El vuelo de los halcones en la noche es la historia de una mujer que ha menguado su nombre hasta reducirlo a una interjección: Jo. La historia de una mujer que, al filo de una madurez insatisfecha, quema sus naves y se arroja en bra¬zos de un amor extemporáneo. La historia de una mujer digna.
Inspirada libremente en cuadros del pintor Edward Hopper, esta novela rinde homenaje a su personal visión del ser humano y a una época que no regre¬sará.
Fernando García Calderón obtuvo con esta ópera prima el premio de novela corta Félix Urabayen en su edición vigésima tercera.
El vuelo de los halcones en la noche es la historia de una mujer que ha menguado su nombre hasta reducirlo a una interjección: Jo. La historia de una mujer que, al filo de una madurez insatisfecha, quema sus naves y se arroja en bra­zos de un amor extemporáneo. La historia de una mujer digna.
Inspirada libremente en cuadros del pintor Edward Hopper, esta novela rinde homenaje a su personal visión del ser humano y a una época que no regre­sará.
Fernando García Calderón obtuvo con esta ópera prima el premio de novela corta Félix Urabayen en su edición vigésima tercera.

El vuelo de los halcones en la noche

Los periodistas Facundo Laboa y Rui García de Andrade han consumido años en el vano intento de escribir la biografía no autorizada de Fernando García Calderón. Éste, mediante medias verdades, omisiones y corroboraciones gratuitas, no ha facilitado la tarea. Admite lo increíble y rechaza lo más obvio. Y, sistemáticamente, acaba autorizándolo todo, por escandaloso que resulte. Por si fuera poco, urde ausencias a lo Agatha Christie, jamás explicadas.
La conjura de ambos periodistas, pese a quien pese, ha perdurado. ¿Cómo logran tanta motivación?, les suelen preguntar. Su argumentación es simple. El día que García Calderón alcance la madurez literaria quieren estar ahí, dando testimonio de la proeza.Fernando García Calderón es natural de Sevilla. Ha publicado hasta la fecha tres libros de relatos, todos ellos en Ediciones Alfar, y nueve novelas.

A modo de preámbulo, comentar que El vuelo de los halcones en la noche que ahora se publica es la reedición de la novela que vio la luz hace veinte años, tras lograr el premio Félix Urabayen. Fue mi primer libro.

En la actualidad, cuento con nueve novelas y tres volúmenes de relatos publicados.

 

 

 

Qué buscaba usted con este libro. Dentro del libro hay una frase muy contundente pero curiosa: Dice que el amor es como un columpio: siempre empieza siendo diversión y casi siempre acaba dando náusea.

Buscaba relatar la historia de una mujer digna, capaz de entregarse al amor y capaz de salir del pozo del desengaño. La cita resume una experiencia vital, pero está incompleta. Ella, tras reflexionar sobre la diversión y la náusea, hace una pausa y remacha: "Casi siempre". En suma, no ha perdido ese estado de ánimo que llamamos esperanza.

 

Según usted el libro es también como no visión del ser humano y a una época que no regresará. Cuéntenos un poco, cara al lector, qué nos quiere comunicar.

El relato de Jo, la heroína de esta novela, nos traslada a una circunstancia concreta en un mundo cambiante. Su crisis personal coincide con una crisis de valores en una sociedad que le resulta incomprensible y hostil. Es consciente de que para girar en ese tiovivo ha de encontrar una amarra, pues de lo contrario saldrá despedida. No hay marcha atrás que le permita bajarse y salir indemne.

 

¿La protagonista cómo surge? ¿Ficción o realidad?

El vuelo de los halcones en la noche es un proyecto que aúna literatura y pintura. La novela se expresa a través de óleos, acuarelas y aguafuertes del norteamericano Edward Hopper. Jo es un personaje de ficción, inspirado en el trabajo y la biografía de este pintor.

 

Comenta que esta novela rinde homenaje al pintor Edward Hopper.

Sí, Hopper plasma en sus trabajos escenas que son pura literatura. Sabe mostrar como pocos la realidad del ser humano, en perpetua brega con lo que le rodea y consigo mismo.