Este es el relato del tiempo angustioso que vivió Gran Bretaña en mayo de 1940, desde el día 10, en que las tropas de Hitler iniciaron la invasión de Holanda, hasta el 29, cuando los soldados británicos y franceses derrotados por los alemanes embarcaron en Dunquerque para refugiarse en Inglaterra. Esta es una historia que se suele narrar en tonos de epopeya, pero que aquí se revive en torno a la figura de Winston Churchill, de acuerdo con la verdad de aquellos días inciertos, reconstruida con una amplia documentación, que incluye las discusiones del gobierno, y con los testimonios de sus contemporáneos. McCarten nos muestra las dudas de unos días en que se pensó seriamente en negociar con Hitler, aceptando la victoria que había puesto Europa entera en sus manos, y nos descubre la evolución que llevó a Winston Churchill a manifestar, el 4 de junio, su voluntad decidida de no rendirse, aunque hubiese que luchar contra los alemanes en las playas, en un discurso que iba a cambiar el rumbo de la historia.

EL Instante Más Oscuro (2018) Primer Tráiler Oficial Español

'El instante más oscuro' es un gran libro sobre aquellos días cruciales para la supervivencia de Occidente y sus sociedades abiertas, que promete una buena película dirigida por Joe Wright y con Gary Oldman en el papel de Churchill, a estrenar en los cines de todo el mundo el próximo 12 de enero de 2018. Los hechos que narra con el pulso de las mejores novelas van desde la invasión nazi de Holanda el 10 de mayo de 1940 hasta el 29 del mismo mes, cuando las tropas británicas lograron culminar con un éxito inesperado lo que en realidad era una amarga derrota: el rescate de sus tropas. Días terribles en los que, por cierto, y pese a la legendaria determinación y terquedad del 'premier' inglés, las dudas le asaltaron y llegó a concebir seriamente la insoportable idea de negociar con Hitler.

Winston Churchill "Nunca nos rendiremos" famoso discurso subtitulado.

Uno de los discursos más famosos de Winston Churchill durante la segunda guerra mundial. Estas palabras fueron la inspiración para toda la nación Británica, quienes en 1940, con la caída de Francia, se encontraban absolutamente solos contra el poderío Nazi. Ante la amenaza inminente de una invasión el siempre elocuente Primer Ministro comunicó al mundo entero lo que los Británicos sentían en el alma: Nunca nos rendiremos! No lo hicieron, y el resto es historia.

EL INTANTE MÂS OSCURO ..ANTHONY McCARTEN


Anthony McCarten

Nueva Zelanda, 1961

Historia


Anthony MacCarten ha desarrollado su labor como novelista y guionista cinematográfico y ha obtenido el elogio internacional

El 4 de junio de 1944, Churchill pudo dirigirse al fin a una Cámara de los Comunes a rebosar con tanta determinación como esperanza: "Por mucho que grandes sectores de Europa y varios estados antiguos y famosos hayan caído o puedan caer en las garras de la Gestapo y de todo el odioso aparato del régimen nazi, no vamos a flaquear ni vamos a fracasar. Seguiremos adelante hasta el final. Lucharemos en Francia, lucharemos en los mares y los océanos, lucharemos cada vez con mayor confianza y fuerza por el aire; defenderemos nuestra isla a cualquier precio. Lucharemos en las playas, en los lugares de desembarco, en los campos y en las calles; lucharemos en las montañas; no nos rendiremos nunca,

El libro de McCarten se centra, en una segunda parte, en esas cuatro semanas de mayo. Pero, tras un capítulo que plantea la caída de Chamberlain y la designación de un nuevo primer ministro, McCarten dedica prácticamente una primera parte a conocer a Churchill como personaje, protagonista y a la postre héroe. Y frente a Winston, su principal rival en esas semanas: Lord Halifax. Edward Frederick Lindley Wood, 2º vizconde de Halifax, también había estado en la terna para escoger al sucesor de Chamberlain, y habría sido un primer ministro que la mayor parte de los conservadores hubiera recibido con muy buenos ojos, además del cálido beneplácito del rey Jorge VI. La biografía de ambos personajes preludia el duelo en toda regla que focaliza la segunda mitad del libro de McCarten: la resistencia a ultranza de uno frente al posibilismo negociador del otro. Y es que la reputación de Churchill no pasaba por sus mejores momentos en aquellos primeros días de mayo de 1940: considerado como alguien demasiado agresivo y poco fiable (aún le perseguía el fiasco de Galípoli en la Primera Guerra Mundial, operación naval que impulsó como Primer Lord del Almirantazgo); alguien demasiado impulsivo, con una labor política errática y visto incluso como un “chaquetero” (de los conservadores a los liberales, luego de regreso a la casa tory pero siempre siendo un verso suelto). Halifax, por el contrario, había desempeñado con eficacia un virreinato de la India, apoyando incluso el proceso de autonomía que los políticos indios (con Gandhi a la cabeza) exigían, y como ministro de Asuntos Exteriores en el Gobierno de Chamberlain creía en que la política internacional debía hacerse con “racionalidad” y pragmatismo. Así pues, Churchill y Halifax eran como el aceite y el agua, pero ello no impidió que el primero mantuviera al segundo en su Gabinete; probablemente porque una renuncia de Halifax, que gozaba del apoyo de gran parte del Partido Conservador así como de la opinión pública, podría desembocar en su propia caída como primer ministro. Un dilema más con el que debía lidiar Winston: mantener un Gobierno de perfil agresivo o contemporizar con quienes propugnaban una política más “racional”.