Ediciones Alfar fue fundada en 1982. La creación de la editorial fue producto de una cooperativa para fomentar proyectos culturales. Dicha cooperativa estaba formada por un grupo de personas relacionadas todas directamente con el mundo de la cultura, y sobre todo con el mundo universitario. Entre los fundadores de la editorial se encontraban Manuel Díaz Vargas (editor hasta 2008) y Manuel Ángel Vázquez Medel, catedrático de Literatura por la Universidad de Sevilla y expresidente del Consejo Audiovisual de Andalucía.

- Desde el principio la apuesta fue por difundir la cultura, el mundo universitario, los nuevos autores, los clásicos... y, por ello, se crea el lema, Cultura con raíces. Cultura sin fronteras. El mismo año de su fundación, Ediciones Alfar creó, junto con otros editores andaluces, la Asociación de Editores de Andalucía, que aún hoy sigue vigente.

- Se crearon colecciones como Alfar Universidad y Ciencias de la Educación. Gracias a esta labor, Ediciones Alfar mereció el reconocimiento del catedrático Fernando “benémerita editorial”.

- Hasta hoy, 36 años después, Ediciones Alfar sigue potenciando los mismos valores que originaron su creación. Adaptándose a los nuevos medios y tecnologías, potenciando siempre la cultura, los proyectos universitarios y la investigación. Como muestra de todo esto ofrecemos al lector múltiples colecciones:

crímenes; Estrecho de Gibraltar; siglo XIX; Marruecos.

CONTENIDO: El descubrimiento del cadáver de un hombre en la playa, en vísperas de la Conferencia Internacional sobre el Asunto de Marruecos, convulsiona la tranquilidad de un pequeño pueblo al sur de España y de las autoridades que están encargadas de coordinar la Conferencia. La noticia, mantenida en secreto para preservarla de la prensa, no dejará indiferente a nadie. Ni siquiera al Inspector Jefe Ugarte, experto en estos menesteres, sobre el que recaerá la investigación.

La historia es narrada por Rebecca Robertiz, una joven burguesa de diecisiete años, a la que mueve la curiosidad. La protagonista nos hará viajar por la España de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, poniendo de manifiesto cuáles eran las aspiraciones coloniales de nuestro país, después de la pérdida de las colonias en 1898. Sin omitir la crisis económica, vivida tras la Guerra de Cuba, Rebecca Robertiz desenmascara también a la nueva sociedad, nacida del declive.

CRÍMENES EN EL ESTRECHO

AUTOR: Ruth Lladó Casas, licenciada en Historia por la Universidad de Sevilla, realizó estudios de posgraduado en la Universidad Pablo de Olavide, centrando su investigación en el “Proceso de construcción de la Unión Europea”. Su trayectoria profesional está ligada al mundo de las artes escénicas y de la comunicación, del que nunca ha conseguido alejarse del todo. Crímenes en el Estrecho (Ediciones Alfar, 2018) es su primera novela.

 

¿Hola perdona que te tutee Ruth como se te ocurre lo del libro?

No sabría decirte cuándo surgió la idea. Sin embargo, sí recuerdo que un día me levanté y me dije a mí misma que iba a comenzar a hacerla realidad. Fue, entonces, cuando me senté a escribir.

¿A un que un poco, re enclavas, en el siglo XIX y principios del siglo XX parece que clavas lo que está pasando?

Bueno… los cambios de siglo siempre son revulsivos: crisis económicas, crisis políticas, crisis de mentalidades. Todo ello, conlleva transformaciones que ponen en entredicho lo antiguo y lo enfrentan a lo nuevo, sacando a relucir los abusos, también contra la ley. La picaresca y la truhanería se convierten entonces en la forma más natural de proceder. En este sentido, sí podríamos encontrar similitudes en la novela con lo que hoy sucede a nuestro alrededor. Al fin y al cabo, estamos al comienzo de una nueva centuria.

 

¿Cuéntale al lector que se interese por tu libro que encontrara en el que lo consuma tan rápido como, el deseo de que escribas otro ya?

Un poco de historia de España y mucho de misterio. Me encanta poner la mente del lector a pensar para encontrar una posible solución. Crecí leyendo a Agatha Christie. Pero también, me gusta mostrar un escenario real, un trasfondo histórico que pueda dar credibilidad a lo que estoy narrando.

Tampoco me gusta olvidarme de la estética. Creo que es un muy importante cómo presentas un género literario sobre el que está todo dicho. Mi intención ha sido imitar aquellas primeras novelas de misterio que se vendían en los quioscos, por entregas, y que venían acompañadas de muchas ilustraciones.

Crímenes en el Estrecho pretende ser un viaje en el tiempo que no dejará indiferente al lector. De eso, sí estoy segura.

 

¿Los personajes los entornos los detalles como se concentra todo ello a medida que uno escribe?

Las ideas siempre surgen en mi cabeza atropelladamente. No es fácil ordenarlas. Siempre llevo una pequeña libreta conmigo, en la que apunto cualquier cosa: una conversación que escucho por la calle, un comentario, una sensación al pararme delante de un escaparate, una emoción espontánea. Suelo anotar al lado de cada emoción, conversación, etc, el nombre del personaje que en ese momento se me ocurre que podría decir o pensar aquello. Es una tarea ardua pero contribuye a terminar de definir a los personajes. Al final, todo va encajando gracias a la investigación que subyace.

 

¿Las ideas y las conversaciones son cosas también que cuentan para que un libro atraiga y sobre todo los problemas como, se te ocurre?

A medida que la historia va adquiriendo fuerza, los personajes necesitan hablar de determinadas cuestiones para darle sentido a lo que se está contando. En ese momento, se enfrentan la necesidad de contar del escritor con la de los personajes. Es importante que, al llegar ahí, la personalidad de los protagonistas esté bien definida. De esa forma, resulta mucho más fácil dar riendas sueltas a la imaginación.

