SOMOS una nueva editorial, un proyecto tan flamante como una vieja motocicleta de los sesenta con su motor incombustible y su pintura brillando en la noche. Comenzamos nuestro periplo a finales del año 2012, pero en realidad Varasek Ediciones recorre las carreteras secundarias desde hace tiempo. Hemos compartido lugares de paso, recitales en las cuevas, aprendido desde hace más de veinte años con los mismos baches y las mismas cunetas, lecturas y bares. Después de caminar en silencio durante varias manzanas, decidimos entrar en el garito y apostar. Y empezamos una nueva singladura.

¿Admitimos originales? ¿cuál es el canal para ponerse en contacto con nosotros?

Admitimos originales, pero tenemos una línea muy definida y eso hace que, de entrada, no sea fácil publicar con nosotros, dicho sea con todo cariño. Nosotros mismos somos escritores con una larga trayectoria de publicaciones y entendemos el punto de vista del autor, pero no creemos que sea bueno hacer concesiones. Estamos convencidos de que en este aspecto no puede haber medias tintas. Por otra parte, nuestra idea es publicar poco, pero muy bueno, con lo cual no podemos garantizar fechas exactas de edición incluso a aquellas obras y autores que nos puedan interesar.

Nuestro contacto es: info@varasekediciones.es

¿Qué géneros publicamos normalmente?

Nuestro lema es “¡Poesía, viajes y R´N´R!” que es la máxima que aplicamos en nuestra editorial. Pero más que cada uno de estos géneros aislados, nos atraen los lugares intermedios, las zonas fronterizas, el mestizaje entre ellos. Nos interesan las obras que intervengan en estos tres ejes, que aporten nuevas y diferentes perspectivas. No sólo amamos a los poetas beats, que obviamente son una referencia, sino a todo aquel que salpique en nuestros retrovisores vida y contempla-acción. Otro tema importante es la estética, el aspecto gráfico de nuestras publicaciones. No sólo nos referimos al diseño de las colecciones, sino al libro como espacio común, como ágora donde literatura y artes visuales y gráficas conviven a la perfección. En ese sentido, otra de las impulsoras del proyecto, la artista visual Beatriz Ruibal, coordina todo lo relativo a las imágenes que aparecen en las portadas de los libros y a la obra gráfica con que cuenta la colección de poesía ‘Buccaneers’, así como el diseño de las colecciones.

¿Qué criterios tenemos a la hora de seleccionar los libros que publicamos?

Que se acerque a la idea de la que parte Varasek Ediciones: Poesía, viajes y R´N´R. Todo seguido, esa riada de la que hablamos en el punto anterior. Y desde luego la calidad de la obra y el compromiso del autor con la misma. Este último punto es muy importante para nosotros. Frescura, autenticidad, trayectoria, heterodoxia, incandescencia, iconoclastia, por ahí va el tema.

En una mezcla de romanticismo y budismo, los poetas beat abrieron los ojos al aspecto trascendental y luminoso de la experiencia, que en su caso se trasladaba al camino, la naturaleza, la camaradería y una nueva visión espiritual más vasta. The Dharma Beats,el título de este libro, es un claro homenaje a Los vagabundos del Dharma, la obra de Kerouac donde aparecen los poetas que componen esta muestra, su relación con la filosofía oriental y su visión del universo. Reunir por primera vez a Jack Kerouac, Gary Snyder, Philip Whalen, Lew Welch, Michael McClure y Joanne Kyger bajo un mismo libro permite que descubramos poéticas beat en una antología, peculiar y única respecto a las traducciones que hasta ahora se han publicado en España. Una mirada más amplia y diversa a las poéticas de este grupo de escritores. San Francisco como cuna de la revolución cultural y literaria que sería la Generación Beat y también toda la contracultura hippie de los sesenta y setenta.

the dharma beats

En una mezcla de romanticismo y budismo, los poetas beat abrieron los ojos al aspecto trascendental y luminoso de la experiencia, que en su caso se trasladaba al camino, la naturaleza, la camaradería y una nueva visión espiritual más vasta.

