Susana y su esposo Luis emprenden el viaje de sus vidas. A Egipto. Era el sueño cumplido de Luis, el viaje tendría dos semanas de duración pero solo duró tres días, porque al tercero fueron víctimas de unos mortíferos ataques a cargo de la fuerza aérea egipcia. Luis era una de las ocho víctimas fallecidas de los mortales ataques. Relatada en primera persona, la historia de Susana Calderón está escrita en forma de carta a Luis, compañero fiel y leal que "emprendió el viaje hacia las estrellas". El relato es estremecedor, la prueba mas dura que una persona puede sufrir, el manuscrito muestra el dolor y el amor sin ningún tipo de concesiones y a un corazón tan limpio que emociona. El Silencio de Dios en una declaración de amor en toda regla, un amor que nos inunda y llena de energía. Las líneas que tendrá el lector ante sus ojos han sido escritas por una mujer valiente cuyo corazón fue capaz de soportar la pérdida de seres muy amados y aun así ser capaz de sacar la cabeza y seguir caminando.

EL SILENCIO de DIOS

Susana Calderón nace un 17 de Noviembre de 1965 en la ciudad de Guadalajara Jalisco, México.
Realizó estudios de Patología Clínica en la ciudad de Guadalajara, posteriormente se interesó en los mecanismos y misterios de la mente y las emociones, realizando estudios de Inteligencia Emocional, Desarrollo Humano.
Realizó estudios especializándose en Terapia Transpersonal, Terapia de Choque, Terapia Gestalt, Coaching de Vida, Tanatología.
Posteriormente se interesó en otros campos adquiriendo el titulo de Master Reiki linaje Usui, Diksha Giver, facilitadora de Sanación Intuitiva siendo miembro de Circulo de Sanadores azul-violeta.
Su interés principal siempre ayudar a su prójimo, ayudando a sanar mentes, almas, corazones y cuerpos, interesada en la evolución propia y de los demás.
Actualmente radica en la ciudad de Guadalajara realizando estudios de Teología

Este es un libro humano de una historia real, que nunca debió suceder.

Desgraciadamente como cada dia ya nos estamos acostumbrando a que cada momento de nuestra vida ocurren hechos importantísimos, gravemente siempre recibimos los mismos.

Pónganse en la piel de una mujer que después de todo ha tenido la valentía en primera persona de explicar cómo ocurrió, que de un viaje que debió de ser de placer, en este viaje dejo aquellos seres que más quería en este mundo.

Es por ello que les propongo vivir con auténtica realidad, lo que siente alguien que escribe sobre sus seres más queridos, y en algunos párrafos mientras lees la piel empieza a notar un frio embriagador que se refleja, en tu cuerpo.

 Sencillo realmente, trágico, pero a la vez valiente anímico y superador de los momentos más difíciles de la vida.     

 

valenti fainê

 

SALTA LA NOTICIA" EN LOS MEDIOS

 

GUADALAJARA, JALISCO (22/SEP/2015).- Carmen Susana Calderón Gallegos y Patricia Elizabeth Velarde Calderón regresaron a Guadalajara ocho días después de que el Ejército egipcio las atacó en el desierto. Con heridas de guerra y cansancio, estas sobrevivientes del erróneo y todavía no explicado bombardeo aéreo que mató a ocho mexicanos e hirió a otros seis arribaron al aeropuerto tapatío después de las 16:20 horas de este lunes 21 de septiembre.

Aunque las esperaba un enjambre de reporteros, ellas no quisieron hablar. Con las cámaras en ristre, los camarógrafos y los fotógrafos las buscaron infructuosamente en salas; corretearon ambulancias y vehículos oficiales, pero ellas se retiraron del aeropuerto en autos particulares que las llevaron a sus casas.

El secretario de Salud estatal, Jaime Agustín González, dijo que Carmen Susana Calderón Gallegos tiene una fractura en el cúbito izquierdo y un problema en el nervio peroneo derecho, lesión de guerra que necesita de rehabilitación, fisioterapia y electroestimulaciones.

“Tiene quemaduras menores que van a cicatrizar por sí solas, no requiere de injertos. Su estado de ánimo es muy bueno a pesar de que trae el efecto todavía de duelo no superado (por la muerte de su marido en el ataque), pero va a tener apoyo psicológico. El día de hoy ya tuvo una primera entrevista con una especialista”, agregó el funcionario.

La paciente pidió ser trasladada a su casa y no al hospital, como estaba planeado. Las autoridades aceptaron la solicitud porque sus condiciones de salud lo permitían. Mañana continuará con su rehabilitación en un hospital privado.

Patricia Elizabeth Velarde Calderón, que ya fue dada de alta, tiene contusiones simples y escoriaciones dermoepidérmicas que no requieren de medicamentos.

Los otros cuatro jaliscienses heridos permanecen en el Instituto Nacional de Rehabilitación, al que llegaron el pasado 18 de septiembre. Mercedes Juan López, secretaria de Salud federal, informó que se reportan estables. En Egipto permanecen los restos de los ocho mexicanos asesinados. Seis de ellos son jaliscienses.

 

PARA LA LIBERTAT