En Ediciones Atlantis hemos ido regenerando nuestra política y filosofía editorial con el fin de ayudar en todo lo posible a que las nuevas voces narrativas tengan su eco, hemos ampliado la distribución a nivel nacional e internacional, mejorado el diseño para que los libreros y distribuidores coloquen en mejores posiciones nuestras novedades editoriales... Además, en el transcurso de los años, hemos ido contando con escritores consagrados que se han ido uniendo a nuestro proyecto editorial con el fin de apoyar a las nuevas voces literarias. Entre ellos, contamos con Espido Freire, Joaquín Sabina, Rafa Reig, Luis Eduardo Aute, Ouka Leele, Leopoldo María Panero, Carlos Salem, Leopoldo Alas, César de la Lama, entre otros. En estos más de 14 años de andadura, hemos contado en las presentaciones de nuestras novedades con personalidades como Esperanza Aguirre, José Bono, o Ramón Langa.

Una joven de diecisiete años despierta de su sueño en un motel de carretera para darse cuenta de que no puede moverse y sus sentidos y su memoria están completamente embotados. A su alrededor oye voces de varias personas que hablan en un idioma que no entiende. Está desnuda, pero nadie parece interesarse por su cuerpo. Cuando parece que se recupera un poco y quiere hablar, alguien le pone una inyección y vuelve a dejarla inconsciente.
Diez meses después de este hecho, el detective y conseguidor Juan Jover, recibe la visita de Lluis Permanyer, mano derecha de Pere Nicolau, alcalde de un municipio del Baix Llobregat, que viene a encargarle el trabajo de buscar a una muchacha desaparecida tras asistir a una fiesta de botellón en L’Hospitalet: Loli. Así, Jover, junto a Puri, Alonso y Cerón, tratarán de resolver un entramado de secuestros donde la mafia rusa jugará su papel

DÔNDE ESTÂS CORAZÔN: Ediciones Atlantis publica ¿Dónde estas corazón?', el último thriller escrito por el escritor, arquitecto y abogado catalán José Vaccaro Ruiz en el que los lectores volverán a encontrarse con la nueva entrega del detective y conseguidor Juan Jover. Esta vez, se verá envuelto en una trama de tráfico de órganos, en la que la maldad y la distinción entre amo y esclavo que impregna la sociedad actual, campan a sus anchas. Es la novela más carnal y directa escrita por el autor, la que toca la fibra más cruel y personal del delito.

(Barcelona, 1945)
Es autor de “ángeles Negros” (ganadora de la 1ª Edición los Premios Atlantis La Isla de Las letras), “La Vía Láctea” y “La Granja”. “Catalonia Paradís” se constata como su cuarta novela. Figura en la antología “18 escritores españoles en clave de cuento” publicada por la Universidad de Sofía. En Bulgaria “La Vía Láctea” ha sido traducida y publicada por la editorial Delakort bajo el título “Caníbal”.
Colabora como crítico literario en Culturamas, Narrativas, La Maja negra y La Balacera. Es miembro del Jurado de la 2ª Edición de los Premios Atlantis La Isla de las Letras.
Arquitecto y abogado, en “Catalonia Paradís” vierte su conocimiento de la Administración Pública como urbanista en una trama que refleja los entresijos y la trastienda de las recalificaciones, los intereses económicos, las mafias y la corrupción política y funcionarial ligados al mundo de la especulación del suelo. Los paraísos fiscales, la prensa sometida al dictado del Poder económico y político, la sociedad catalana desde la opulencia de las mansiones de la Bonanova hasta las alcantarillas del Barrio Chino, pasando por los prostíbulos o los despachos de las grandes corporaciones, componen el fresco y los escenarios en los que se desarrolla esta novela.
Su protagonista, Juan Jover, es un “conseguidor”, un tipo dedicado a corromper y comprar conciencias para obtener tratos de favor de aquellos que se supone están –o deberían estar- al servicio del interés general. Su agenda de TUs –Tocables, Untables- está llena de nombres con su correspondiente precio de compra, desde un Joselito hasta un fin de semana en las Islas Seychelles. Son personajes ambiguos y amorales, sin otro interés que el dinero a costa de cualquier cosa, aunque signifique hipotecar el futuro pergeñando un Urbanismo de insolidaridad, guetos y marginación, solo atento a las plusvalías que genera.
Jesús Palacios ha comparado a Vaccaro Ruiz con Vázquez Montalbán, y José Luis Muñoz ha destacado la crudeza de sus argumentos y lo políticamente incorrecto de su prosa y estilo.
En esta España sobrecargada de corrupción de cuello blanco (Gurtel, Palau de la Música, Marbella, Pretoria), tiene pleno sentido la frase con que Vaccaro Ruiz abre Catalonia Paradís: “Sus hechos, personajes y situaciones, son fruto de la imaginación del autor, pero lo que éste no puede afirmar ni negar es que cualquier parecido con la realidad sea o no pura coincidencia”.


• ¿Quién es José Vaccaro?

 Es alguien que ha llegado a la literatura después de un largo recorrido por el mundo empresarial y la Administración Pública como arquitecto y abogado.

Mis novelas, que se enmarcan dentro del género negro, son reflejo de las vivencias personales en los consejos de administración de las multinacionales, en los despachos con muebles de caoba y tapices de los Reales Sitios y en los comederos de cinco tenedores donde se cierran acuerdos de muy dudosa ética, unos lugares donde todo, o casi todo, está en venta.