The Dharma Beats, el título de este libro, es un claro homenaje a “Los vagabundos del Dharma”, la obra de Kerouac donde aparecen los poetas que componen esta muestra, su relación con la filosofía oriental y su visión del universo. Reunir por primera vez a Jack Kerouac, Gary Snyder, Philip Whalen, Lew Welch, Michael McClure y Joanne Kyger bajo un mismo libro permite que descubramos poéticas beat en una antología, peculiar y única respecto a las traducciones que hasta ahora se han publicado en España. Una mirada más amplia y diversa a las poéticas de este grupo de escritores. San Francisco como cuna de la revolución cultural y literaria que sería la Generación Beat y también toda la contracultura hippie de los sesenta y setenta.

 

La verdad es que da gusto poder tomar un libro y decir “es una joyita, esta gente no hace las cosas por hacer”. Y The dharma beats es uno de esos, sin duda alguna. Porque enseguida vemos el trabajo que hay detrás. Trabajo colectivo de más de diez personas que, como en el caso de la Generación beat de la que trata, es un trabajo en común y para el común. Cada detalle del libro nos dice “ojo, este es un libro importante, no lo dejes pasar”. Cómo está físicamente elaborado, con su tapa dura, el diseño de su cubierta, el cariño y honestidad con que ha sido redactado el estudio sobre la Generación beat y sobre cada uno de los miembros de esa generación que aparecen en el libro, los agradecimientos, las magníficas traducciones…

 

Que Estados Unidos ha sido uno de los referentes principales para la poesía durante el siglo XX creo que es algo que todo el Mundo más o menos entendido podría aceptar. Y los autores y autora antologadas en este libro posiblemente fueron de los más influyentes allí y en otras latitudes. Gracias a este libro podemos disfrutar de las enriquecedoras interconexiones entre los diferentes poetas (Jack Kerouac, Gary Snyder, Philip Whalen, Lew Welch, Michael McClure yJoanne Kyger) con los poetas de su época y con los que les precedieron. Y luego, claro, tenemos una enriquecedora muestra de la poesía que nos dejaron.

 

Más allá de la poesía, las seis personas que nos muestra el libro pusieron sus propias vidas al servicio de una nueva crítica social, política, resistente, espiritual, que va a poner sobre la mesa de Occidente un tipo de críticas y valores que jugarán un papel importante en la crítica del modelo social años después de que ellos comenzaran a formularlas desde mediados de los años 50: la percepción del entorno natural como determinante para la existencia del ser humano, la importancia de la relación amable con la Naturaleza, la crítica del productivismo, la crítica del conformismo de las clases populares ocasionado por el auge del consumo…

 

La dimensión espiritual de la poesía y de la propia existencia les lleva también a relacionarse con experiencias espirituales como el budismo o diferentes filosofías y movimientos espirituales de India, a cuyos lugares de procedencia viajaron siempre que pudieron. También encontraron estas fuentes espirituales en las culturas pre coloniales del mismo Estados Unidos, y viajaron y habitaron igualmente por todos los lugares de su país en donde aún, en plena Naturaleza, podían encontrarse rodeados de espiritualidad.

 

Pero, lejos de ser una huida, esta espiritualidad les hizo enraizarse más y más en su propia sociedad, desobedeciendo y enfrentándose en numerosas ocasiones al Estado, recuperando formas de vida basadas en el apoyo mutuo, la autogestión y la colectividad. Apoyando diferentes causas sociales a las que contribuyeron de manera directa. Y lejos de ser una hagiografía, el libro nos muestra algunas contradicciones y carencias, como por ejemplo el hecho de ser este movimiento tal vez muy masculino y reflejar escasamente las aportaciones que las mujeres hicieron en toda esa efervescencia.

 

Otro elemento contrario a lo que pudiera parecer por lo dicho hasta ahora es el fuerte enraizamiento en lo urbano que tuvo este movimiento cultural. No hay que olvidar que gran parte del mismo se produjo en torno a la ciudad de San Francisco y participó de la cultura urbana sobre el uso de drogas o la música rock, por ejemplo.

.