Si volvemos a vernos, llámame Gwen es el relato de la escabrosa y ruin biografía de su inclasificable protagonista: Chowder Marris; un guionista con tan mala fortuna que no consigue ni tan siquiera vender uno solo de sus guiones. Ya puede en su estéril empeño viajar de Los Ángeles a Nueva York, ingresando, durante su ajetreado recorrido, en la cárcel por un delito que no cometió, mientras lo persigue incesante una pesadilla: el torpe accidente donde causó la muerte de una niña.

Si volvemos a vernos, llámame Gwen

Relato con todos los elementos de la «novela negra», que la mano astuta de Germán Sánchez Espeso (Premio Nadal en 1978) compone de una forma tan rupturista como original, al modo que se nos antoja un desquiciado rompecabezas por armar, y cuya lectura, por el ambiente y la trama, nos evoca el mejor cine de David Lynch.

Siempre nos gusta que nuestra selección de títulos de la semana sea lo más variada posible en cuanto a temática, géneros, autores y editoriales. Y por eso nos gusta acercarnos a libros como el escrito por Germán Sánchez Espeso, que firma el  relato de "la escabrosa y ruin biografía de su inclasificable protagonista: Chowder Marris; un guionista con tan mala fortuna que no consigue ni tan siquiera vender uno solo de sus guiones. Ya puede en su estéril empeño viajar de Los Ángeles a Nueva York, ingresando, durante su ajetreado recorrido, en la cárcel por un delito que no cometió, mientras lo persigue incesante una pesadilla: el torpe accidente donde causó la muerte de una niña". 

 

Una obra, como se indica desde la editorial Drácena, que nos evoca el mejor cine de David Lynch y que contiene todos los elementos de la novela negra. 

 

 

 

valenti fainê

Como no comentar este magnífico libro que Dracena y su equipo lanza en estos meses donde la lectura debe de primar, pero impecable, en su lectura para poder entender lo que a veces uno cuenta y ahora con la edad para que me sirve, menudo relato, la novela negra tiene todos los ingrendientes del cine es por ello la gran trascendencia de tenerlo en estos días para poderlo ingerir con tranquilidad y misterio Monumentales gracias a la Editorial y como no al responsable del departamento de prensa.