Los tres tripulantes de la nave Alice, el capitán Kirbuk, la bióloga Sylvia y el ingeniero Mike, viajan por el universo en busca de vida. Ante la expansión de la humanidad por la mayor parte del universo visible, y la falta de evidencias de vida extraterrestre, las naves de exploración han caído en decadencia, y las que quedan son simples pretextos de aislamiento o de huida por parte de las personas a bordo. La tripulación se enfrentará a dilemas para los que no estaba preparada, como la inevitable destrucción que implica la intromisión, la responsabilidad de los actos que ingenuamente creen ser capaces de controlar o la concepción de lo divino que trae consigo la creación.

Aprenderán que el conocimiento no siempre va de la mano de la comprensión y que el que exista una balanza no asegura la intención de compensar los extremos.

LA SOLEDAD DE FERMI

Aitor Aguileta

Es un enamorado de las historias desde que tiene conciencia de que existen y creador de ellas durante su niñez en forma de elaboradas mentiras, sin saber que serían un buen entrenamiento para el futuro.

Tras una infancia dispersa y no muy enfocada en los estudios, acabó estudiando en un internado cántabro durante un lustro. Allí descubrió la fuerza de la palabra, ya que al no destacar por su envergadura, tuvo que aprender a hacerlo con la retórica. Durante su etapa en el bachiller aprendió a amar la filosofía aun habiendo escogido todas las asignaturas de la rama de ciencias. Fue a Madrid a estudiar cine y durante esa etapa aprendió, entre otras cosas, el porqué de aquel amor por las historias, tanto por su parte como por la del resto de la humanidad… Pero sobre todo, comprendió la necesidad de que estas existiesen.

Para comprender la naturaleza y el objetivo de la ciencia ficción, es necesario ir a sus raíces que se hallan en el nacimiento de la ciencia moderna.

 Esta última ha provocado, como todos sabemos un shock cultural que el ser humano nunca había experimentado, a tal punto de dividirlo en dos grupos antagonistas: los que están de acuerdo y quienes se oponen a este género literario y cinematográfico.

Es fácil entonces comprender cómo la finalidad primaria de una obra de ciencia ficción sea la de discutir los problemas que resultan del impacto de la ciencia de nuestra sociedad, y de indicar así una posible solución.

 Por algo ha sido definida como una literatura de ideas. El autor las tiene ideas ingeniosas adelantadas al tiempo. El libro engancha, pero para mí le falta fluidez, pero hay mucho ingenio dentó de su lectura

Posibilidades de ser un buen libro.

Presentacion de LA SOLEDAD DE FERMI