¿Quiénes somos?
Universo de Letras es la plataforma de edición profesional asistida de Editorial Planeta. El Grupo Planeta es el primer grupo editorial y de comunicación español que lidera una amplia oferta al servicio de la cultura, la formación, la información y el entretenimiento audiovisual. Desde la fundación de Editorial Planeta en Barcelona por José Manuel Lara Hernández en 1949, el Grupo se ha convertido en una multinacional que combina una sólida tradición empresarial con una gran capacidad de innovación y una vocación europea e internacional, con presencia especialmente destacada en España, Francia, Portugal y América Latina.

La plataforma sobre la que se desarrolla Universo de Letras está gestionada por Lantia Publishing una empresa tecnológica y de servicios líder en la gestión editorial. Somos tecnólogos y amamos los libros. Nos encantan las historias. Nos fascinan las personas que tienen algo que contar y que desean dejar entre nosotros parte de su legado. Todas las empresas del Grupo Lantia persiguen hacer realidad los sueños de sus clientes. Esa es la principal motivación de nuestra compañía, y por ello la innovación y la excelencia son los pilares de nuestro compromiso. En Lantia la tecnología es nuestra ventaja. Los libros, nuestra pasión.


Si disfrutas del misterio y el suspense, aliñado con unas dosis de terror, y quieres conocer algo más sobre la novela y su autora, no te la puedes perder.

He publicado esta novela con la editorial "Universo de Letras", que forma parte del Grupo Planeta. El proceso de corrección, edición y finalmente ver mi novela impresa ha sido un camino del que he disfrutado cada paso.

Y para ir entrando en ambiente, aquí puedes leer la sinopsis de "Cuando el diablo se sienta a tu lado".


Leo, un joven empleado en una multinacional, vive relativamente feliz con Laura, su esposa. Forman un matrimonio con los problemas cotidianos de cualquier pareja de clase media. Pero Leo, ambicioso, se embarca en una peligrosa espiral que lo llevará a acumular cuantiosas deudas que lo colocarán al borde del abismo. Cuando cree que roza el fin, conoce a Álex, un tipo de aspecto elegante y modales excéntricos. Este lo invita a subir a su lujoso coche y le cuenta una historia increíble que a Leo le cuesta creer. Antes de subir a casa, el hombre le da un papel doblado con el que solucionará para siempre sus problemas económicos y hará desaparecer todas sus deudas. Leo, con el casero acuciándole y agobiado por los nubarrones que le acechan, seguirá el consejo de Álex. Casi al instante, el dinero comienza a lloverle, sus deudas a desaparecer e incluso las cartas y las ruletas le favorecen siempre. Sin embargo, un día, al mirarse al espejo, la vida le da un vuelco.

“CUANDO EL DIABLO SE SIENTE A TU LADO”

Nacida en Madrid en 1967.

Licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid. Mi vocación didáctica me llevó también a cursar el Máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera en la Universidad Antonio de Nebrija, que me permitió desarrollar una gran parte de mi trayectoria profesional como profesora de Español como Segunda Lengua en diferentes academias y escuelas de Español para extranjeros.

Compagino mi ocupación actual como analista de productos en una multinacional, aunque aprovecho casi cada momento que tengo libre para escribir

Premios
En 2011 gané el VI Premio P+L de Verano en la modalidad de relato corto con el relato titulado “A punto de”. (www.poesiamas.net), gracias a las votaciones de los lectores de dicha revista, que consideraron mi relato como el mejor entre los presentados.

¿Una historia que engancha, cual fue al escribirlo su secreto?

No sé exactamente si hay un secreto. Escribí la historia que quería contar y, sobre todo, la que me gustaría leer,  y quizá ese ponerme en el lugar del lector haga que enganche más. Creo también que el estar escrita en primera persona y ser el protagonista alguien cotidiano con quien puedes encontrarte cada día hace que al lector le resulte más fácil identificarse con él y hacer suyas sus vivencias.

Otro ingrediente sería la naturalidad con la que Leo, el protagonista, pasa de lo real a lo imaginario, fundiendo a veces los dos mundos en uno, y transformando lo mágico en cotidiano.

 

 

 

 

¿Pero todo se rompe por culpa de ser y vivir mejor que lo que la vida te tiene preparado?

No hay nada de malo en querer vivir mejor de lo que se vive. El problema es cuando, para conseguirlo, nos olvidamos de lo realmente importante y anteponemos ese deseo a todo lo demás, incluso, las propias conquistas que hemos alcanzado a lo largo de nuestra vida. Es en ese momento cuando toda nuestra vida puede dar un vuelco, como le ocurre al protagonista, y colocarnos en una nueva perspectiva.

