El anacronópete fue editada en Barcelona a principios de 1887. Es una novela en formato de zarzuela. El anacronópete, una caja enorme de hierro fundido, navega gracias a la electricidad, que mueve cuatro grandes cucharas mecánicas para desplazarse, además de otra maquinaria que incluye la producción del fluido García, que hace que los pasajeros no rejuvenezcan cuando viajan hacia atrás en el tiempo. La máquina también incluye toda clase de comodidades en su interior y, entre otras maravillas, escobas que barren solas.

El anacrónopete

Enrique Gaspar i Rimbau

Nacido en Madrid de padres actores. A la muerte de su padre se desplaza a Valencia con su madre y sus dos hermanos. Allí estudió Humanidades y Filosofía, aunque no terminó sus estudios, acabando por trabajar en la casa de banca y comercio del marqués de San Juan.

A los trece años ya había escrito su primera zarzuela y a los catorce era redactor de La Ilustración Valenciana. A los quince su madre protagonizó su primera comedia.

Escribió unas veintiséis piezas dramáticas. Enrique Gaspar quiere, sobre todo, hacer pensar a sus espectadores y evoluciona hasta rechazar todo lirismo y preferir la prosa al verso, pues cree que el lenguaje figurado y las descripciones son ajenas a lo sustancialmente teatral.

El anacronópete es una de sus obras más importantes. Es una novela de ciencia ficción que se adelanta a H.G.Wells en la invención de la máquina del tiempo.

“El anacronópete” no es una novela especialmente brillante, pero es, como ya dije, divertida y original. Nos cuenta la historia de un sabio español que presenta en la Exposición Universal de París una máquina que permite retrogradar en el tiempo. Esta máquina recibe el nombre de anacronópete: por “ana”, hacia atrás, “cronos”, tiempo, y “pete” el que vuela.

El principio de la novela nos explica el funcionamiento del invento, así como las intenciones de su creador, que en el fondo son muy poco científicas. El sabio está enamorado de su joven sobrina, de la que además es tutor, y desea casarse con ella. La joven sin embargo está enamorada de un joven militar y se niega a casarse con su tío. De este modo, el inventor pone en funcionamiento todos sus conocimientos para crear una máquina que le permita viajar hacia atrás en el tiempo hasta una época en la que pueda legalmente obligar a su pupila a contraer matrimonio con él.

La máquina del tiempo funciona como una excusa para desarrollar alrededor una serie de aventuras, peleas desengaños y mucho pero mucho humor. Enrique Gaspar fue un escritor de teatro con un afilado sentido del humor para criticar la sociedad de la época. Y esta obra, una de sus pocas novelas, no podía ser menos que una muestra más de sus pensamientos.

 

La máquina sirve de excusa para una historia en tres actos en forma de zarzuela en la que don Sindulfo García, científico zaragozano e inventor del ingenio, su amigo y ayudante Benjamín, la sobrina y pupila Clarita, la sirvienta, el capitán Luis, el amor de Clarita, unos húsares y algunas muchachas francesas de vida alegre recogidas en París se desplazan en el tiempo.

 

Enrique Gaspar tuvo una prolífica carrera como dramaturgo. Formó parte del Cuerpo Consular, lo que le llevó a China. Escribió además de teatro, relatos de viajes y esta novela que nos ocupa. Sin embargo el conjunto de su obra pasó desapercibido.

 

 

Fragmento de "El Anacronópete" (1887) - Enrique Gaspar y Rimbau