Publicar en Ediciones Atlantis.

Te damos la voz y la palabra

Un océano de posibilidades para sumergirte en el mundo literario, un espacio de innovación para los que aman la Literatura. Un cauce para las nuevas ideas donde los autores de calidad pueden publicar y acceder al mercado editorial; un lugar donde poner la primera piedra y encontrar nuevos horizontes.

Si la valoración de tu libro es positiva, entre otras cosas coordinamos el acto de presentación del libro, enviamos notas de prensa a distintos medios de comunicación y revistas digitales especializadas, te concertamos entrevistas con periodistas, distribuimos cada novedad en La Casa del Libro y librerías centrales, Amazon, etc.

En Ediciones Atlantis publicamos a escritores consagrados y a autores noveles con nuevas y originales ideas. A aquellos que seleccionamos (damos una respuesta en un plazo de 20 días), los editamos de forma gratuita, de modo que la editorial costea todos los gastos de promoción, distribución y envíos a medios de comunicación. De este modo, con el paso de los años, después de varias etapas, nos hemos transformado en una editorial convencional.

En el transcurso de los años, hemos ido contando con escritores consagrados que se han ido uniendo a nosotros con el fin de apoyar a las nuevas voces literarias. Entre ellos, hemos contado con Joaquín Sabina, Luis Eduardo Aute, Fernando Sánchez Dragó, Luis Antonio de Villena, Doctor José Cabrera, Vicente Molina Foix, Fernando Marías, el humorista Manolo Royo, Ramón Langa, César de la Lama, Ignacio Martín Sequeros, Ouka Leele, y Miriam Díaz Aroca entre otros. Además, hemos contado en las presentaciones de nuestras novedades con personalidades como Esperanza Aguirre, José Bono o Julio Llamazares.

La obra que en este momento contemplan en sus manos y espero acaben adquiriendo en propiedad de su entera satisfacción, está basada en hecho real, la vida de Don Jorge Daoiz Velarde, el cual desde el inicio de la particular historia que les vengo a contar no se cansó de buscar aquello que entendía pertenecerle, sin importarle el precio que para la ocasión debiese ofrecer pues por merecido lo juzgó conveniente en su necesidad desde un primer momento, sin atención a excusa ninguna que pretendiese nublar tan loable propósito por el cual debió acudir a las dependencias policiales de la ciudad de Bilbao para con ayuda del comisario allí adscrito, encontrar aquello que le había sido sustraído de su personal condición. Por mi parte, y como autor, tan sólo puedo indicar que he intentado reproducir el curso de los acontecimientos, que a continuación van a iniciar, de la forma más fidedigna posible, realizando cuantas averiguaciones e indagaciones me han sido posibles, todo ello con el fiel propósito de que los mismos no queden en el anonimato que nunca merecieron hacia los personajes que obligados por su destino se reúnen en torno a ellos, en recuerdo de quienes los hicieron posibles desde la tenacidad que consiguió llevarlos al plano de la realidad. Atrévanse a leerla, les puedo asegurar que no les defraudará, les espero pacientemente en el interior de sus hojas, hasta ahora

El ayer en mi

La obra que en este momento contemplan en sus manos y espero acaben adquiriendo en propiedad de su entera satisfacción, está basada en hecho real, la vida de Don Jorge Daoiz Velarde, el cual desde el inicio de la particular historia que les vengo a contar no se cansó de buscar aquello que entendía  pertenecerle, sin importarle el precio que para la ocasión debiese ofrecer pues por merecido lo juzgó conveniente en su necesidad desde un primer momento, sin atención a excusa ninguna que pretendiese nublar tan loable propósito por el cual debió acudir a las dependencias policiales de la ciudad de Bilbao para con ayuda del comisario allí adscrito, encontrar aquello que le había sido sustraído de su personal condición. Por mi parte, y como autor, tan sólo puedo indicar que he intentado reproducir el curso de los acontecimientos, que a  continuación van a iniciar, de la forma más fidedigna posible, realizando cuantas averiguaciones e indagaciones me han sido posibles, todo ello con el fiel propósito de que los mismos no queden en el anonimato que nunca merecieron hacia los personajes que obligados por su destino se reúnen en torno a ellos, en recuerdo de quienes los hicieron posibles desde la tenacidad que consiguió llevarlos al plano de la realidad. Atrévanse a leerla, les puedo asegurar que no les defraudará, les espero pacientemente en el interior de sus hojas, hasta ahora.