 

 

 

¿Cómo y por qué se le ocurrió esta, historia muchas veces realidad a un que no se dé noticia de ello?

La idea partió de una experiencia personal profesional, cuando el azar me puso al lado de alguien que parecía querer lo mejor para mí, pero cuya verdadera intención era otra muy distinta. A partir de ahí, de esos momentos en los que el destino te cruza con quienes pueden cambiarte la vida de golpe, nació la historia.

 

 

¿Cómo sacaste los nombres de LEO, ¿ALEX, y como no una historia tan cercana como te dije antes semi-real?

A Leo, el protagonista, lo llamé así porque da idea de persona egocéntrica, que sólo piensa en sí misma y en asegurar su futuro; sin embargo, el personaje realmente tiene muchos matices interesantes que el lector irá captando a medida que avanza el relato. Pero es, sobre todo, ese rasgo de mirar solo hacia uno mismo el que le lleva a la situación en que se encuentra.

Alex me pareció un nombre aristocrático, de quien está de vuelta de todo, de hombre listo en el que cualquiera confiaría por su talante abierto y comunicativo.

Creo que en la vida “real”, por así decirlo, estamos rodeados de misterio, desde el momento más cotidiano que se convierte en especial, hasta el más singular. Creo en las energías y en las sinergias y que hay una parte que no podemos ver pero que también influye en nosotros. Por eso, lo real y lo semi-real se entremezclan sin que nos demos cuenta, volviendo nuestra vida interesante o desastrosa, elementos que no podemos controlar, pero que conforman un todo con nosotros mismos, creando un universo existencial diferente, atractivo y misterioso, que al final confiere a la vida esa dosis de azar que la vuelve sorprendente y apasionante.

 

 

 

¿Madrileña de nacimiento pasaste por Estados Unidos y Francia, que aprendiste en estos lugares, que aquí no encontrabas?

En París estuve trabajando en Eurodisney, y allí aprendí cómo la magia puede impregnarlo todo, sólo hay que querer creer. Acababa de terminar la carrera de Derecho y me surgió esta oportunidad; fue toda una experiencia aterrizar allí con cientos de recién licenciados que buscaban algo nuevo en que desarrollar sus conocimientos y vivencias tanto a nivel profesional como personal. La camaradería y la buena relación entre personas de distintas nacionalidades embarcados en una misma experiencia fue una grata sorpresa y un gran aprendizaje.

De Estados Unidos me traje un modo de pensar distinto pero, sobre todo, una fuerza interior que había perdido. Por circunstancias personales fue una etapa muy dura, y, a la vez, muy enriquecedora. Me fui allí sola, con mi maleta por toda compañía, tuve que buscar dentro de mí el valor y la fuerza para salir adelante día a día, y lo conseguí. Todo ello me permitió conocerme mucho mejor mientras superaba continuos obstáculos , creer en mí y crecer como ser humano gracias a las personas maravillosas que, en el momento justo, se cruzaron en mi camino.

 

 

¿Siempre tuviste claro lo de escribir, como te definirías?

Siempre tuve muy claro, desde muy pequeña, que quería ser escritora. En el colegio escribía cuentos a escondidas en clase de arte, cuando la profesora apagaba la luz para ponernos diapositivas. Al principio casi copiaba lo que escribía: versioné el Perro de los Baskerville con compañeras de mi instituto y en verano mi abuelo me dejaba su máquina de escribir para que yo recreara novelas muy parecidas a las de Los Cinco o Puck,  que era lo que yo leía a los ocho o nueve años. Recuerdo que me encantaba cortar las hojas por la mitad, en dos cuartillas y el hecho de meterlas en la máquina de escribir y empezar a teclear. Podía pasarme horas frente a aquella máquina…. Era maravilloso.

Para mí escribir es una experiencia que me transporta, que me hace desaparecer y entrar en un mundo paralelo creado por mí donde vivo cada uno de los personajes y episodios. Cuando escribo me olvido de todo, me siento bien, ligera, mágica… como decía Billy Elliot, es como si volara, como si flotara sobre mi ordenador, dejando que las palabras fluyan solas, de forma mágica (libre, asombrosa, autónoma, misteriosa), sin trabas, sin miedos… escribir me lleva a sentirme plena y verdadera y nada en el mundo me hace vibrar igual.

¿Tus historias preferidas comentan que es (The Big Bang theory) que es lo que te atrae de ella?

Me atrae que sus personajes son distintos de los demás. De pequeña y adolescente fui  lo que se llama una niña “rara”: era callada, muy tímida, me gustaba sentarme con un libro en un rincón, se me hacía muy difícil hacer amigos y sufrí los ataques de los abusones en el colegio. Ver esta serie me hace identificarme con personas que son, en cierto modo, como fui yo, que viven casi en otra realidad pero que respiran, sienten, aman, sufren y ríen como aquellos que se creen o se definen como “normales”. 