Las tramas de mis novelas pretenden mostrar el lado oscuro de la naturaleza humana en todas sus formas y escenarios. Desde la ambición pura y dura, hasta el hombre y la mujer como mercancía de compraventa y consumo, el engaño, la simulación, el fariseísmo de la política, la manipulación… El listado sería inacabable.

Se ha dicho de mí que leer mis novelas significa perder la inocencia. Y quizá sea verdad, porque yo hace tiempo que la perdí. Estoy plenamente de acuerdo con la afirmación de Plauto que, 200 años antes de Jesucristo afirmó: «El hombre es un lobo para el hombre». Y en rotundo desacuerdo con Séneca, cuando dijo: «El hombre es algo sagrado para el hombre».

Mis historias pretenden entrar en las bambalinas, en los camerinos, en los mentideros donde se cuecen y cierran las conspiraciones y contubernios que nos tienen a nosotros, a la masa anónima, alegre y confiada, como objetivo.

•         Es una visión apocalíptica...

Quizá, pero es la realidad. No hay más que ir a la historia, donde las barbaridades se han escrito con mayúsculas. Las guerras de religión, con el estandarte en uno y otro bando de Dios: Las cruzadas, las purgas, deportaciones y masacres de Hitler, Stalin, Pol Pot y los jemeres rojos, cometidas con el beneplácito de una población engañada, la hambruna, la miseria y el éxodo de todo un continente, África, mirada desde la barrera por Occidente…

La doble moral, la mentira, la adulteración que ha llevado en casos extremos a los ejemplos que he citado, ese es el trasfondo que reflejan y donde se mueven mis novelas. 

•         Ángeles negros, La vía láctea, La granja, Catalonia Paradis, Tablas, El invitado de Nunca jamás y ahora ¿Dónde estás, corazón? ¿Qué la hace diferente de las publicadas anteriormente?

La trama de cada una se mueve en un ámbito distinto: el snuff movie, la especulación urbanística, la pederastia, las altas finanzas… ¿Dónde estás corazón? se desarrolla en ese mundo tan oscuro que es el tráfico ilegal de órganos.

Como te he dicho, y por muchas trabas y limitaciones que se pongan al campo, todo se puede comprar y vender si se dispone del dinero suficiente, incluso la vida. Y la necesidad de disponer de un riñón, un páncreas, un hígado o un… corazón, no es ajeno a ello.

En este sentido quizá es mi novela más carnal, más directa, la que toca la fibra más cruel y personal del delito, la más próxima. En ¿Dónde estás corazón? se hace referencia, absolutamente real, a las granjas de donantes de órganos existentes en distintos lugares de América y África a la espera de la solicitud de un receptor. Granjas evidentemente propiedad de mafias.

 •         ¿Cómo ha sido la evolución del protagonista, Juan Jover, a lo largo de tus novelas? ¿Volveremos a encontrarnos con este personaje?

Desde Ángeles negros, la primera novela de la saga, hasta ¿Dónde estás corazón? hay una evolución de los personajes. He querido así dotar a Puri, a Zacarías Alonso y a Gabriel, compañeros de Juan Jover, de una realidad propia por encima y al margen de los vericuetos donde se meten, o yo los meto.

Las personas cambiamos con el paso del tiempo y hacer partícipes de ello a los protagonistas de la saga es una necesidad biológica, que a la vez los vuelve más humanos y próximos al lector.

Posiblemente los volveremos a encontrar, estoy peleándome con una nueva trama que, si las musas me son propicias, espero poder culminar.

 •         En ¿Dónde estás corazón? hay un momento muy divertido con un vis a vis. ¿Cómo fue la experiencia de colaborar en la cárcel Modelo de Barcelona? ¿Hay alguna anécdota más que quieras compartir con los lectores?

El participar junto con mi colega escritor Ramón Valls en el círculo de lectores de la cárcel Modelo fue una experiencia única que me enriqueció como persona y escritor al convivir durante unas horas con el delito en estado puro. Cada vez que entrábamos, obligados a pasar cinco controles frente a otras tantas garitas blindadas, donde a través de una rendija el funcionario de prisiones comprobaba nuestras credenciales, a veces no sabíamos si después podríamos salir.

La prisión es un universo propio alejado y distinto del extramuros de la calle. Allí nada es igual, ni tan solo las palabras: «chabolo» por celda, «carne de yonqui» por hamburguesa, «chupito» por la metadona, «bicho» por el Sida, «canguro» por el autobús de transporte...

En varios relatos cortos he vertido mis experiencias carcelarias. Y en «¿Dónde estás corazón?» ese vis a vis de Gabriel Cerón con un preso que tú has mencionado.

 •         ¿Tienes algún autor de referencia?

Mi amor literario es Carol Joyce Orates («Un libro de mártires americanos», «Hermana mía, mi amor» y «Mamá»), con una infidelidad hacia Gillian Flynnn («Perdida»)

 •         Un libro que marcó tu infancia sería…

Las novelas de Julio Verne: «Un capitán de 15 años», «20.000 leguas de viaje submarino», «Miguel Strogoff», «El hombre invisible» «Viaje al centro de la Tierra», «De la Tierra a la Luna»...