Desde 1990 ha publicado más de mil doscientos títulos que forman parte de un proyecto editorial independiente que pretende contribuir a la difusión de formas de pensamiento crítico. Nuestro objetivo es lograr la incorporación de nuevos lectores y autores que intercambien no sólo información y puntos de vista, sino también emociones y estrategias de acción. El catálogo se va formando con la publicación de libros que se caracterizan por su naturaleza divulgativa y cuyo objetivo es servir de estímulo para la reflexión y el debate sobre la realidad política, económica, cultural y social a través de obras que aportan una visión plural más allá de los tópicos sobre aquellos temas de actualidad y cuestiones de fondo que interesan a un lector curioso y comprometido con la sociedad.

Dáesh ha mostrado capacidad para golpear brutalmente en el momento y en el lugar que elija. No solo en Irak y Siria, donde —no lo olvidemos— están la mayoría de sus víctimas, sino también en Occidente. Apoyándose en una visión extremista del islam, una estructura organizativa flexible, una estrategia de comunicación y una capacidad operativa desgraciadamente modélicas en muchos aspectos, ha logrado convertirse en una amenaza global que nos seguirá afectando durante mucho tiempo.
La intención de este ensayo es contribuir a conocerlo mejor, desde sus antecedentes como una rama local de Al Qaeda hasta la proclamación del fantasmagórico “Estado islámico” en 2014, con especial atención al análisis de su acelerada pérdida de territorio y al reciente desmantelamiento de su pseudocalifato. Pero este libro también es una llamada de atención sobre los errores cometidos en la respuesta ante la amenaza que representa, dado que resulta imperioso entender que ni Dáesh ni el resto de las personalizaciones de la ideología yihadista podrán ser erradicadas solo por la armas. La opción militarista solo puede paliar algunos de sus efectos, pero si no se articula una estrategia multilateral y multidimensional que dé respuesta a las causas estructurales (sociales, políticas y económicas) que le sirven de caldo de cultivo, estaremos condenados a seguir sufriendo sus perniciosos efectos.

Dâesh El porvenir de la amenaza yihadista

Dáesh ha mostrado capacidad para golpear brutalmente en el momento y en el lugar que elija. No solo en Iraq y Siria, donde —no lo olvidemos— están la mayoría de sus víctimas, sino también en Occidente. La intención de este ensayo es contribuir a conocerlo mejor, desde sus antecedentes como una rama local de al-Qaeda hasta la proclamación del fantasmagórico “Estado islámico” en 2014, con especial atención al análisis de su acelerada pérdida de territorio y al reciente desmantelamiento de su pseudocalifato. Jesús A. Núñez Villaverde es codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH). Especialista en temas de seguridad, construcción de la paz y prevención de conflictos, con especial atención al mundo árabo-musulmán, colabora frecuentemente en diferentes medios de comunicación. Es profesor de la Universidad Pontificia Comillas y miembro del International Institute for Strategic Studies (IISS). También es consultor del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el ámbito de la construcción de la paz y la prevención de conflictos violentos. Ramón Lobo trabajó de 1992 a 2012 como redactor de la sección de Internacional de El País, cubriendo diversos conflictos: Croacia, Serbia y Kosovo, Bosnia-Herzegovina, Albania, Chechenia, Irak, Líbano, Argentina, Haití, Ruanda, Nigeria, Guinea Ecuatorial, Sierra Leona, Uganda, Congo, Zimbabue, Namibia y Filipinas. En 2001 recibió el XVIII premio de periodismo Cirilo Rodríguez, otorgado por la Asociación de la Prensa de Segovia, y ha dirigido el curso de verano "Los testigos incómodos: reporteros en una zona de conflictos" en la Universidad Rey Juan Carlos.

Dáesh El porvenir de la amenaza yihadista

Jesús A. Núñez Villaverde
Codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH). Economista y militar en reserva, es especialista en seguridad, construcción de la paz y prevención de conflictos, con atención especial al mundo arabomusulmán. Profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia de Comillas y miembro del International Institute for Strategic Studies. Es colaborador habitual en diversos medios de comunicación sobre asuntos internacionales.

Centrado en analizar el futuro del Estado Islámico, grupo terrorista también conocido como ISIS o Dáesh. Núñez Villaverde ha estado acompañado por el veterano periodista Ramón Lobo, que ha trabajado como corresponsal de guerra en algunos de los puntos más calientes del planeta. Para este experto el terrorismo yihadista, del que actualmente el Dáesh es el máximo exponente, "es una amenaza real, pero no existencial", como sí lo son "la proliferación de armas de destrucción masiva" o "el cambio climático", este último un problema al que "no se le está dando la atención necesaria en la medida en que pone en cuestión la existencia de la especie humana".

Según datos que recoge en el libro, en 2016 fueron asesinadas 26.000 personas en atentados terroristas en todo el planeta. Mientras, "cada día mueren 30.000 por hambre, deshidratación y enfermedades que parecen ridículas desde la perspectiva occidental". "Si la vara de medir de una amenaza fueran las vidas humanas que se pierden, tenemos otras cosas que nos generan víctimas mortales todos los días y que además tienen un remedio más fácil que el tema terrorista", ha apuntado Núñez Villaverde.

Este experto ha resaltado que es una "equivocación" pensar que se ha vencido al Dáesh por el hecho de que haya perdido la inmensa mayoría del territorio que controlaba. "El desmantelamiento de un seudocalifato por la fuerza" no conduce a "la desaparición del enemigo", ha explicado. "En el mejor de los casos se gana algo de tiempo antes de ver cómo se reproduce el monstruo".

En este sentido, ha recordado cómo después de la invasión de Afganistán en 2001 se logró derrocar a los talibán y se pensó que habían desaparecido. Sin embargo, actualmente vuelven a controlar el 70% de Afganistán. Los recientes ataques que este grupo integrista ha perpetrado contra hoteles, ONG internacionales e instalaciones militares son prueba de que "se sienten capaces de atacar objetivos fuertes", mientras que las fuerzas de seguridad afganas son "inoperantes".

Pero hay más ejemplos de este "fracaso de la estrategia de invasión y ocupación". Núñez Villaverde ha citado el caso de Boko Haram, cuyo "seudocalifato" en el Norte de Nigeria fue desmantelado sin que ello haya supuesto el final del grupo. También ha hecho referencia a MUYAO, en el noroeste de África, o a Al Shabab en Somalia, movimientos terroristas que no han desaparecido a pesar de haber sido aparentemente doblegados militarmente.