 

 

 

¿Por qué las personas tienen, que leer tu libro dales un toque que les enganche como yo cuando, lo pedí?

Este libro es un viaje interior, como el de Ulises, hacia el reencuentro con lo que somos, con nosotros mismos. Al mismo tiempo es ágil, con una trama que invita al lector a zambullirse en el universo del protagonista y momentos impregnados de un realismo mágico que hacen que el corazón del lector se acelere.

Por otro lado, la lucha interior de Leo entre su yo pernicioso y su yo salvador adquiere un ritmo muy atractivo para el lector, que logra engancharse en la red de las múltiples contradicciones que presenta el perfil psicológico del protagonista, un tipo que lucha de forma heroica por salir del barro abismal en el que su ambición y su poco trabajado espíritu le habían hundido.

Estoy segura de que cuando terminas de leer el libro, igual que cuando terminé de escribirlo, percibes que en tu interior se ha producido algún cambio, relacionado con la forma de encarar el presente.

Finalmente, yo aconsejaría no leerlo solos en casa; quizá, al mirarte al espejo…

 

 

¿Qué te recuerda, “El Perro de los Baskerville”, de Sir Arthur Conan Doyle?

Me recuerda mis veranos en la playa de Jávea, Alicante, donde teníamos mucho tiempo para leer. En el apartamento de mi abuelo había una estantería con libros de autores desconocidos para mí. Confieso que cogí esta obra pensando que el protagonista sería un perro y que la historia contaría sus aventuras, porque a mí me encantan los perros. Y aunque no era lo que esperaba, en las primeras páginas me enganchó. ¡Y eso que yo de pequeña, a los siete y ocho años, era muy miedosa! Pero el desarrollo de la trama me atrapó por completo. Me encantaba Sherlock Holmes, como investigaba, su personalidad, la fidelidad de Watson, la atmósfera oscura, el miedo y el suspense que se creaba. La he leído varias veces ya de más mayor y cada vez he encontrado tantos detalles, que han convertido a Sir Arthur Conan Doyle en uno de mis referentes a la hora de escribir terror.

 

 

 

¿Una escritora como tú con seudónimo por y para que, Rachel Ripley seudónimo?

Nunca me ha sido fácil decir a los demás que escribía. En mi casa era considerado una pérdida de tiempo y me llevé muchas broncas por tener cuentos escritos en la parte posterior de los cuadernos de matemáticas, ciencias, lengua… Recuerdo la imagen de mi padre arrancándolos y tirándolos a la papelera. Por eso, en cierto modo, me sentí más tranquila al elegir un seudónimo desde siempre. De ese modo, he podido dar rienda suelta a mi vena de escritora desde el principio.

Escogí Rachel por la protagonista de “Rachel se va de viaje”, de Marian Keyes, novela que me encantó porque la protagonista entra en un centro de desintoxicación creyendo que era un balneario para estrellas de cine rodeado de lujos, y su choque con la realidad es “brutal”; por ello, resulta divertida pero al mismo tiempo muy dura para Rachel que se sumerge en un viaje de autodescubrimiento renovador.

Y Ripley por la teniente Ripley, de Alien, el primer personaje femenino de películas de acción que demostraba fuerza, entereza e inteligencia, cualidades que admiro.

 

¿Tus películas preferidas?

In and Out, de Kevin Kline, ocupa, sin duda, el primer lugar entre ellas. No me canso de verla, especialmente la escena en la que el actor intenta aprender a ser masculino. El Indomable Will Hunting (Good Will Hunting), con Matt Damon y Robin Williams, es otra película que siempre me enseña algo nuevo.

En cuanto a la ciencia ficción, pertenezco a la generación que tuvo la oportunidad de ver Star Wars allá por el 77,  y soy una seguidora de la saga, aunque me rindo ante las tres primeras. Terminator (las dos primeras), Matrix, Avatar, y, como no, la terrorífica Alien y su segunda parte.

También me gusta mucho el cine musical, el de acción (si es bueno y con contenido, aunque parezca una contradicción), los superhéroes de Marvel porque yo de niña era asidua lectora de comics, y las películas de Pixar, sobre todo, “Buscando a Nemo” y “Los increíbles”, mis favoritas.

 

 

Autoras/es preferidos?

Además de leer, me encanta releer, repaladear los libros unos meses después de haberlos leído por primera vez. Si pienso en las veces que los he releído, mi favorito, sin duda, es “El Último Catón”, de Matilde Asensi, que fue la primera de sus obras que descubrí y me convirtió en una fan absoluta suya. “Los Pilares de la Tierra”, de Ken Follet es quizá el segundo junto con todas sus obras y, el tercer lugar lo ocupa “Rachel se va de viaje”, de Marian Keyes, una escritora que nunca deja de sorprenderme.