¿Sabes que el libro contrasta con muchas realidades actuales?

Sí, es un recurso que he utilizado de forma consciente. Aunque, tengo que añadir que nunca debe descontextualizarse la Historia. No ha sido mi intención, ni es mi recomendación. Lo único atemporal son los sentimientos. Es fácil que el lector se identifique con cualquiera de los protagonistas, en cualquier momento de la novela. 

Sin embargo, también creo que hay asuntos que nos preocupan hoy y que con toda probabilidad preocupaban entonces. La prensa de la época se encargaba de airearlos y de crear un debate en torno a ellos.

Rebecca Robertiz, la descubridora de esta nueva sociedad que renace como bien cuentas de declive, cuéntame realidad o ficción?

Realidad. Esa es mi opinión, después de lo que he leído.

El Imperio Español quedó muy dañado tras la Guerra de Cuba y la posterior pérdida de sus colonias de ultramar. La crisis económica que desencadenó trajo consigo una evidente inestabilidad política, que se vio reflejada en una sucesión de gobiernos incompetentes. Algunos lo perdieron todo, otros aprovecharon la coyuntura para hacerse ricos, los menos conservaron su posición recurriendo al capital extranjero, al amiguismo y a las artimañas.

Aunque, Crímenes en el Estrecho comienza en enero de 1906, ocho años después del “Gran Desastre”, como viene llamándolo la historiografía, todo lo que sucedió, como consecuencia de aquello, formaba ya parte de la mentalidad colectiva de los españoles. Les afectó directamente y subyace en la narración que hace la protagonista; porque, aunque ninguno de ellos sea capaz de reconocerlo abiertamente, esos acontecimientos los llevan a tomar unas decisiones, en lugar de otras. 

¿Cómo no puede ser de otra manera el escribir se te nota este encanto de investigadora que hoy existe poco en los escritos de libros y en las opiniones, a que se debe, nace con uno mismo este afán de investigar cosas y casos?

Creo que sí. Como la protagonista de esta historia, también poseo una gran curiosidad por el mundo que me rodea. Me interesan los avances científicos, sobre todo, en la medicina, me gusta estar al día de las últimas noticias sobre política y leo un poco sobre economía, aunque mi inglés sea malo (leo el Financial Times).

De la Historia me interesan, sobre todo, “las guerras” pero, también, conocer cómo se vivía, cómo se vestía, qué gustaba leer, qué pensaban, cómo eran las relaciones entre hombres y mujeres, entre padres e hijos, entre esposa y esposo, entre empresario/propietario, patrón y obrero/campesino. Intento siempre aproximarme a la verdad, a sabiendas de que nunca llegaré a conocerla. Ahí, reside el misterio.

¿Cómo valoras tu trabajo, de escritora?

La valoración es positiva. He tardado en decidirme y lanzarme a escribir mi primera novela pero estoy satisfecha con el resultado. No obstante, espero hacerlo mucho mejor la próxima vez.

¿Qué es lo que más te gustaría hacer, este periodismo esperado por todos, ¿la TV, o las críticas, cara a cara?

Me gusta la ficción, aunque no cierro la puerta a ningún proyecto que se me pueda presentar. Por supuesto, que no.

¿Que entra en tus planes cara al futuro teniendo ya experiencia?

Continuar escribiendo y ver crecer el número de lectores interesados en mis novelas. No se me ocurre nada mejor.

¿Me puedes adelantar un poco parte de lo que está haciendo?

De momento, me gustaría que este proyecto saliera adelante. Es en lo que estoy poniendo toda mi energía.

¿Faltan lectores o sobran malas obras?

No creo que falte ni sobre nada. La cultura siempre es bienvenida.

Que es lo que más te gusta Cine Teatro, LEER, MUSICA, ESCRIBIR, Y SOBRE TODO LOS PREFERIDOS/AS DE CADA, UNA DE LAS ACCIONES

Bueno… la lectura y la escritura forman parte de mi rutina. Así, que he tenido que enamorarme de ellas. La música también se oye en mí casa de forma habitual, ya que mi marido toca la guitarra y se defiende con el piano. Confieso que no suelo frecuentar las salas de cine, lo veo en casa. En cuanto al teatro, hace tiempo que no voy. Creo que la última obra que vi, en un teatro, fue un monólogo de Nuria Espert, adaptación de un clásico griego. Hace tanto tiempo, que no recuerdo el nombre de la obra.

 

.

Opinión de Valenti Fainé, sencilla pero tierna super novela de historia y misterio

 

Quisiera primero darle las gracias por y para la rapidez en sus contestaciones, a la escritora, Ruth Lladó,.

Sin saber de su existencia pedí su libro a la Editorial ALFAR y estos amablemente como siempre me lo mandaron era como una inquietud no sé porque poder leer este libro al que después de hacerlo, nunca me arrepentiré de mis presagios cuando puedo escoger un libro.

Entre el Misterio y la historia española, se desarrolla un estudio muy inteligente, de esta autora, se nota ser lectora de una de las grandes como   Agatha Christie se le nota este toque de misterio, este viaje al misterio en el que te introduce, le comenté que es como si estuviera ocurriendo, hoy un gran estudio de misterio e historia.

Ruth Lladó, me dejo alucinado de verdad, Buenisima novela, pero sabe de historia un montón y tiene algo que amuchas autoras/es les falta, intentar saber más en profundidad el que el cómo y el cuándo.

¿Felicidades y recomiendo a los buenos lectores, que se precipiten por el libro por que lleva el sello de ser un gran autoral tiempo?