Hay libros que permanecerán en nosotros, en nuestra esencia como tesoros, como compañeros de vida. En el espejo de tu alma está llamado a ser uno de ellos, está llamado a que sus palabras queden dentro de nosotros grabadas en nuestros
ojos, en nuestra historia.

Porque hay personas que inspiran; además de lugares, situaciones, seres, emociones y muchas más cosas. La inspiración es también encontrar fuera, el eco de algo interior y viceversa. Y el eco tiene que ver con la repetición de un sonido que es «reflejado». Porque hay personas que escriben, pintan, hacen danza, música, teatro, magia, circo, cine, periodismo... Y disfrutan leyendo y jugando con las palabras.

Porque hay personas que en el ejercicio de vivir han encontrado la pasión de leer como una aventura, como aporte y enriquecimiento, como un viaje, por compañía, por distracción, para soñar, para imaginar, como aprendizaje, por necesidad, por placer, por curiosidad, como un eslabón de la propia vida.

EN EL ESPEJO DE TU ALMA-Autora: Esther Bargach

La autora: Esther Bargach (Lula)
Esther Bargach (Lula)
1968. Buenos Aires, Argentina. Diplomada en Educación Infantil y Primaria, Profesora de Danzas y Folklore Argentino y titulada en Biblioteconomía.

Es una participante habitual en tertulias literarias y en programas de radio. Desde su innato punto de vista de educadora, su implícita tarea es aportar ideas de progreso e incitar a pensar, a seguir creciendo, a crear un entorno de vida mejor y ayudar a que las personas puedan reconstruirse cada día con entusiasmo y gratitud, utilizando los errores como oportunidades de aprendizaje. Sus vivencias han influido y siguen siendo claves en su obra. Ha vivido en Buenos Aires, Roma, Madrid y ahora en la provincia de Guadalajara, España.

Ha editado los libros Ponte di Parole (2000), El arte de dar vida (2012), un libro personal e íntimo, muy bien aceptado por el público, Sonríe. La magia del pensamiento positivo (2013) , su primera obra de autoayuda. En 2015 apareció Cuentos de Árboles poniendo de relieve valores humanos y ecológicos y cautivando a lectores de diferentes edades.

A principios de 2016 publicó Enseña a tus hijos a vivir con alegría, un manual práctico de autoayuda para toda la familia. En ese mismo año también nos ofreció Espigas un libro que mezcla poesías, cartas, cuentos, microrrelatos y aforismos.

 

MUJER QUE ESCRIBE

Mujer. Mujer yo soy.

Y me gusta pavonearme
con mis vaqueros estilizando mis piernas, cerca de ti.
Y me divierte ir por la calle con pelo liso
con mi flequillo sobre los ojos
como las crines de los caballos que yo escribí.

Mujer. Mujer —creo— que hoy soy.

Pero fui ave. Y árbol.
fui viento, fui arena y mar.
Fui farola de tu calle.
Fui silencio. Fui huracán.
Fui lluvia y noche.
Arco iris. Tempestad.
Fui ángel y fui pecado.
Corazón enamorado.
Fui tierra y sal.

He muerto ya muchas veces
y otras, de dolor envejecí.
Fui fantasma y renací.

Fui personajes insospechados
que en mi piel están mezclados
benévolos y malvados...

Fui río, fui cielo abierto,
fui el universo completo
con todos sus elementos.

Fui el escritor, el lector y el oyente.
Fui tú. Y aquellos.
¡Fui toda clase de gente!

Fui quien buscaba respuestas
y miradas sin cesar.
Mas... Soy mujer hecha de estrellas
que no dejará de soñar.

 

 

 

 

Esther Bargach. EN EL ESPEJO DE TU ALMAEsther Bargach. EN EL ESPEJO DE TU ALMA

"En el espejo de tu alma”

Llega a las librerías su poemario “En el espejo de tu alma” ¿qué va a encontrar el lector tras este título tan sugerente?

Tal como su título lo dice, este libro está reflejándose en el alma de muchos lectores, pues muestra un abanico temático muy variado: amor, sueños, violencia de género, nuevas tecnologías, amistad, inmigración, arte, literatura, tercera edad, familia, pasión, dolor, espiritualidad, ecología, humor… Asuntos que, sin duda alguna, atañen a la vida y aportan una visión enriquecida sobre los temas tratados.

 

¿Cómo es esa sensación de mostrar al mundo entero lo que hasta ahora permanecía oculto en algún cajón de su escritorio, oculto en su ser?

¡Da gran satisfacción “... poder poner fuera, todo eso que está dentro!” tal como dice el poema titulado que forma parte de este poemario.

Es una sensación de verdadera intimidad la que se crea con quien desea vivir la aventura de viajar por mi poesía.

Yo me entrego en cada libro que sale a la luz y me doy a la luz con él. Somos uno, el libro y yo.

Y en ese espacio, cabe perfecta y necesariamente el lector, la lectora, sino la obra no tendría sentido de existir. 

Basta que un poema, un verso, incluso que una sola palabra se vea reflejada en el alma de quien lee, para que se cumpla el objetivo de mi obra.

 

¿Cómo definiría la poesía actual, tan alejada de la rima y la métrica?

Si el lenguaje es algo “vivo” pues pone de manifiesto el quehacer y la expresión de los pueblos, es lógico que experimente cambios permanentes.

Considero que los géneros literarios tampoco son estáticos, aunque sigan ciertas reglas.

En la actualidad se estila este tipo de poesía y más allá de que pueda gustar más o menos, es totalmente respetable.

No creo que sea algo casual, sino más bien un requerimiento social tanto de quienes expresan (en este caso poetas) como de quienes reciben el mensaje (lectores, oyentes)

 

De manera personal tengo que reconocer (y la prueba de ello son mis poemas) que la poesía que prefiero y busco (como escritora y como lectora) tiene que tener un mínimo de rima para resultarme atractiva.

La rima para mí es un verdadero reto que tiene dos objetivos:

• Dar un juego de sonoridad que distingue el género lírico de otros.

• Presentar una complejidad más, al trabajo de elaboración y creatividad que el buen escritor, acepta.  

 

España es uno de los países con más poetas por metro cuadrado ¿A qué cree que es debido este gusto por los versos? 

Creo que se debe a una necesidad de expresión social y estética.

Además, he comprobado que la poesía –desde hace unas décadas- está siendo desmitificada y se encuentra más al alcance de las personas,  desde el punto de vista creativo.

En otras palabras, hace unos años un poeta era una especie de “bicho raro” ... Ahora es muy normal que mucha gente confiese que escribe poesía, más allá de que publique o no.

La escritura también es una forma de terapia para ciertas personas, entre las cuales me incluyo. Desde tiempos inmemoriales la gente escribe sus vivencias, sus sentimientos, sus deseos, aunque luego los considere algo privado y se niegue a compartirlo.

El acto de escribir está siendo algo cada vez más difundido, siendo a mi modo de ver, sumamente positivo.

 

¿Qué le ofrece la poesía que no tiene la narrativa?

La poesía ofrece una conexión directa con el alma, con el sentir (de la que obviamente, no está exenta la narrativa), sin embargo, la poesía da un pantallazo íntimo e inmediato a esas facetas del ser que suelen estar ocultas.

Es una explosión de ideas que se desplaza de manera bilateral, involucrando tanto a quien emite como a quien recibe el mensaje.

 

No obstante, para sorpresa de algunos, estos dos géneros literarios pueden ir perfectamente unidos.

Y afirmo esto pues siendo yo una amante de la narrativa, muchos de mis poemas cuentan historias, cosa que me apasiona y gusta mucho a la gente.