Disfruto mucho con las novelas de intriga, aventuras y espionaje, lo que me ha llevado a conocer autores como Ken Follet, Frederic Forsyth, Michael Chritchon...

De la literatura fantástica, especialmente autores como J.R.R Tolkien o C.S. Lewis, a quien descubrí gracias al cine.

De igual manera, me encanta la filosofía y destacaría “La rebelión de las masas” o “Estudios sobre el amor”, de José Ortega y Gasset, realmente, cualquiera de sus obras me parece fabulosa. De Julián Marías he disfrutado mucho con “La educación sentimental”. Me resultó muy interesante “El Contrato Social”, de Rousseau, y “El Ser y el Tiempo”, de Heidegger. Son  muchos los autores que han caído en mis manos a lo largo de estos años: Kant, Schegel, Nietzsche, Platón, Aristóteles..., y de todos ellos he aprendido mucho.

Entre mis autores de ensayo releídos elijo a José Antonio Vallejo-Nájera cuya mejor obra para mí es “Locos Egregios”, seguida de “Yo el Rey”.

De los clásicos destacaría “El Principito”, de Saint-Exupèry, “Alicia en el País de las Maravillas”, de Lewis Carrol o cualquiera de las obras de Sir Arthur Conan Doyle protagonizadas por Sherlock Holmes. “Las tribulaciones del joven Werther”, de Goethe, me han acompañado muchas veces en mi vida. Mis lecturas también recogen a los clásicos del siglo XIX, Julio Verne, Alejandro Dumas o Walter Scott.

Del teatro, por supuesto, Shakespeare, Calderón,  Tirso, Lope. Y en poesía, Quevedo.

Por otro lado, me encanta leer divulgación científica: Stephen Hawkings, Albert Einstein, Ian Stewart o Kip S. Thorne, entre otros. Me han ayudado a comprender mejor cómo funciona nuestro mundo desde el punto de vista físico, científico y matemático, y todo ello sin marearme con cientos de integrales y fórmulas, lo cual es de agradecer.

 

 

¿Música, y próximos proyectos?

Mi hermana mediana estudió la carrera de piano y he crecido rodeada de los acordes de ese instrumento, lo que me hizo amar la música clásica y la ópera. Mozart, Beethoven, Haydn, Chopin, Brahms, Schumman...,  estos compositores a menudo me acompañan mientras escribo, proporcionándome momentos de auténtico deleite musical. Y, por supuesto, la ópera: La Traviata de Verdi, Tannhäuser y Tristan e Isolda de Wagner y cualquiera de las de Mozart, aunque me quedo con el Aria de la Reina de la Noche, de la Flauta Mágica.

En cuanto a música Pop, soy seguidora de los grupos de los 80’s y 90’s como Queen, Rod Stewart, Gabinete Caligari o Madness. También soy fan de las bandas sonoras de Disney y de los musicales.

Con respecto a mis próximos proyectos, en estos momentos estoy escribiendo un thriller negro ambientado en Madrid, y también tengo en mente una novela de fantasía juvenil.

 

opinion de valenti fainê

Me gustaría suponer que no voy a equivocarme, como escritora, sientes en tus manos, la razon de mesclar de la vida real a lo que te gustaría, que realmente sucediera, no te llevas ningún disgusto, porque realmente ya estas curtidas, en esta vida, pues si esta era tu afición conseguiste lo que querías, plasmar parte de tu vida, en un cuento hecho realidad en muchos de los momentos.

A un que la mayoría de los personajes sean ficticios, se nota que escribes con y para alguien, transformando tu lectura en un libro, que ya es imparable, cara al lector afortunado que decida leerlo.

Realmente hay circunstancias tan reales, que hasta hubiera apostado que parte del libro era también parte de tu vida sentimientos, amores y algun que otro percance.

Pero puedo comentarte que siendo realmente, serio en el tema, personalmente, me ha inquietado, esta sabiduría que supiste ponerle, el libro muy bien relatado me ha hecho sentir lector de verdad, muchas veces son los escritores/as repetitivos, en los temas reales tu impregnas el libro de una paradoja (Figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones que aparentemente envuelven contradicción.

"“nacer para vivir muriendo” es una paradoja" Esto te lo superpongo porque especialmente cuando leo me adelanto demasiado en el querer saber más de lo que uno a escrito .

Libro que recomiendo a todos los grandes lectores/as Felicidades sigue este camino triunfaras es tu destino.