellos ni por sus detalles, sino por el hecho de que estos son una clara sinopsis de su significado concreto,

Puede asombrar su simplicidad y el significado de cada carta se lee únicamente del derecho, representan situaciones muy concretas de la vida de cualquiera, claramente representadas por unos dibujos simples. Únicamente el dibujo de los planetas que aparece en la parte superior de la carta puede darnos una información extra a la que te aporta la carta por su dibujo concreto.

Quizá por ello resulta más fácil dejar fluir la intuición de cada uno y aportar algo de nuestra propia percepción, sin dejarnos influir demasiado por el razonamiento, ya que para que la  intuición aflore hay que dejarse fluir, la duda y la inseguridad  bloquea cualquier tipo de percepción que pueda llegarnos.

 

HISTORIA DEL ORACULO DE BELLINE

Este Oráculo fue creado por el  mago Edmond, que fue muy famoso en Europa por sus predicciones  en el siglo XIX.

No es de las barajas más conocidas, ya que la más popular a nivel de adivinación es la baraja del tarot en sus diferentes formatos; pero si es cierto que por su simplicidad es una baraja muy útil para desarrollar la videncia de quien la consulta y también puede resultar muy útil como complemento del Tarot en la consulta.

Esta baraja debe su nombre al conocido vidente francés Marcel Belline, que la recopilo y aporto cosas nuevas utilizándola en sus consultas en Paris, entre los años 1950 hasta los años 1980. Las predicciones de este vidente se hicieron muy famosas en Francia sobre todo en el mundo del deporte y la política.

El Oráculo llego a las manos de Belline de una forma muy curiosa…, un día Belline recibió un regalo de uno de sus clientes;  este regalo estaba compuesto por  un manuscrito antiguo de más de un siglo de antigüedad , junto con dos barajas de cartas,  este obsequio había pertenecido a la familia de su cliente  desde hacía muchos años.

Belline examino los documentos, y vio con todo su asombro que se trataba de un manuscrito del célebre mago  Edmond, el famoso vidente del siglo XIX y le acompañaban una baraja muy antigua de la que desconocía su procedencia hasta que dio cuenta que la explicación y la información de la baraja estaba en el manuscrito que la acompañaba.

Hubo una curiosidad digna de mención y es que el famoso Edmond pasaba consulta en Paris en el numero 30 de la calle Fontaine  mientras que Belline lo hacía en el numero 45 de la misma calle muchos años después. Casualidad o no, lo cierto es que las sincronías existen y Belline no dejo pasar esta oportunidad para experimentar con la baraja, pues pensó que nada llega a nuestras manos por casualidad.

Junto al manuscrito, había dos barajas, una de ellas era una hermosa versión del Tarot de Marsella y la otra era una baraja perteneciente a un  Oráculo. Estas barajas habían pasado por manos de personalidades de Francia, primero pertenecieron  a Napoleón III  y   después a Víctor Hugo, para más tarde pasar a la familia aristocrática de su generoso cliente.

Tiempo después en  1961,  después de un proceso de adaptación y aprendizaje con la fascinante baraja, Belline manda editar el mazo de cartas bajo el nombre de El Oráculo de Belline.

COMPOSICION DEL ORACULO

Está baraja está compuesta  por 53 cartas, 52 de ellas numeradas y una sin número, la denominada carta azul.

Los  dibujos son simples y poco elaborados, incluso diría que hechos de forma poco técnica. Ya que  su función no es la de agradar por ellos ni por sus detalles, sino por el hecho de que estos son una clara sinopsis de su significado concreto,

Puede asombrar su simplicidad y el significado de cada carta se lee únicamente del  derecho,  representan situaciones muy concretas de la vida de cualquiera, claramente representadas por unos dibujos simples. Únicamente el dibujo de los planetas que aparece en la parte superior de la carta puede darnos una información extra a la que te aporta la carta por su dibujo concreto.

Quizá por ello resulta más fácil dejar fluir la intuición de cada uno y aportar algo de nuestra propia percepción, sin dejarnos influir demasiado por el razonamiento, ya que para  que la  intuición aflore hay que dejarse fluir, la duda y la inseguridad  bloquea cualquier tipo de percepción que pueda llegarnos.

Existen 2 claras vertientes de cartas en esta baraja.-

La primera vertiente está compuesta por 7 grupos de 7 cartas (49 cartas), cada grupo pertenece a un planeta diferente:

Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno.

La segunda está compuesta  por  cuatro cartas:

Estas 4 cartas no tienen referencia de planetas y son diferentes,  por eso  su importancia es muy relevante, pues 2 de ellas suelen hablarnos de los consultantes (Ya que  representan a un rostro de  un hombre y la otra a un rostro de una mujer) o pueden señalarnos puntos clave de la tirada que estemos haciendo:

Las otras dos restantes son:

La llave que nos referencia al destino del consultante y a su capacidad de libre albedrio.

La carta azul, es más una carta de protección, de suerte, de cielo abierto referente al motivo que se consulta y es la única que no tiene numero.

La simbología de las cartas es muy básica, más que nada para que la intuición aflore de una manera espontanea no dejando hueco al razonamiento de una información adquirida que muchas veces entorpece la interpretación.